“Susana siempre estuvo ahí, pero autoridades de Jalisco querían inhumarla como persona no identificada»

14 febrero, 2021

Durante casi cuatro meses a la familia de Susana Silvestre León, mujer trans, les negaron que su cuerpo estuviera en las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses; sin embargo, éste siempre estuvo ahí e, incluso, estuvo a punto de ser inhumano como una persona fallecida sin identificar.

Gracias a la labor del colectivo Por Amor A Ellxs, de colectivos LGTBTTTIQ+, la familia de Susana logró recuperar su cuerpo; sin embargo, su caso ejemplifica todas y cada una de las negligencias que ocurren en Jalisco en torno a la identificación forense.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco y Dalia Souza / @DaliaSouzal

Susana Silvestre León, mujer trans, permaneció cerca de cuatro meses como persona fallecida no identificada dentro de las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF); sin embargo, ella siempre tuvo identidad, pues cuando fue localizada sin vida, el 10 de octubre de 2020; así se lo indicaron compañeras y vecinos a los peritos que aquel día llevaron su cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo).

Esa información vital para la identificación y posterior entrega de su cuerpo fue poco valorada, ya que los meses pasaron y dentro del IJCF, Susana fue catalogada como una persona fallecida sin identificar y su cuerpo formó parte del listado de aquellas personas que, tras no ser identificadas y/o reclamadas, debían ser inhumadas en algún panteón, pues las instalaciones centrales del IJCF, ya no pueden resguardar más cuerpos.

Jaqueline, su hermana, al enterarse de su muerte viajó desde Michoacán para recuperar el cuerpo de Susana. Al IJCF acudió con documentos y fotografías que comprobaban su vínculo sanguíneo, pero que también otorgaban elementos para identificarla a través de tatuajes.

La respuesta de la institución que levantó su cuerpo y lo trasladó al Semefo sabiendo sus nombres y apellidos es que ahí, en el IJCF, no había ninguna mujer trans con las características que señalaba Jaqueline.

Ella reclamó porque tenía dato y seña de cuándo los peritos se llevaron el cuerpo de Susana, pero no nada eso fue suficiente: “Aquí no está su cuerpo”, insistió la autoridad.

El 4 de febrero de 2021, gracias a la labor que realizan las mujeres que integran el colectivo Por Amor A Ellxsfue posible saber que, entre las personas fallecidas sin identificar que se encontraban en el Semefo, había una mujer trans con las siguientes características:

Esta información que las madres que buscan a sus seres queridos desaparecidos publicaron en sus redes sociales llegó hasta las y los integrantes de los colectivos de la comunidad LGTBTTTIQ+ que para, ese momento, apoyaban a la familia de Susana en la recuperación de su cuerpo; así tuvieron las pruebas necesarias para reclamarle tanto al personal de la Fiscalía del Estado de Jalisco -instancia responsable del resguardo de las personas fallecidas sin identificar- como al del IJCF -instancia encargada del registro y análisis forense- que el cuerpo de Susana sí estaba dentro de las instalaciones del Semefo.

La coordinación entre el colectivo de madres buscadoras, Por Amor A Ellxs, y los colectivos LGTBTTTIQ+ , principalmente Diversidad Tlajomulco, lograron no sólo el reconocimiento de la identidad de Susana Silvestre León sino también que su cuerpo no formara parte de aquellas 35 personas fallecidas no identificadas que fueron inhumadas en el panteón de Mezquitán en Guadalajara a principios del mes febrero.

En conferencia de prensa, convocada por todas las organizaciones que apoyaron a la familia de Susana, María del Carmen, quien fue amiga de Susana, expresó:

«La indignación de nosotros es por qué nos la negaron tantos meses, si se llevaban pruebas, se llevaban fotografías de su caso y siempre nos la negaron, entonces, nos sentimos indignados, por qué la tuvieron tanto tiempo ahí».

Esta negligencia de la que son responsables tanto la Fiscalía del Estado de Jalisco como el IJCF también fue denunciada por las organizaciones acompañantes del caso, quienes de manera puntual señalaron:

“Nos resulta alarmante que a pesar de que la familia de Susana acudió oportunamente a la institución y de haber aportado información suficiente para su identificación, reconocimiento y su recuperación, nuestra compañera Susana estuvo a punto de ser inhumada como persona fallecida sin identificar, lo cual daría como consecuencia que sus personas cercanas y su familia la hubiéramos tenido que seguir buscando indefinidamente, ya que ni el IJCF y ni el Ministerio Público que investiga su muerte fueron capaces de reunir las periciales y agotar los actos de investigación como es debido para dar con su identidad y regresar a el cuerpo de Susana a su familia”.

En lo que va de la administración encabezada por Enrique Alfaro del partido Movimiento Ciudadano, se han inhumado 579 personas fallecidas sin identificar; Susana pudo haber sido una de éstas; sin embargo, se le logró identificar a tiempo, lo cual deja grandes dudas en el actuar de las autoridades

“¿cuántas de las más de 11,700 personas desaparecidas en Jalisco se encuentran ya inhumadas por el mismo Estado sin que hubieran hecho lo conducente para darles identidad?, cuestionaron las 14 organizaciones civiles que se conjuntaron para denunciar públicamente lo ocurrido con Susana.

María del Carmen durante la rueda de prensa para exigir justicia para Susana

Sin perspectiva de género

La orientación de género de Susana Silvestre León, consideran las y los integrantes de los colectivos LGTBTTTIQ+, pudo ser determinante en la serie de negligencias de las que ella y su familia fueron víctimas pues:

“en el caso de Susana nos encontramos también ante la ausencia total de perspectiva de género y flagrante incumplimiento del principio de enfoque diferenciado establecido por la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas. Al ser Susana una mujer trans, el Agente del Ministerio Público debió integrar la carpeta de investigación y ejecutar sus acciones basándose en este enfoque”, denunciaron los colectivos.

Lo cual no ocurrió, pues en el Registro de Personas Fallecidas Sin Identificar del IJCF, los datos que fueron capturados una vez que el cuerpo de Susana ingresó al Semefo fueron en razón del género masculinoy no en virtud de la orientación de género de Susana.

Lo cual no ocurrió con la información que compartió Por Amor A Ellxs, la cual fue clave para que la familia de Susana lograra su identificación y, por ende, la recuperación de su cuerpo.

Por ello, en la rueda de prensa se exigió a las autoridades:

  1. Se investigue la muerte de Susana con perspectiva de género y con un enfoque diferenciado para, en caso de acreditar la comisión de un delito, se localice a la (s)persona (s) responsable (s) para ser debidamente juzgadas y sentenciadas.
  2. Se retome este caso como ejemplo para el mejoramiento de los procesos de búsqueda e identificación de personas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.
  3. La Fiscalía del Estado realice exhaustivamente todos los actos de investigación correspondientes antes de inhumar a las Personas Fallecidas Sin Identificar (PFSI).

Así mismo se hizo énfasis en la coordinación que debe existir entre el IJCF, la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas, el Área de Homicidios de la Fiscalía del Estado de Jalisco y la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Jalisco, pues al ser las instancias responsables de la búsqueda de las y los desaparecidos, no pueden trabajar cada quien por su cuenta, pues esto ocasiona negligencias como la ocurrida con Susana Silvestre Léon.

Otra de sus exigencias también recayeron en el actuar de la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado Jalisco, pues al formar parte de la Comisión de inhumaciones, ésta debe actuar “con responsabilidad y proactividad para no seguir autorizando que personas no identificadas sean sepultadas sin que se hayan efectuado los actos de investigación esenciales”.

Por tanto, fueron claras al sentenciar:

“Que se respete la identidad de género de cualquier persona desde la perspectiva de imagen y no por lo que marcan sus genitales”.

Así mismo exigieron justicia para Susana, pues -a la fecha- no existe ninguna persona detenida por su muerte; por tanto, se pidió tanto a la Dirección de Diversidad Sexual del Estado De Jalisco como a la Coordinación Especializada para la Atención de Delitos por Diversidad Sexual, perteneciente a la Fiscalía del Eestado de Jalisco, que trabajen para que su caso no quede impune.

Del 18 de septiembre de 2018 al 14 de febrero de 2021, en el Registro de Personas Fallecidas Sin Identificardel IJCF aparecen 2 mil 222 personas fallecidas que no han identificadas y/o reclamadas en el estado y que, por tanto, permanecen en resguardo de la Fiscalía del Estado del Jalisco y el IJCF; de éstas mil 580 son hombres, 248 mujeres y en 394 casos se desconoce el género.

Comunicado firmado y leído por diversas organizaciones civiles de Jalisco para solicitar a las autoridades que lo ocurrido con Susana no pase jamás. 

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Darwin Franco

Me encanta hacer periodismo y contar con dignidad las historias de quienes confían en mi trabajo. Disfruto ser profesor y aprender de mis alumnas, alumnos y alumnes. Creo que el periodismo es una potente herramienta de paz y esperanza.

Quizás también te interese leer