Círculo Comunitario Huitzil: un espacio para tejer convivencia

12 mayo, 2021

Desde hace seis años, las y los integrantes del Círculo Comunitario Hutzil busca fomentar y recuperar las tradiciones ancestrales para la conservación de la madre tierra. Conoce aquí su historia y resistencia.

 Por Christian Noe Cantero Mora // Christian Cantero // Christian_ch_malviviente

En Guadalajara, en la colonia El Sauz, existe una zona rescatada por un grupo de personas que buscan tejer comunidad y conservar la cultura; esto lo han logrado hacer mediante la apropiación de un espacio público que ahora es un círculo comunitario. Ahí, desde hace seis años, han convivido y danzado al ritmo de tambores y tradición prehispánica.

Arturo, mejor conocido como “Clever”, y Cecilia Ramos son integrantes del colectivo que forma parte del espacio “Círculo Comunitario Huitzil”.

Este círculo comunitario está rodeado de  muchas plantas de sábila, las cuales preparan el encuentro que revive las sensaciones que se mezclan con el humo del copal que sale del fuego, el sonido de los tambores y los cascabeles que armonizan unísonos, los pasos de las y los danzantes. El maíz, la comida y el agua terminan de amenizar esta convivencia.

Este lugar de encuentro fue rescatado para generar alternativas de convivencia, actividades culturales y recreativas que fomenten un mejor tejido social; así como los valores de unidad para servir como ejemplo unión, pues lo que se busca es que las personas conozcan que se pueden generar otras formas de convivir en comunidad.

Desde hace seis años, las y los integrantes del Círculo Comunitario Hutzil, expresan que través de este espacio han fomentado y recuperado las tradiciones ancestrales para la conservación de la madre tierra:

“En este espacio no se bebe alcohol, no se fuma ni consume drogas, entonces, creemos que al estar en un espacio público, como lo es el círculo comunitario, los niños y las niñas se pueden acercar y ver que es posible otra forma de convivencia sana”, explicó Clever.

Para ellas y ellos es importante que el círculo mantenga esta esencia, pues es un espacio donde las infancias sienten curiosidad, se acercan y hacen preguntas, se informan y se integran, aprenden a danzar y a convivir: “esto es uno de nuestros motores y compromisos más fuertes, los niños y los chavos que son el futuro del mundo”.

Una de las actividades pilares dentro del círculo comunitario ha sido la “Danza Anahuaca o Danza Prehispánica”, tanto Clever como Cecilia mencionaron que cuando rescataron el espacio público, lo primero con lo que comenzaron fue precisamente con la danza. 

También han incorporado otras actividades como: el taller de pintura para niñxs, el taller de fotografía, la proyección de cortometrajes y la siembra de milpa en un pequeño espacio en conjunto, y han realizado festivales comunitarios enfocados en construir vínculos con otros colectivos y otras personas que trabajan a la par del círculo comunitario.

El sentido de la danza

La danza prehispánica tiene simbolismos relacionados directamente con los elementos naturales como: el agua, aire, tierra y fuego; por ello, los pasos de la danza se vinculan a la fertilidad de la tierra, el suelo y la siembra, así como las vueltas al aire y el espíritu, también existen pasos que demuestran la relación con el fuego y el fluir de los cuerpos como el agua.

Así mismo, estas danzas prehispánicas tienen referencias o estilos de la cultura Mexica, ya que también representa las cuatro direcciones cardinales: norte, sur, este, oeste, y otros muchos significados que han adoptado a través del tiempo.

La danza la aprendieron gracias a Olivia Torres, ella aprendió esta expresión a partir de un maestro de tradición Mexica Anahuaca de la Ciudad de México. La danza, más que ser un espectáculo es un vínculo de compartición que definen como Mitotiliztli, que significa “la reunión de los distintos al estar en movimiento”.

“Esta era una forma ancestral en la que nuestros antiguos convivían, así era la forma moviéndose con los sonidos del tambor y expresando con su cuerpo los elementales de la vida, era una forma de convivencia retomada para que a través de la danza, invitar a la comunidad, a las niñas y los niños a integrarse. Es una forma muy bonita de recrearnos, porque nos ayuda física y espiritualmente, colabora en generar unidad y comunidad, por eso es que esta actividad es pilar para nosotros, es el corazón de Hutzil”, concluyó Arturo “Clever” miembro del Círculo Comunitario.

Finalmente, quienes integran este proyecto comunitario señalan que han sido seis años de rescatar espacios para realizar actividades culturales, y aunque el proceso no ha sido fácil, sí han logrado crecer.

Cecilia comenta que la idea principal para el Colectivo Hutzil es la unidad, pero le gustaría que sus acciones no sólo llegaran a los vecinos cercanos al proyecto, pues sueña con que todos los círculos comunitarios que existen se unifiquen:

“Queremos crecer a través de la danza, el canto y las actividades culturales para ir generando sana convivencia y rescatar espacios, áreas verdes comunes, esto para que la gente se sienta parte dé y para que aprendamos a cuidarlos y respetarlos: no tirar basura, cuidar lo que nos da la vida, el aire, la tierra, el agua, puesto que son nuestros generadores de vida, la idea es aprender a darle la importancia necesaria a los cuidados de nuestros recursos naturales”, concluyó.

 ***

Círculo Comunitario Huitzil se define como un colectivo autónomo que construye alternativas de convivencia en nuestro entorno. El respeto, la empatía y la transformación de la convivencia en nuestro barrio es nuestra carta de presentación. 

Si desean contactarlos lo pueden hacer a través de su página de Facebook:

https://www.facebook.com/C%C3%ADrculo-Comunitario-Huitzil-1469792743329238 

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Christian Cantero

Estudié periodismo con resaca de injusticia e intenciones de narrar historias que nos demostraran lo contrario. Escribo sobre la comunidad LGBT+, las protestas sociales y sobre cultura... aunque lo mío lo mío sea el fotoperiodismo, los perritos y los videojuegos.

Quizás también te interese leer