Personas con capacidad de gestar por el derecho a decidir

Es común que cuando se habla del aborto se piense solo en mujeres cisgénero. No obstante, existen otras personas con la capacidad de gestar a las que también les interpela el derecho a decidir sobre su cuerpo y vida, como los hombres trans, las personas trans masculinas y quienes se definen como no binaries.

Lamentablemente, todas estas realidades, voces y experiencias quedan fuera del imaginario social, de los estudios, las estadísticas, las discusiones y legislaciones.

Por ello, en el marco del 28s Día de la Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto, expertas en la materia, colectivas feministas y colectivos de la comunidad LGBTTTQ+ explican por qué es vital recuperar las experiencias diversas de quienes también tienen capacidad de gestar dentro de las reformas por la despenalización y legalización del aborto.

Por Aletse Torres Flores / @aletse1799

El aborto en masculinidades trans y personas no binaries sigue siendo un tema con poco o nulo conocimiento e información, un asunto pendiente para los sistemas de salud y el personal médico y un desafío en las discusiones por los derechos sexuales y reproductivos.

La construcción del género, en este caso del binarismo de género, juega un papel importante dentro del mundo social, dicotomizando y excluyendo a quienes no se identifican con las definiciones socioculturales de hombre o mujer, masculino y femenino.

Lorena Vázquez, investigadora legislativa del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, señala que esta percepción del género afecta desproporcionadamente a las identidades diversas que confluyen y existen dentro de la sociedad.

“El género no es determinado por el sexo que se nos es designado al nacer, hemos creído con esa idea. Pero el género se refiere a los atributos sociales y las oportunidades asociadas, y desde siempre ha habido más que solamente dos”.

Al respecto, la doctora Lucía Ciccia, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), precisa que el género nada tiene que ver con el sexo, ni con la orientación sexual. Si bien pueden existir personas que se sienten cómodas con el género y sexo que se les designó al nacer (hombre o mujer), también existen otres que se reconocen con identidades de género no binarias.

Sol, integrante de Hola Amigue, explica que en el debate por la despenalización del aborto y el derecho a la autonomía reproductiva también están presentes otras existencias como los hombres trans y no binaries cuyos cuerpos tienen la capacidad de gestar, pero que han sido excluides:

“Estamos ahí, si nos ignoran dentro de los social, legal y hasta en el sector salud, dejamos de existir, estamos en un constante limbo, donde ni pertenecemos a un lado u otro”.

En esto concuerdan Mis Amigas Me Acompañan, colectiva feminista pro-derechos sin limitantes, ellas consideran que “lo que no se nombra no existe” y, por lo tanto, respetan y validan la identidad de cualquier persona. Además, reconocen que dentro del movimiento no existe un solo tipo de mujer, lo que pone de manifiesto la necesidad de recuperar todas las experiencias posibles en la exigencia por el derecho a decidir sobre sus cuerpos.

Fotografía Ximena Torres.

“Personas con capacidad de gestar” un parteaguas para la legislación mexicana

El 7 de septiembre de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró que es inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta cuando una mujer o persona con capacidad de gestar lo elija de manera voluntaria.

El proyecto del ministro Luis María Aguilar Morales, reconoció la lucha de las mujeres y al mismo tiempo ganó derechos para más personas reconociendo a todas aquellas con capacidad de gestar.

“Hoy es un día histórico para todas las mujeres mexicanas y las personas gestantes” dijo el ministro presidente Arturo Zaldívar después de que se anunció la resolución.

Este término es un avance muy importante. Lorena Vázquez, investigadora legislativa del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, explica que la introducción del término “persona con capacidad de gestar” marca un parteaguas en la legislación mexicana.

El criterio engloba dos cuestiones primordiales, la primera es visibilizar una diversidad de realidades dentro del movimiento por el derecho a abortar, sin “borrar” ninguna al nombrarles. El segundo, es la inclusión del derecho a decidir en los derechos sexuales y reproductivos de las personas trans y no binarias:

“Ya nadie puede decir que se les está borrando, porque también se les nombra, pero no se niega la existencia de otras personas que necesiten la interrupción de su embarazo. El reconocer su derecho no implica reprimir el de las otras personas” comentó en la entrevista con ZonaDocs.

Vázquez, explica que cualquier autoridad legal tendrá que tomar en cuenta este progresivo término cuando tengan que tomar una decisión legislativa o judicial.

No obstante, la investigadora reconoce que aún falta muchísimo en términos legales para garantizar y proteger los derechos humanos de las personas trans y no binaries, sin embargo, afirma que esto tiene que ser impulsado por legisladoras feministas que reconozcan los temas pendientes en la agenda de las personas de la diversidad:

En algunos discursos sobre la lucha por la despenalización y legalización del aborto, se excluye a los hombres trans, personas trans masculinas y no binarias. En ese sentido, Danna, integrante de Hola Amigue, opina que no solo se puede hablar de mujeres cuando se habla del tema, puesto que “se están eliminando otras existencias”.

Le activista expresa la importancia de “voltear a otros lados” para no caer en el androcentrismo del patriarcado y las prácticas que excluyen y violentan.

Por su parte, Sol, reconoce que el separatismo ha impactado la vida de muchas personas dentro del movimiento que no se nombran bajo los estándares del binarismo de género, ahora han tenido que cuidarse el doble y han sido testigas de los discursos de odio y rechazo hacia su existencia. En estos espacios, incluso, han temido que se les discriminen, violenten y hasta que les expulsen:

“Sé que si no aceptan mi identidad, no puedo sentirme segure a su lado, ya no solo es cuidarse de otras personas, también de quien va marchando a mi lado” sentenció.

Además de estas formas de violencia dentro de algunos grupos feministas, las personas trans y no binaries se enfrentan a la violencia sistemática que ejercen las instituciones encargadas de garantizar y proveer servicios de atención sexual y reproductiva. En estas dependencias públicas no cuentan con personal capacitado, protocolos para atenderles o sensibilización sobre el tema, expone Izack, integrante de la organización Impulso Trans.

“El trato que reciben es irrespetuoso, es una exposición muy fuerte para los hombres trans, se enfrentan a burlas y a la misma o mayor violencia obstétrica que padecen las mujeres”.

Por su parte, la colectiva Mis Amigas me Acompañan, reconocen que la invisibilización de las personas con capacidad de gestar dentro del movimiento construye otra barrera para quienes necesitan información sobre cómo abortar de forma segura en casa.

Anudado a ello, exponen que esto les orilla a no reconocerse elles mismes, haciéndose pasar por mujeres para poder recibir la información y acompañamiento necesario por parte de ciertas colectivas:

“Les estas brindado sus derechos, pero a costa de negarles otros, ningún derecho está sobre otro, todes merecen un aborto y acompañamiento seguro”.

¿Qué alternativas tienen las personas con capacidad de gestar para acceder a un aborto seguro y acompañado?

Hay poca documentación médica o teórica que guíe a las acompañantas sobre interrupción del embarazo en hombres trans y personas no binarias. A esto se suma que no todos los colectivos y colectivas están preocupados por sensibilizarse, reconocer y apoyar a estos grupos de la población diversa.

Pese a los obstáculos, Sol señala que las colectivas Me Cuidan Mis Amigas GDL y Mis Amigas Me Acompañan pertenecientes a Jalisco, acompañan a personas trans y no binaries en su proceso sin ser violentades, puesto que, trabajan bajo un enfoque interseccional.

En el estado de Guanajuato, las alternativas cambian, Katia, integrante de Resistencia No Binarix, explica que no existen como tal acompañamientos para la población diversa. Desde su experiencia, comparte que elle se inició recientemente en la colectiva feminista “Red Define” con el objetivo de aprender todo lo necesario para ser acompañante de abortos. Pese a las “buenas intenciones”, Katia reconoce que hacen falta colectivos, información y protocolos especializados en su entidad y en todo el país.

En contraste, Impulso Trans puede apoyar a quienes lo necesiten en Jalisco o fuera del mismo, la organización cuenta con un área para informar y aclarar sus dudas relacionadas a la salud sexual y reproductiva. Aunque, hasta la fecha no han contado con ninguna solicitud de una persona que necesite interrumpir su embarazo, están “preparades” dicen, ya que cuentan con una red de alianzas con expertos y expertas en el área.

Fotografía Ximena Torres.

Espacios incluyentes y seguros

En los espacios incluyentes se construyen luchas, se amplía el panorama del movimiento, se reconoce la existencia de otras personas y hasta se ayuda a mejorar los acompañamientos, afirma la colectiva Mis Amigas Me Acompañan.

En su opinión, las mareas verde y violeta no deben ni pueden ser separatistas; antes debe de privilegiarse el diálogo, el respeto hacia les demás y reconocer la realidad desde una mirada de interseccionalidad que refuerce la exigencia del derecho al aborto libre, seguro, amoroso y gratuito para todes.

Al mismo tiempo, precisan, se tiene que promover un discurso que deje de lado las teorías y el odio. Si es necesario, incluso, se tiene que modificar el lenguaje.

Es fundamental, tener lugares donde no se sientan soles en la lucha por sus derechos, que funcionen para la contención emocional y que sean ese “alimento que requiere el alma para seguir”.

La agenda pendiente este 28s

Las personas entrevistadas coincidieron en que en este y en los pasados 28s, no han sido escuchadas sus exigencias y propuestas para atender las necesidades que elles reconocen.

Ante la invisibilización de su existencia, la organización Impulso Trans, opinan que el eje principal debe ser reconocer y validar la identidad de las otras corporalidades con capacidad de gestar, y así, crear espacios seguros para quienes estén o hayan atravesado por un aborto inseguro.

Por su parte, Hola Amigue y Resistencia No Binarix proponen que exista mayor interés e información accesible sobre el tema en cada instancia de salud al ser su derecho.

En el ámbito legal, Vázquez, puntualiza que no existe una ley que les reconozca y proteja, por ello, argumenta que las autoridades encargadas deben de trabajar en conjunto con la comunidad para construir leyes que amparen los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas con capacidad de gestar.

“Si no se atienden estos vacíos legales, las personas seguirán sufriendo violencias al momento de solicitar sus derechos”.

Finalmente, Mis Amigas Me Acompañan expresan que uno de sus mayores objetivos es lograr el diálogo entre las colectivas y escucharse entre las mismases tiempo de comprender que para lo que nosotras no es tan importante para otra persona sí lo puede ser, dentro de nuestro mismo discurso tiene que caber la empatía” concluyeron.

Comparte

Aletse Torres
Vivo de café, amo los gatos, no creo en las etiquetas. Desde niña quise ser periodista por Spiderman, me invento unas fotos, cubro cualquier tema con pasión, respeto y verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer