Ser ciclista en Querétaro: un riesgo inminente

Por María Fernanda Barrios Azcué / @MaryferBarrios

En los últimos 10 años 36 ciclistas han fallecido en accidentes viales o por fallas en la infraestructura en Querétaro. Además, se han registrado aproximadamente mil percances con bicicletas involucradas y, al menos, el 50% de estos ha resultado con personas lesionadas, de acuerdo con los reportes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas.

Tan solo durante 2021 se han documentado 43 accidentes entre ciclistas y vehículos automotores, incluyendo a automovilistas y conductores de transporte público estatal; tres de ellos fatales.

Las organizaciones de ciclistas que pugnan por el derecho a una movilidad urbana segura denuncian que el nulo accionar de las autoridades, la falta de políticas públicas en la materia, la inexistencia estrategias de concientización y correcta asignación de presupuesto, son los responsables de estos siniestros.

Ciclovía Av. Universidad. FOTO: María Fernanda Barrios Azcué.

Ser ciclista en Querétaro

Querétaro cuenta con 263 kilómetros de ciclovías y aproximadamente cinco mil queretanos se transportan en bicicleta diariamente, esto equivale al 1% de la población del estado.

En octubre de 2020 el gobierno aprobó la Ley de Movilidad y Seguridad Vial y se convirtió en el estado número 17 en legislar en esta materia.

De acuerdo con esta normativa “toda persona tiene derecho a la movilidad en condiciones de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad”, con el fin de mejorar la situación para todos los usuarios de cualquier medio de transporte.

No obstante, para las y los ciclistas, esa seguridad prometida por la ley no es perceptible y tampoco es perseguida por el Gobierno del estado para asegurar el bienestar de la comunidad. Según medios locales, la cantidad de accidentes de ciclistas aumentó hasta un 200% este 2021, provocando tres defunciones en sólo una semana durante el mes de junio.

Para Alfredo Cárdenas Ruelas, queretano de 27 años que realiza ciclismo desde su niñez, las condiciones hostiles de la ciudad y la poca conciencia social hacia el ciclista no le inspiran confianza y seguridad cada vez que realiza esta actividad, ya sea de forma recreativa o como un medio de transporte “no me siento seguro andando en bicicleta por la falta de atención de los automovilistas”, dice.

“A veces, aunque uno se cuide hay personas que no se fijan y nos ponen en riesgo”.

De acuerdo con la Unión de Asociaciones y Ciclistas Independientes de Querétaro (UCIQ), los fallecimientos y accidentes a ciclistas en el estado se deben a que las políticas públicas dan mayor importancia y privilegio a los automóviles que a otros medios de transporte alternativos.

José Antonio Morán, consejero de la UCIQ, considera que, si bien Querétaro es uno de los pocos estados que considera la bicicleta como vehículo, incluso, pese a que tiene el reglamento vial más avanzado en el país, “la movilidad de ciclistas no es prioridad” para las autoridades.

La frustración que manifiesta Morán es resultado del largo caminar en la exigencia por el respeto a los derechos de la comunidad ciclista, frente a la falta de respuestas de las autoridades gubernamentales, las cuales continúan sin generar acciones que mejoren las condiciones de movilidad para la comunidad ciclista en la entidad. Por otro lado, destacó que la ciudadanía, lejos de empatizar con el ciclista, reclama más carriles para los automotores cuando se construyen nuevas ciclovías, situación que deja ver la falta de conciencia y conocimiento vial.

“No hay buena educación vial ni de los automovilistas ni de peatones e, incluso, tampoco de ciclistas, no hay respeto”, así lo manifiesta Víctor Eduardo Sasia Farías, actor queretano de 31 años, quien recorre los 263 kilómetros de ciclovía desde los 20 años.

El actor compartió algunas de sus experiencias al hacer ciclismo en la ciudad que podrían haber puesto su vida en riesgo. Enfatizó en la cercanía de los vehículos que parecieran sacarlo del camino y hasta las ocasiones en que ha sido impactado por los automóviles. Afortunadamente, en todos los percances ha resultado ileso.

Sin embargo, no todos los ciclistas han tenido la misma suerte. El colectivo Bicicleta Blanca Querétaro ha colocado 33 bicicletas blancas desde el 2009, con el fin de brindar homenaje y establecer memoriales para las y los ciclistas que han fallecido en la vía pública producto de accidentes viales. La iniciativa coloca pequeñas bicicletas de color blanco en los puntos en donde un ciclista ha perdido la vida. Actualmente estos símbolos de luto ya se encuentran en las siete delegaciones del municipio de Querétaro.

Mapa de Querétaro con los memoriales de Bicicleta Blanca marcados.

“El ver estos homenajes me hace recordar la necesidad que hay de que mejore el diseño de la infraestructura y la atención de los conductores porque hay personas que realizan esta actividad por necesidad a diario”, mencionó Alfredo.

Victor se mostró inconforme y frustrado ante los accidentes acontecidos en esas zonas, por lo que ha optado en extremar precauciones para evitar tener accidentes. “Da coraje porque no se resuelve nada y luego da miedo salir, o tenemos que cambiar de vías para evitar que nos pase lo mismo, uno no puede andar con la libertad que desea por la inseguridad”, expresó.

Morán considera que la mayoría de los accidentes a ciclistas se deben a una infraestructura inadecuada, la falta de educación y cultura vial tanto de automóviles, como de conductores de transporte público, la ausencia de controles para la regulación de velocidad y la laxitud que existe tanto de la ciudadanía como de las autoridades para el respeto y aplicación de las leyes.

Infraestructura problemática

Infraestructura de ciclismo en Querétaro. Fuente: Guía de conducción en bicicleta para la ciudad de Querétaro

Según la UCIQ, al menos el 70% de los 263 kilómetros de ciclovías que hay en el estado se encuentran en mal estado, abandonadas o fueron mal diseñadas.

“La infraestructura es insuficiente, inadecuada, con pésimo mantenimiento y carece de conectividad entre las ciclovías. A veces uno tiene que jugarse la vida para tomar las ciclovías entre avenidas grandes” remarcó Antonio Morán.

En ese sentido Víctor Sasia, agregó que las vialidades no son funcionales y tampoco seguras para ser un ciclista. Tienen baches, se inundan, no tienen una buena iluminación y no hay señalización para la ciudadanía. Estas condiciones obstaculizan el tránsito de la comunidad ciclista. En su opinión, aumentar e implementar infraestructura segura y bien planeada podría disminuir el número de accidentes en el estado.

Sin embargo, la Secretaría de Movilidad no ha elaborado un plan metropolitano de movilidad en Querétaro, señaló el consejero.

Señalamiento en ciclovía de Av. Universidad. FOTO: María Fernanda Barrios Azcué.

Actualmente, se tienen identificadas tres principales zonas de riesgo para ciclistas en el municipio de Santiago de Querétaro, con menos de dos kilómetros de distancia entre ellas: cruce de Universidad con 5 de febrero, Universidad esquina con Tecnológico y Universidad esquina con Juárez. Asimismo, otras ubicaciones se encuentran en Zaragoza, Tlacote y Constituyentes con intersección Bernardo Quintana.

Accidentes ignorados

Según la UCIQ, al menos 13 de los 36 ciclistas asesinados en accidentes viales en Querétaro, no han sido identificados, por lo que, no se ha dado seguimiento a los casos. De los antes mencionados, sólo uno de los casos procedió a juicio y se dictó una sentencia, mientras que, en otros, si es que el responsable no se dio a la fuga, los familiares optaron por otorgar el perdón con el fin de obtener la indemnización.

“Somos una preocupación muy pequeña para las autoridades al ser una sección marginada del Estado por lo que no somos prioridad. Por esto mismo la comunidad no crece” comentó Víctor Sasia Farías.

Las muertes de los ciclistas en Querétaro se ven rodeadas de impunidad, ya que, “las personas del gobierno municipal y estatal no las aplican adecuadamente”, afirmó Antonio Morán. También remarcó que faltan políticas de prevención en toda la zona metropolitana.

“Si se hiciera responsable al Estado por cada fallecido o discapacitado en accidentes de ciclismo, cada víctima les costaría 5 millones de pesos. Ahí sí prestarían atención y empezarían a resolver la situación”.

Para Morán, el Gobierno estatal es el responsable de dar respuesta a las fallas y deficiencias de la infraestructura vial que persisten en la entidad, así como, los funcionarios de movilidad y los policías de tránsito al ellos ser los encargados de implementar las leyes viales, después, sería la responsabilidad de los conductores de los automotores y, en última instancia, del ciclista.

Cambio de paradigmas y desarrollo

Para Víctor los esfuerzos que de las autoridades no siempre resultan suficientes, por lo que, piensa que se requiere un cambio de paradigma en la sociedad al hablar de seguridad e infraestructura vial: “sería bueno que se siguiera consolidando la idea de un Querétaro con más ciclismo para aligerar el transporte público, el tráfico y cuidar el medio ambiente. Apoyando a distintas instituciones y asociaciones de ciclismo para mejorar la situación vial en general”, indicó.

Asimismo, el consejero de UCIQ, Antonio Morán, está convencido de que no es necesario que existan reglamentos o leyes para mejorar la infraestructura e implementación de medidas seguras para los ciclistas, ya que este es un derecho. Para él, la voluntad política y empática de las autoridades y la ciudadanía es lo que el estado de Querétaro necesita. Morán aboga por una mesa de trabajo permanente establecida con el gobierno para la mejora de las ciclovías y la implementación de su conectividad, así como la búsqueda de seguridad vial y justicia para las víctimas de accidentes de tránsito.

“Una de las demandas es que se establezca una ley de seguridad metropolitana, una estrategia de movilidad y ciclovías interconectadas de manera metropolitana”, remarcó.

Finalmente, compartiendo su lema “desde que soy ciclista soy un mejor automovilista”, para Morán es fundamental que las y los automovilistas tomen cursos de ciclismo, en su opinión, solo de esa forma se logrará 1) conocer y aplicar mucho mejor las reglas viales y 2) generar empatía suficiente.

***
Este reportaje fue realizado en el marco del Bloque de Producción periodística convergente del Tec de Monterrey Campus QRO, del cual ZonaDocs fungió como socio aliado.

Comparte

ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer