En noviembre fueron desaparecidas 13 personas menores de edad; siguen sin ser localizadas 10

En noviembre fueron reportadas como desaparecidas 13 personas menores de edad en Jalisco, de éstas sólo tres han conseguido regresar a sus casas.

En Jalisco, durante los últimos 10 años han sido desaparecidas 800 personas menores de edad. La Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) concentra más de la mitad de los casos y, por lo tanto, se ha convertido en un foco rojo. Tan sólo los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto, Tlaquepaque y Tonalá concentran el 62.6% del total de los casos.

Paula Petersen González es una de las menores de edad que no ha sido localizada desde el 29 de noviembre en Zapopan, sitio y fecha en la que fue vista por última vez. La adolescente fue engañada por un hombre adulto de 32 años identificado como Miguel Ángel Benítez, quien tiene antecedentes de haber cometido abuso en contra de menores de edad y se identifica con el nombre falso de Otto Zucker Cienfuegos. El sujeto se hizo pasar por su entrenador falsificando su nombre, edad e historial laboral.

Si bien, los protocolos de búsqueda inmediata Alerta Amber y Protocolo Alba fueron activados tras la desaparición de Paula, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, señaló a través de sus redes sociales ideas que revictimizan y vulneran a Paula y sus familiares. El mandatario estatal no sólo culpó a sus padres “por no estar al tanto de su hija”, sino que indicó que Paula “no ha vuelto a casa porque así lo quiere”.

Este discurso no sólo desvía la atención en la búsqueda y localización de Paula, sino que sirve para ocultar y retrasar la justicia verdadera para 800 familias en Jalisco que esperan el regreso de sus hijos e hijas menores de edad desaparecidas.

Por Samantha Anaya

Paula Petersen González es una joven menor de edad cuyo sueño es convertirse en campeona de ajedrez. El pasado 29 de noviembre fue vista por última vez en la colonia San Juan de Ocotán, en el municipio de Zapopan. Paula fue secuestrada a base de mentiras por un hombre adulto de 22 años llamado Miguel Ángel Benítez, quien se identificó con el nombre falso de Otto Zucker Cienfuegos. El sujeto se hizo pasar por su entrenador, falsificando también su edad e historial laboral.

Hasta el momento no se sabe nada de su paradero.

Al igual que Paula, en la última década 800 menores de edad han sido desaparecidos y desaparecidas en el estado de Jalisco. A partir del año 2015 y hasta 2019, la cifra de desapariciones en niñez y juventud se incrementó año tras año: 2015 (63), 2016 (65), 2017 (84), 2018 (96) y 2019 (136). Este último, ha sido, hasta el momento, el año con mayor número de niñez y adolescencia desaparecida.

Pese a la pandemia por el COVID-19, en 2020, el número de desapariciones no disminuyó: en pleno confinamiento la cifra llegó a 114 personas menores de edad desaparecidas. Por otra parte, entre el periodo de enero hasta noviembre de 2021 han desaparecido 41 menores de edad acorde al Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDO).

Es importante mencionar que noviembre ha sido el mes con mayor número de desapariciones de menores de edad en la entidad: en total fueron reportados y reportadas 13 niñas, niños y adolescentes, de los cuales 10 siguen sin regresar a sus hogares.

De este total, 7 casos corresponden a adolescentes mujeres de entre 14 y 17 años de edad, cuatro casos corresponden a varones de entre 14 y 17 años, y los otros tres casos corresponden a niñas de entre cero y un año de edad. Ellas y ellos fueron vistos en alguno de los municipios que integran la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). Tal es el caso de Débora Delgado Martínez, menor de 1 año de edad, quien fue desaparecida en Tonalá el 16 de noviembre.

El patrón coincide con la tendencia que mantienen los seis municipios del estado donde más menores de edad fueron desaparecidas y desaparecidos en la última década: Guadalajara (160), Zapopan (116), Tlajomulco de Zúñiga (74), El Salto (54), Tlaquepaque (55) y Tonalá (41). Estos, además, concentran el 62.6% del total de desapariciones de menores de edad en Jalisco.

Pese a este escenario y distorsionando la compleja problemática, el gobernador del estado, Enrique Alfaro, utilizó sus redes sociales “para hacer un llamado a las madres y padres de familia a mantener una comunicación asertiva con sus hijos para evitar este tipo de situaciones -desapariciones- que duelen y que son más comunes de lo que parece”. Con este mensaje hizo referencia al caso de Paula (y al de muchas y muchos otros menores) de quienes aseguró que se encuentran ausentes “por voluntad propia”.

Desde 2018, año en que Enrique Alfaro tomó posesión del cargo como gobernador, han desaparecido 389 menores de edad, es decir, el 48.7% de las y los 799 menores que aún no han sido localizadas y localizados.

La idea de que las y los menores de edad “se van por voluntad propia” es errónea y revictimizante, además, invisibiliza este delito y retrasa los procesos de búsqueda, localización y justicia, pues se asume que ellas y ellos son responsables de sus acciones, así que no se generan las investigaciones correspondientes para regresarles con sus familiares.

En los últimos 10 años, de los 800 menores de edad que han sido desaparecidas y desaparecidos, el 85.9% corresponden a personas entre los 12 y 17 años de edad, es decir, 687 adolescentes que aún siguen sin volver a casa.

La especialista y defensora de derechos humanos, Mayra Hernández, integrante de la organización Back Home, subraya la relevancia que tiene que las líneas de investigación alrededor de la desaparición y la trata de personas, especialmente para que las autoridades trabajen de manera coordinada y paralela. De esta forma, considera, habrá mayores posibilidades de localizar y rescatar a quienes han sido desaparecidas y desaparecidos para ser explotadas y explotados bajo las diversas modalidades de la trata; por ejemplo, el comercio con fines sexuales o el trabajo forzado.

Esta cuestión debería ser analizada y trabajada, pues las víctimas de desaparición en el estado coinciden con las edades de las víctimas de este otro delito, quienes también oscilan entre los 12 y 17 años, tal y como se puede apreciar al analizar las edades de quienes más desaparecieron durante el mes de noviembre, es decir, adolescentes de entre 14 y 17 años, en su mayoría mujeres.

El discurso del gobernador Enrique Alfaro se reproduce en las oficinas de las dependencias donde tendría que buscarse con diligencia a las y los menores de edad desaparecidos en Jalisco. Estas ideas que revictimizan y culpan a las víctimas de su propia desaparición, quedaron expuestas en el mensaje que el mandatario hizo público en sus redes sociales sobre la desaparición de Paula:

“…De acuerdo a los datos obtenidos en la investigación se sabe que la joven se ausentó por decisión personal y se encuentra en compañía de un masculino conocido de ella, a quien también se está buscando La joven, quien ha mantenido comunicación constante con su familia, se ha negado a regresar a su casa hasta el momento. Aun así, no pararemos hasta que esté de vuelta con sus seres queridos” sentenció.

Sin embargo, especialistas y académicas señalan que en todos los casos en los que una menor es desaparecida las autoridades tienen la obligación de proceder en la investigación desde una perspectiva de género.

“Las autoridades están obligadas a actuar desde un enfoque de derechos de las niñas, niños y adolescentes, humanitario, exhaustivo, continuo, sistemático, permanente, diferenciado y con perspectiva de género”, señalan académicas y académicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Si tienes información sobre alguna persona menor de edad desaparecida en el estado puedes entrar en comunicación con la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Jalisco a través de sus redes sociales o vía telefónica al número: 33 1514-5422.

Comparte

Samantha Anaya
Samantha Anaya
Amo pasar tiempo con mi persona favorita: mi mamá. Considero que el ser periodista implica hacer un compromiso con la verdad, la justicia, la empatía y, sobre todo, con las personas.

1 COMENTARIO

  1. Nota: Miguel Benítez AKA Otto Zucker no tiene 23 años como señala la nota, sino 32. No solo mintió sobre su nombre, sino también sobre su edad. Con esta falsa identidad manipula a sus víctimas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer