¿Cuál es la situación de las personas LGBTTTIQ+ privadas de su libertad en México?

Las personas LGBTTTIQ+ viven el peso de la cultura machista, homofóbica y transfóbica, lo cual representa una dificultad en su vida y más cuando se busca el acceso a la justicia, así como tener un proceso de libertad en pleno goce de sus derechos.

Por ello la organización Asistencia Legal por los Derechos Humanos AC. (ASÍ LEGAL) realizó el reportaje “Entre los Últimos Círculos del Infierno”, el cual retrata la vulnerabilidad de las personas privadas de su libertad, específicamente, se centra en la historia de Perla, Teodoro y Mario, víctimas de violencia y precariedad.

Por Keren Santillán/ @the.only.kxrxn

Imágenes: Así Legal

En 2018, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos informó que, de acuerdo con la estadística del sistema penitenciario nacional, el 1% de las personas privadas de la libertad en el país pertenece a las poblaciones LGBTTTIQ+; sin embargo, no existe una política transversal para atenderles conforme una política de género, esto ocasiona que sus derechos al interior de los centros de readaptación social sean sistemáticamente vulnerados.

Dicha situación ha quedado reflejada en el reportaje “Entre los Últimos Círculos del Infierno” realizado por de ASÍ LEGAL, en cual se retratan las desigualdades sociales que viven las personas LGBTTTIQ+ al estar privadas de su libertad.

En los seis capítulos del reportaje se presentan los retos que vive la comunidad LGBTTTIQ+ dentro de los centros penitenciarios; específicamente, se centra en contar lo que han vivido Teodoro, Perla y Mario, quienes compartieron su testimonio sobre su experiencia después de recuperar su libertad.

Tres realidades, tres historias.

El reportaje “Entre los Últimos Círculos del Infierno” inicia con Teodoro, quien evidencia la falta de oportunidades laborales para la población LGBTTTIQ+, tanto dentro como fuera de la prisión.

Teodoro, después de su primera experiencia en un Centro de Reinserción y tras reintegrarse a la sociedad, se encontró con la falta de oportunidad laboral, lo cual lo orilló a ejercer el trabajo sexual, ganando más de mil pesos diariamente.

En México, aunque existe La Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y Para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, las y los trabajadores sexuales viven en contextos de precariedad y peligro.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, el 60% de las personas que han obtenido su libertad tras cumplir sentencias han vuelto a cometer un delito por la falta de oportunidades laborales que enfrentan.

En su vivencia dentro de prisión, también menciona el poco apoyo en el sector salud. Uno de sus mayores miedos es contraer alguna infección y/o enfermedad. No obstante, recalca que en las instituciones de salud siente discriminación a la hora de pedir condones, pues él menciona que por lo general no le quieren dar.

Perla es la protagonista de la segunda historia titulada “La violencia construye un camino que hace replantearte tu identidad”.

Ella a sus 17 años vivía en un entorno de violencia doméstica, cuatro años después empezó a consumir drogas y fue cuando la encarcelaron por primera vez. Al tener recursos limitados y problemas de adicción, fue sentenciada sin perspectiva de género y llevada al Reclusorio Oriente donde pasó dos años de su vida, lo cual agudizó paulatinamente su consumo.

Para finalizar, tenemos el último capítulo llamado: “Crecer en el sistema penitenciario para adultos y transicionar dentro: Mario”.

La historia se centra en Mario, quien a los 17 años sufrió el abandono de su padre. Eso provocó en su familia muchos problemas económicos, de vivienda e intra personales.

Posteriormente un amigo de él lo invita a participar en un robo de una camioneta de valores, al momento de la acción el entorno se volvió violento. Tres guardias de seguridad fueron asesinados por otros conspiradores y los policías empezaron a torturar a los involucrados, entre ellos, a Mario.

El caso se cerró en 2003; no obstante, el abuso de la autoridad no terminó. La tortura psicológica que implementaron en él era amenazandoló con dañar a su familia.

El hecho de estar privado de su libertad le ayudó a reflexionar sobre cómo quiere vivir su propia vida. Mario ha sido apoyado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para recibir tratamientos hormonales, aunque en tiempos de contingencia sanitaria el apoyo fue detenido, él asegura que sí seguirá.

Hoy tras cumplir 17 años de su sentencia, estudia derecho y sólo le faltan cuatro materias y su tesis para terminar su carrera. Se cambió el nombre, ahora vive como una persona transexual; sin embargo,desde que su familia se enteró de su cambio de género, dejó de visitarlo y le quitaron el apoyo desde hace cinco años.

***

Para leer en su totalidad el reportaje elaborado por ASÍ LEGAL, vayan al siguiente enlace:

https://asilegal.org.mx/entre-los-ultimos-circulos-del-infierno/

Comparte

Keren Santillán
Raíces cachanillas, agradecida por la música que genera mis latidos y apasionada por vivir una nueva aventura todos los días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer