Inicio Resistencias feministas ¡Rompan el pacto patriarcal universitario!: alumnas de la UdeG exigen justicia tras...

¡Rompan el pacto patriarcal universitario!: alumnas de la UdeG exigen justicia tras caso de hostigamiento, abuso y agresión sexual en CUCosta

0

Pese a la existencia de un Protocolo Universitario para Atender los Casos de Acoso y Hostigamiento y una Defensoría de los Derechos Universitarios, las quejas por hostigamiento, acoso y abuso sexual dentro de la Universidad de Guadalajara (UdeG) continúan impunes, pues estas no suelen resolverse de manera favorable para las víctimas.

Tal es el caso de una alumna del Centro Universitario de la Costa (CUCosta) en Puerto Vallarta, Jalisco quien el pasado 19 de marzo presentó una queja ante la Comisión de responsabilidades del mismo centro, por acoso, hostigamiento y abuso sexual en contra de un docente de la universidad.

A la denuncia se unieron 20 alumnas más quienes; sin embargo, la única sanción impuesta por el centro universitario al docente señalado fue que deberá asistir a cursos de capacitación y sensibilización en materia de derechos humanos de la mujer y perspectiva de género. 

Tras esta respuesta, la colectiva ‘’UdeG Libre de Violencia’ se pronunció para exigir justicia a sus compañeras y demandar a la UdeG que rompa “el pacto patriarcal”.

Por Jacqueline López / @jacqueline_lope

Alumnas del Centro Universitario de la Costa (CUCosta) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) en Puerto Vallarta, Jalisco han manifestado públicamente -a través de diversas acciones de visibilización y denuncia en redes sociales- que “no quieren un violador en sus aulas”.

Y es que, el pasado 19 de marzo una alumna de este centro presentó una queja ante la Comisión de responsabilidades para señalar a uno de sus profesores como su agresor sexual. A la queja se sumaron más de 20 alumnas quienes advirtieron también haber sido víctimas de acoso, hostigamiento, abuso sexual y violación.

De acuerdo con un comunicado emitido por el CUCosta el pasado domingo 4 de julio, las autoridades del centro universitario aseguraron “trabajar con el compromiso de luchar contra la desigualdad, la discriminación y cualquier forma de violencia contra las mujeres”.

Además, advirtieron que el procesamiento de la denuncia presentada fue llevado de forma “empática, sensible y cuidando siempre el debido proceso y la presunción de inocencia”, además, con “perspectiva de género”, analizando las pruebas presentadas de acuerdo a la normativa universitaria y resguardando la integridad de las personas implicadas y sus testigos.

Así mismo, señalaron que no se presentó ninguna denuncia por violación.

De esta manera, informaron que la determinación de la Comisión de Responsabilidades y Sanciones del H. Consejo del CUCosta es que el docente acusado “incurrió en conductas” que “pudieran ser consideradas actos constitutivos de violencia’’, por lo que, decidieron que debería ser acreedor a una amonestación, que lograra refrendar “su compromiso institucional” y posibilitara el desarrollo de “sus habilidades, cambios de actitud y comportamientos”. 

Habrá que advertir que estudiantes universitarias y mujeres aliadas que se han sumado a la exigencia de justicia para este y otros casos, hicieron viral la respuesta de las autoridades mucho antes de la emisión de este comunicado oficial. Y denunciaron a través de la cuenta “UdeG Libre de Violencia” que “un curso de derechos humanos de la mujer y perspectiva de género no es una sanción suficiente para un agresor sexual”.

Por lo que, el lunes 5 de julio, unieron fuerzas con diversas colectivas feministas y emitieron un comunicado donde desmintieron lo dicho por el Centro Universitario de la Costa y reconocieron la importancia de garantizar espacios seguros para ellas y la no revictimización de quienes alzaron la voz.

En este, señalaron lo siguiente:

  1. El seguimiento a las denuncias presentadas representó una violencia sistemática de parte del Centro Universitario de la Costa hacia las alumnas, pues el trato otorgado evidenció una ‘’falta de empatía, sensibilidad y perspectiva de género’’, por parte de las autoridades correspondientes.
  2. Al hacer pública la información del docente denunciado, el Centro Universitario revictimiza a las alumnas, las pone en riesgo y las expone nuevamente a su agresor, lo que restringe su derecho a una vida libre de violencia.
  3. La denuncia por el caso de violación fue admita en la Defensoría de Derechos Universitarios, situación que vuelve innecesario esperar la notificación de la queja, ya que no es un caso aislado.
  4. Ya que las sanciones que fueron aplicadas al docente agresor son insuficientes. “Un curso no asegura que el docente no vuelva a hostigar acusas, abusar y violar a otra alumna”.
  5. Exigieron la inmediata y máxima sanción al docente señalado como agresor para la protección de todas las mujeres que forman parte de la comunidad universitaria.

Finalmente, hicieron un llamado a que ¡Rompan el pacto patriarcal universitario! para que alumnas, profesoras y trabajadoras universitarias puedan vivir una vida libre de violencia.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí