En la colonia Constitución de Zapopan, niñas, mujeres y adultas mayores se reúnen para participar en círculos de acción feminista

Mediante cuentacuentos, títeres, cine al aire libre, clases de patinaje, círculos feministas y más, la Colectiva Diversiless busca que niñas, jóvenes y mujeres adultas y adultas mayores se reconozcan como dueñas de su cuerpo como territorio sagrado.

Todas estas actividades se desarrollan en la “Unidad Deportiva el Grillo”, ubicada en la colonia Constitución del municipio de Zapopan, pues desde hace aproximadamente 3 años esta y demás colectivas y colectivos de la zona se han unido para que este sea un sitio de fortalecimiento para cada integrante de esta comunidad.

Texto y fotografías por Leslie Zepeda / @lesszep2

Todos los viernes del pasado mes de septiembre a las 18 horas en el Jardín Botánico de la Unidad El Grillo en Zapopan, niñas, jóvenes y mujeres se reunieron para participar de un encuentro multigeneracional a través del círculo de acción feminista “El cuerpo femenino territorio sagrado”, un espacio que buscó ayudarles a reflexionar sobre su cuerpo, sus abuelas y ancestras.

Las sesiones fueron organizadas por el Centro de la Diversidad y los Derechos Sexuales (Colectiva Diversiless), como parte del programa de “Asociaciones por la Igualdad” y con el apoyo económico de la Secretaría de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres. En estos círculos, Laura Fernández Beaz, profesional de la psicología clínica, promotora y facilitadora de la reflexión de la vida en comunidad, dedicó su charla a hablar sobre el valor de la menstruación como proceso fisiológico y natural:

“Esa menstruación que nos llega cada 28 o 30 días, que nos hace cíclicas, que nos conecta con los ciclos de la luna, porque somos circulares. La menstruación siempre fue una cuestión rara para los varones porque no la comprenden. Y esa menstruación no tiene por qué avergonzarnos. En el momento que entiendes lo valiosa que eres, lo poderosa que eres, entonces empiezas a generar relaciones más sanas,” con lo que abrió la charla Laura Fernández.

En ese espacio, María del Refugio Ávila Montes, quien conforma una colectiva de vecinas habitantes de la colonia Constitución en Zapopan, se encargó de coordinar la actividad y aseguró que este encuentro pretende transmitir a las participantes “todo este poderío del cuerpo de las mujeres y ponerle la categoría de sagrado para darle así, el valor más alto que pueda tener”.

“El cuerpo femenino territorio sagrado” tiene un propósito definido, afirmó la también feminista María del Refugio, quien consideró que reconocer lo anterior a través de estas charlas es fundamental para que las niñas y adolescentes crezcan, vivan y habiten sus cuerpos desde la libertad:

“Abordar nuestras emociones y sanarlas, así como reivindicar la conexión entre cuerpo-territorio, tierra-cuerpo Recuperar la alianza entre mujeres, ser poderosas entre mujeres aliadas, que la niña tenga una aliada en su mamá, en su abuela, pero que esa alianza sea no sólo que la eduquen conductualmente, sino que la acompañen en su crecimiento como mujer libre, plena”.

Además de estos temas, las primeras sesiones del círculo feminista fueron dedicadas a la memoria de sus ancestras y al conocimiento heredado de las abuelas. Para hacerlo cada participante elaboró una figura de sí misma con plastilina, a modo de “autorretrato” y reconocimiento de los saberes de las mujeres de sus familias.

Las integrantes de las colectivas mencionaron que en cada sesión han participado al menos tres abuelas cuidadoras de hijas y/o nietas abiertas a aprender sobre ellas, sobre feminismo, sobre su cuerpo, sobre la colectividad y el trabajo en comunidad.

En ese sentido, Chun Grajeda, presidenta del Centro de la Diversidad y los Derechos Sexuales, reconoció que desde la colectiva se han dedicado a trabajar con las niñas, sin embargo, en el proceso han identificado que no es suficiente, ya que, éstas se ven influenciadas por las y los integrantes de sus familias, quienes les hablaban desde otras perspectivas diferentes; de aquí que haya surgido el interés de conectar con las otras generaciones de jóvenes y mujeres de la comunidad:

“Lo que tiene esta colonia es que los espacios están ocupados hasta por cuatro generaciones de mujeres y son quienes cuidan a esas niñas con las que estamos trabajando, entonces reforzamos el mensaje con las señoras que lo necesitan,” agregó la presidenta.

Por ello, Chun afirmó que contrario a lo que se piensa, el feminismo, está abierto a todas las mujeres de todas las edades y generaciones, incluso, cuando se cree que es un movimiento “moderno” y/o para “solo algunas”.

“Si yo hubiera escuchado esto que me dijeron hoy hace 20 años, habría vivido distinto”, dijo una mujer de 70 años que acudió a los círculos, recordó Chun.

Por experiencias como estas, para las integrantes de las colectivas es fundamental la creación y el fortalecimiento de estos espacios feministas que propicien el diálogo sobre las necesidades, preocupaciones y sentimientos de las mujeres:

“Necesitamos espacios de diálogo para conversar sobre cosas muy profundas, porque no ha habido institución que paren las olas de violencia, de feminicidios, porque no hay donde se hable de eso”.

Aunado a ello, la apropiación de espacios públicos como “La Carpa Roja”, como es conocido el jardín botánico donde se llevan a cabo las sesiones, es una pieza fundamental de la labor que realiza la Colectiva Diversiless, pues desde hace al menos tres años han trabajado para mejorar el uso y aprovechamiento de la “Unidad Deportiva el Grillo” siempre desde la mirada feminista y en pro de los derechos de las personas LGBTTTIQ+.

Así, “La Carpa Roja” se ha convertido en un espacio que puede y es “ocupado” por todas las mujeres de esta comunidad; es decir que desde sus cuerpos pueden habitar y, al mismo tiempo, conectar con expresiones y reflexiones sobre lo que significa hacerlo consigo mismas y con otras.

Las sesiones permanecen abiertas para todas las mujeres que quieran meditar sobre sí mismas desde su cuerpo y la forma en que lo habitan. Si quieres asistir puedes hacerlo durante los viernes del mes de octubre a las 18:00 horas en el Jardín Botánico de la Unidad Deportiva El Grillo en Zapopan, también conocido como La Carpa Roja.

Para mayor información sobre la colectiva y sus actividades, puedes acceder a su página de Facebook: https://www.facebook.com/colectivadiversiless/

Comparte

Leslie Zepeda
Periodista y fotógrafa feminista. Forma parte de CUCiénega Fem.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer