Nos queda mucho por recorrer

Desde Mujeres

Por Maricruz Ochoa / @mtm_oa

Legislar con perspectiva de género y perspectiva racial es una tarea central en el camino hacia la igualdad sustantiva. Por esta razón, las y los estudiantes del Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) del Observatorio del Poder Legislativo del ITESO nos adentramos en el proceso de incorporar estas perspectivas a la metodología que utilizamos en el observatorio para medir el desempeño del Congreso del Estado de Jalisco tanto en su función legislativa como en su función de contrapeso de los otros poderes.

En esta primera etapa del proyecto, construimos los antecedentes y definiciones a partir del análisis de algunos instrumentos internacionales que promueven la igualdad entre todas las personas y, por ende, todas las identidades. En el caso de México, destacamos dos reformas constitucionales y tres programas que han significado un avance importante en la construcción de un país igualitario:

En la reforma en materia de Derechos Humanos, publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) en el año 2011, se logró reconocer constitucionalmente a los derechos humanos contenidos en tratados internacionales al mismo nivel que los consagrados en la norma fundamental, lo que significa que en todo momento se les otorgará a las personas la protección más amplia. Por otro lado, la Reforma Electoral en Materia de Paridad de Género, publicada en el DOF en el año 2014, elevó a rango constitucional la paridad de género en las candidaturas a los congresos locales y al congreso federal.

En cuanto a los avances en materia de política pública de igualdad destacamos el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 que dentro de sus objetivos se señala fomentar un proceso de cambio profundo que comience al interior de las instituciones de gobierno para evitar que se reproduzcan los roles y estereotipos de género que inciden en la desigualdad. Por su parte, el Programa para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres 2013-2018 es el compromiso más amplio asumido por un gobierno para incorporar a las mujeres y sus necesidades de lleno en la vida nacional.

Por último, el Programa Integral para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres 2014-2018 establece dentro de sus objetivos el fomento de contenidos legislativos y a su vez impulsa la transformación cultural para contribuir a la no violencia contra las mujeres y garantizar la prevención integral, así como el acceso a los servicios de atención a las víctimas mediante la investigación efectiva, reparación y la sanción.

Todo lo anterior nos abona a construir el país que queremos, pero todavía no estamos cerca de lograrlo. Esto se debe a que en México apenas se empieza a hablar sobre la pigmentocracia, el blanqueamiento, los prejuicios, el doble papel que implica discriminar y ser discriminado, y quiénes se benefician de un sistema de privilegios. Otra razón se debe a que la voluntad de los partidos políticos no está en representar en el órgano legislativo ni fomentar que todas las personas y, por ende, todas las identidades de sus bancadas tengan acceso a puestos de decisión.

Desde el observatorio estamos trabajando por identificar y eliminar todos los elementos de discriminación y exclusión en todas las etapas de producción legislativa. Lograr la igualdad sustantiva requiere de un cambio cultural que fomente prácticas respetuosas, equitativas y justas respecto a todas las personas. Solo así la democracia será plena.

Comparte

Desde Mujeres
Plataforma intergeneracional de visibilización, acompañamiento y capacitación para mujeres científicas sociales. Para conocer más visita: https://desdemujeres.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer