Menú

Tan sólo deseamos saber dónde está Víctor

Tan sólo deseamos saber dónde está Víctor

Víctor Nuño Barragán fue desaparecido el 17 de abril de 2018 en el Fraccionamiento Arandas en el municipio de Guadalajara. Ese día, hombres armados entraron al domicilio donde éste se encontraba para también llevarse a Evelia Bañuelos y Christian Ávila (madre e hijo); desde ese día nada se sabe de ellos porque durante más de un año los avances en la investigación que debería llevar a su paradero, han sido prácticamente nulos.

Por Darwin Franco Migues / @darwinfranco

“¿Por qué no hacen nada en Fiscalía para buscar a mi hermano?”, se ha preguntado Cinthya y su familia en un sinfín de ocasiones. Desde el día en que desaparecieron a Víctor no se ha cansado de insistirles a las autoridades, periciales y forenses, que le otorguen información sobre el avance de la investigación que, supuestamente, han realizado para localizar a su hermano; sin embargo, la respuesta ha sido desafortunadamente la misma: “no hay información”.

Los recuerdos de aquel 17 de abril de 2018 son contundentes. La puerta del domicilio ubicado en la calle Hacienda la Erre del Fraccionamiento Arandas (en la zona de Oblatos) sonó con fuerza alrededor de las 8 de la noche. Víctor fue quien abrió y al hacerlo un grupo de hombres de armados (que, inicialmente, se identificaron como de la Fiscalía), le apuntaron con un arma y le ordenaron que se tirara al piso.

Los hombres (alrededor de ocho) entraron a la casa y subieron al segundo piso; ahí localizaron a Evelia y Christian (madre e hijo), a éstos -conforme señala un testigo ocular- sí los golpearon y los sacaron por la fuerza del domicilio, incluso, al joven lo sacaron del baño desnudo y con a penas una toalla.

 Antes de retirarse, uno de los hombres preguntó:

 -¿Quién es éste? (refiriéndose a Víctor que aún estaba boca abajo en el piso).

-Soy el papá de la niña, contestó él.

-Llévenselo también, dijo aquel hombre.

En el hogar del cual sustrajeron a Víctor, Evelia y Christian quedaron pasmadas dos menores y una adulta.

Evelia, Víctor y Christian, todos desaparecidos desde el 17 de abril de 2018.

Tras la desaparición, rápidamente entraron en comunicación con la familia de Víctor, quienes llamaron a las autoridades para que acudieran al domicilio a brindar protección a las menores, pero también para que hicieran todo lo posible para identificar a quienes se los llevaron esa noche a bordo de una camioneta Chrysler Town & Country, color blanco, y un auto Mazda color tinto, ambos de modelo reciente.

De los autos nunca se supo nada, pero sí de uno de los hombres armados; ya que la Fiscalía General de Jalisco durante un tiempo tuvo detenido a un joven que presuntamente participó en la desaparición de Víctor, Evelia y Christian; sin embargo, ninguno de los dos ministerios públicos que habían estado a cargo de la investigación, hasta ese momento, fueron capaces de presentar las pruebas suficientes ante el juez para que éste pudiera fincarle algún tipo de responsabilidad penal al joven que estuvo seis meses en prisión preventiva. Hoy está en libertad y, lamentablemente, ya no podrá ser juzgado por los mismos delitos por los cuales se le detuvo.

Sobre la detención sí tuvieron conocimiento, pero sobre la liberación de uno de los presuntos responsables, la familia de Víctor se enteró meses después y, desde luego, no tuvieron acceso a las declaraciones que esta persona hizo sobre lo ocurrido, el 17 de abril de 2018.

La familia precisa que al enterarse de que ya había un detenido exigieron no sólo conocer todo lo que éste había dicho, sino que también solicitaron que se cotejara la huella dactilar de este detenido con la única huella que el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) logró recabar de un horno de microondas que fue tocado por uno de los presuntos victimarios que estuvieron presentes el día de la desaparición.

Este peritaje jamás se realizó y ahora con la persona en libertad, la familia de Víctor piensa que ya se perdió la oportunidad de comprobar o descartar si en verdad este joven estuvo o no en el domicilio cuando se llevaron a Víctor, Evelia y Christian.

“No sé porque no pueden hacer nada… no sé porque nada avanza ni en Fiscalía ni el Instituto Forense, no sé porque no hay respuesta si les hemos dado de todo: pistas, información, datos, todo… les hemos dado todo, pero no hay avances… ahorita lo que me dicen es que espere… ha sido muy difícil todo esto porque te das cuenta de que nadie puede ayudarte… yo tengo mucho miedo, pero no de que vayan a venir por mí los que se llevaron a mi hermano, yo tengo miedo porque alguien  aquí pueden desaparecerte y nadie hará nada”, señaló Cinthya quien, junto con su padre, son los que no han dejado de acudir a la Fiscalía para pedir avances de la investigación sobre la desaparición de su hermano, o al IJCF para saber si su hermano no apareció en alguna de las fosas clandestinas que se han localizado.

 “Buscar y solicitar información de una desaparición en Jalisco es muy difícil, la percepción que tengo sobre la inacción de la Fiscalía es que no investigan porque tienen miedo. Yo sé que sí debemos tener miedo a esas personas porque éstas pueden venir por cualquiera y nos pueden hacer lo que ellos quieran, por ejemplo, desaparecernos… y lo hacen porque ellos saben que nunca les va a pasar nada, entonces, yo creo que la Fiscalía se detiene por el miedo… yo no puedo pensar más que en eso, ya que si no es así no entiendo por qué no hacen nada…”.

Fachada del domicilio, ubicado en la calle Hacienda la Erre del Fraccionamiento Arandas (en la zona de Oblatos), donde fueron desaparecidos Víctor, Evelyn y Christian.

La razón por la que hasta ahora decidieron hablar de manera pública de la desaparición de Víctor, a decir de la familia, fue para romper ese silencio que les pidieron guardaran al inicio en Fiscalía, pero sobre todo porque los mueve la esperanza de saber:

“¿Dónde y cómo está Víctor? Queremos saber quién lo hizo, sólo deseamos saber dónde está mi hermano… a las autoridades, los desaparecidos, no les importan, que no saben que esto no sólo arruinó la vida de mi hermano, sino también la de sus padres, hijos y hermanos… Ningún cumpleaños, Navidad o cualquier otro día será igual sin él, y lo que nosotros sintamos, al final, no importa, lo que importa es que sitió él y también ellos ese día que se los llevaron, ese día que nadie los ayudó… hasta el día de hoy no los hemos encontrado”.

 Víctor Nuño Barragán, de 34 años, fue desaparecido el 17 de abril de 2018 en el Fraccionamiento Arandas en el municipio de Guadalajara. Ese día, hombres armados también se llevaron a Evelia Bañuelos y Christian Ávila. De ninguno se sabe nada aún.

 “A las autoridades sólo queremos decirles que hagan todo lo posible por localizarlos y a quienes se llevaron a mi hermano sólo queremos que nos digan dónde está, no queremos señalar ningún culpable… queremos que nos digan dónde lo tienen, es todo”, concluyó la familia de Víctor.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría sumarte a nuestra Campaña de Donación? Aquí los datos para hacerlo.

#28S: La resistencia feminista en Guadalajara

Tweets recientes