“La esperanza de verles regresar llega a Jalisco”: 17 colectivos arrancan Búsqueda Nacional en Vida de personas desaparecidas

Colectivos y familiares de personas desaparecidas provenientes de 17 estados de la República Mexicana, recorrerán algunas ciudades de Jalisco con la convicción y la esperanza de encontrar a sus seres queridos con vida.

Del 5 al 18 de julio buscarán en centros de readaptación social, hospitales psiquiátricos, centros de salud, plazas públicas y en cada rincón posible a sus amores desaparecidos, como parte de las acciones de la Búsqueda Nacional en Vida.

Luego de que la pandemia interrumpiera en el mes de marzo de 2020 las labores de búsqueda de este movimiento, las familias han regresado una vez más a Jalisco para encontrar cualquier indicio que lleve al paradero de sus hijos, hijas, esposo, hermanos, padres y familiares ausentes. En aquel momento y pese a esta situación extraordinaria, lograron obtener datos relevantes que les acercaron a la localización de la familia de un joven desaparecido originario del estado de Veracruz.

Por Dalia Souza / @DaliaSouzal

“Hoy nos trajo hasta el estado de Jalisco esta búsqueda porque sabemos en dónde desaparecieron a nuestros hijos, pero no sabemos a dónde se los llevaron”, afirmó la señora Lucy López, madre de Irma Claribel Lamas López, desaparecida el 13 de agosto de 2008 en Coahuila.

En el cumpleaños 30 de su amada hija, a quien no ha dejado de buscar ni un solo momento desde su desaparición, compartió que las acciones de la Búsqueda Nacional en Vida surgieron como una estrategia más ante la desesperación que enfrentan las madres para encontrar a sus amores desaparecidos en cualquier rincón posible del país, incluso, si esto implica salir de sus hogares por semanas enteras y gastar todos sus ahorros.

Esta es la segunda ocasión que la brigada de Búsqueda Nacional en Vida visita Jalisco, estas familias vienen a continuar con aquello que quedó pendiente en marzo de 2020, cuando la pandemia de manera extraordinaria les orilló a poner en pausa sus acciones de búsqueda colectiva e individual, debido a la contingencia sanitaria y a las medidas de confinamiento.

No obstante, aunque sólo consiguieron recorrer algunas ciudades del centro e interior de Jalisco -en escasos cinco días-, sus labores consiguieron llevar paz y calma a una familia hasta el estado de Veracruz.

“Aquí he encontrado pistas y muchos de mis compañeros también, entonces, es esto lo que nos trajo a esta búsqueda masiva” exclamó la señora Lucy frente a las puertas de la Catedral de Guadalajara; “somos de diferentes estados, para ser exactos somos 17 estados los que estamos aquí, porque tenemos esperanza”.

Esta movilización “masiva” como dice la señora Lucy López, es posible gracias a la coordinación que las familias han mantenido con las autoridades de Jalisco, de la Comisión Estatal de Búsqueda, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y de Atención a Víctimas, a quienes no han parado de exigir su intervención para lograr ingresar a los sitios donde llevarán a cabo esta brigada.

Las familias vienen de Coahuila, Zacatecas, Durango, Guerrero, Estado de México, Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa, Baja California, Colima, Ciudad de México, San Luis Potosí, Nayarit y también de diversos municipios del estado de Jalisco, en los días siguientes se incorporarán colectivos de Hidalgo, Morelos y Guanajuato.

Juntas y juntos, porque en esta brigada vienen madres, padres, hermanas, esposas, hijos e hijas buscadoras, recorrerán algunas ciudades del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) y del interior del estado, como: Ciudad Guzmán, Tequila, Sayula, Magdalena y Chapala.

Francelia Hernández Cuevas, Comisionada de Búsqueda de Personas Desaparecidas en el estado de Jalisco, señaló que ya han realizado las gestiones correspondientes para que las y los familiares consigan ingresar a centros de reinserción social, hospitales psiquiátricos, centros de salud y a albergues de atención a personas en situación de calle, como es el caso del Centro de Atención y Desarrollo Integral para Personas en Situación de Indigencia (CADIPSI) donde formarán parte de las brigadas nocturnas. También realizarán la revisión de los registros de personas fallecidas sin identificar que se encuentran en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

“Estoy aquí reunida con Lucy para que -las familias de- los demás estados tengan la oportunidad de venir a investigar el paradero de sus hijos, para observar las diferentes instituciones donde puedan encontrar alguna información, algún dato, algún parecido que lleve a las madres una esperanza de vida”, manifestó la señora Rosaura Patricia Magaña Rivera, representante del Comité de Búsqueda del Colectivo de búsqueda Entre Cielo y Tierra en Jalisco.

Recordó, además, que esta acción cuenta con el apoyo de la Red Enlaces Nacionales del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México.

Para las familias de Jalisco resulta doloroso que sus compañeras y compañeros de búsqueda tengan que venir a este estado para encontrarse nuevamente con el dolor, la violencia, la indolencia de las autoridades y la crisis forense y de desapariciones que tanto ha lastimado sus vidas y que ha posicionado a la entidad en los primeros lugares. Sin embargo, reconocen que este es el único camino posible en medio de la sobrevivencia:

“Búsqueda es búsqueda, esto es parte de lo que vivimos las madres, pues nosotras ya no vivimos, sólo sobrevivimos para buscar a nuestros hijos”, puntualizó Martha Leticia García, “MarLety”, coordinadora del colectivo Entre Cielo y Tierra.

Además de los tan anhelados “positivos” como le nombran las buscadoras y buscadores a las personas desaparecidas localizadas con o sin vida, así como, a aquellos datos o información que les permite estar más cerca del paradero de sus seres queridos, Juan Carlos Trujillo Herrera, integrante del Colectivo Familiares en Búsqueda “María Herrera”, afirmó que esta jornada viene buscando también “humanidad”; sí, humanidad en las ciudadanas y ciudadanos que necesitan ser sensibles y empáticos con esta lucha por la dignidad que encabezan las madres.

“Estamos buscando seres humanos en cada uno de ustedes para poder encontrar esos seres humanos que nos hacen falta a nosotros”.

Comparó a esta Búsqueda Nacional en Vida con un evento heroico, humano, esperanzador y de transformación para el estado, pues en su opinión “el que vengan hoy 17 estados de la república a Jalisco más allá de la expectativa, de la esperanza con la que se viene de poder encontrar indicios sobre nuestros seres queridos, es un gran gesto de humildad y de generosidad de las madres que dejan 15 días sus casas para poder generar un proceso de esperanza para las y los jaliscienses”.

Llamó a las familias que han sido “paralizadas por el miedo” y que tienen algún ser querido desaparecido a que vean en estas madres “un ejemplo a seguir”. También, invitó a las y los jaliscienses a cuestionarse ¿qué están haciendo? Y ¿qué han dejado de hacer…? en medio de esta tragedia humanitaria:

“Como sociedad en hoy tienen una oportunidad de poderse sumar de manera fraterna, no sólo de ayudarles a buscar a sus seres queridos desaparecidos, ayudarles a buscar un cambio de realidad en una violencia deshumanizada que hoy vive el estado”.

¿Hay en Jalisco condiciones para realizar una búsqueda nacional que no sea en vida?

Para la señora “MarLety”, las “labores de búsqueda en campo” van desde aquellas acciones que realizan para encontrar a sus seres queridos con vida, hasta las que lamentablemente abren la posibilidad a localizarles sin ella.

No obstante, reconoce que, en el estado, resulta incluso, más urgente que la localización de fosas clandestinas, la identificación de las personas fallecidas sin identidad que se encuentran dentro de las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

“Tenemos miles de cuerpos en el SEMEFO… la Fiscalía se ha encargado de estar abriendo fosas y tenemos un SEMEFO saturado… Entonces, qué tenemos que estar haciendo las madres buscando en fosas si hay personas que no han ido a localizar, tenemos que buscar en semefo y darle una identidad a todos esos cuerpos que se encuentran ahí y en las sedes del instituto” afirmó.

En opinión de Juan Carlos Trujillo, que en Jalisco se lleven a cabo acciones de búsqueda en vida, pone las bases para que las y los ciudadanos de este estado reconozcan la complejidad de esta crisis, pero, además, para que se sumen y se solidaricen con las familias que tienen algún ser querido ausente en México.

Sin embargo, manifestó que las condiciones para realizar labores de búsqueda en campo, en terreno, de esas que sabe realizar la familia Herrera para localizar fosas clandestinas, aún tienen que generarse en Jalisco:

“Somos seres humanos contra seres humanos, necesitamos hacer un mejor mecanismo de comunicación, que se entienda que la violencia que se está generando no se está provocando desde abajo, esa violencia ha sido provocada por intereses externos” señaló.

Y es que, advirtió que “las condiciones” para rastrear estos sitios de exterminio, no existen en ninguna entidad, éstas se construyen con el trabajo de las y los familiares, de las y los ciudadanos, de cada institución, para juntas y juntos conseguir “parar este proceso” donde “el arma más letal que tienen las madres es el dolor” que con sus acciones se convierte en fuerza, resistencia y esperanza.

***

En Jalisco, desde el año 2012 al mes de marzo de 2021 se contabilizan 4 mil 850 personas fallecidas sin identificar dentro de las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) en sus diversas delegaciones.

Además, la entidad se posiciona como la primera a nivel nacional con el mayor registro de personas desaparecidas: un total de 13 mil 204 vidas ausentes de acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas hasta el 05 de julio de 2021.

Comparte

Dalia Souza
Periodista apasionada de la radio, comprometida con quienes resisten en la exigencia de verdad, memoria y justicia. Creo que el periodismo es una herramienta para construir paz y cambio social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer