Aborto legal en Guerrero: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

#AlianzaDeMedios

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y uno nulo, el Congreso de Guerrero reformó el Código Penal del estado que legaliza el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación.

Texto: Jesús Guerrero y Arturo de Dios Palma / Amapola Periodismo

Fotografía: Amílcar Juárez

La larga espera terminó. A las 2 de la tarde de este martes comenzó la cuenta regresiva. No había vuelta atrás. La sesión que se postergó por semanas inició y los diputados y diputadas discutieron y votaron la despenalización del aborto.

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y uno nulo, el Congreso de Guerrero reformó el Código Penal del estado que legaliza el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación.

Después de casi 15 años, de tres iniciativas, en el pleno del Congreso se aprobó la iniciativa que presentaron en enero pasado las diputadas de Morena, Beatriz Mojica, Citlali Calixto y Nora Velázquez.

Fue una jornada larga que comenzó muy temprano. A las 8 de la mañana un grupo de 20 feministas tomaron el acceso principal del Congreso. Lo cercaron con pañuelos verdes. Esta vez actuaron más rápido que los grupos provida, que semanas atrás habían ganado ese espacio.

La toma del acceso por parte de feministas garantizó la entrada de los diputados y diputadas, trabajadores y reporteros.

La sesión estaba convocada para las 11 de la mañana, pero inició casi tres horas después. Dentro y fuera del Congreso la tensión estaba centrada en el inciso b del punto cuatro del orden del día: el dictamen de reformas al Código Penal.

La sesión comenzó, en hora y media se desahogaron varios puntos del orden del día que en esta ocasión no robaron ninguna atención. Eran las 3:24 de la tarde y llegó el punto de la despenalización. Era la hora que habían tratado de evitar durante varias semanas y años.

La Mesa Directiva propuso dispensar la segunda lectura del dictamen e iniciar de inmediato la discusión y votación. 31 diputados y diputadas estuvieron a favor. La discusión comenzó.

En la lista de oradores se anotaron nueve legisladores y legisladoras, cinco a favor y cuatro en contra. La discusión duró una hora y media. Subieron a ratificar sus posturas.

Los priistas Jesús Parra García, Julieta Fernández Márquez, la panista Ana Lenis Reséndiz Javier; y la perredista, Yanelly Hernández Martínez, dieron sus argumentos en contra del dictamen.

Parra García dijo que no se podía aprobar el dictamen porque el proceso legislativo fue irregular. Como presidente de la Comisión de Justicia siguió su teoría del «albazo legislativo».

Denunció que el dictamen se aprobó de forma ilegal por los diputados Beatriz Mojica, Estrella de la Paz, de Morena y el perredista Bernardo Ortega.

Luego dijeron que con la despenalización en Guerrero se asesinará “tumultos” de niños; uno más aseguró que tras el aborto legal hay un gran negocio que deja ganancias “millonarias” a grandes empresas de “4 millones de pesos al año”. Que la iniciativa Spotlight de la ONU financia con recursos del extranjero a laboratorios que se dedican a realizar abortos en México.

A favor participaron las tres diputadas de Morena que propusieron la iniciativa, Mojica, Calixto y Velázquez. Denunciaron el hostigamiento al que fueron sometidas; contaron que recibieron decenas de mensajes intimidatorios, incluso, la advertencia de la iglesia de ser excomulgadas.

Velázquez fue contundente, dijo que los diputados y diputadas que se oponían al dictamen no tenían calidad moral ni ética para oponerse a las libertades de las mujeres.

«Interrumpirán su embarazo quien así lo decida, no vengan con argumentos falaces que encubren adoctrinamiento y recriminación religiosa a cuestionarnos incluso nuestra propia religiosidad para echarnos en cara de que las mujeres debemos ser sumisas y aceptar la voluntad divina de un violador», dijo Velázquez.

También, casi de forma didáctica, explicaron que con la despenalización ninguna mujer estará obligada a practicarse el aborto; que es un derecho, una libertad de las mujeres; que la despenalización no está contra la vida.

La discusión terminó y la Mesa Directiva anunció la votación. Los diputados del PRI intentaron obstruirla, como último recurso cuestionaron la forma en que se realizaría: en voto secreto. La priísta Alicia Zamora exigió que fuera de manera económica, es decir a mano alzada. Pidió que se leyera un artículo de la Ley Orgánica del Congreso que establece la forma en que se debe de votar reformas de ley.

Visiblemente nerviosa, la presidenta de la Mesa Directiva, Flor Añorve, le pidió al secretario Joaquín Badillo que leyera la petición hecha por la Junta de Coordinación Política de que la votación fuera por cédula.

Badillo leyó el documento y en ese momento Alicia Zamora le exigió que dijera quien había firmado el documento.

Badillo se turbó y contestó que la firma era del morenista Alfredo Sánchez Esquivel en calidad de presidente de la Jucopo.

«Usted está permitiendo que se cometa una ilegalidad porque un documento como ese no debe de ir firmado sólo el presidente de la Junta», reclamó.

Poco después Badillo rectificó y leyó la página adjunta del documento en donde iban las firmas del perredista Raymundo García y la de la diputada del PT, Leticia Mosso Hernández, junto con la de presidente de la Jucopo.

Comenzó la votación. Uno a uno de los diputados y diputadas pasó hasta la tribuna a emitir su voto en la urna. Muy pocos mostraron su voto, entre ellas la priista Gabriela Bernal, que desafió la línea que impuso su partido: votó a favor.

En cuanto se supo el resultado, en el acceso del Congreso estalló la alegría. Cientos de feministas brincaron, cantaron, bailaron, lloraron.

“Compañeras primero vamos a agradecer a todas las feministas que hemos puesto el cuerpo, el corazón y la lucha para que hoy sea ley en Guerrero. Guerrero no se podía quedar atrás, en Guerrero no se podía seguir violando ese derecho a las mujeres. Mucha gente nos dijo que no se podía, mucha gente nos dijo que era imposible, muchos atentaron contra este proyecto que hoy está dando dignidad a las mujeres. Por todas las víctimas es esta lucha. Por todas las niñas es esta lucha. Incluso es por las que están en contra de esta lucha. Era justo que nos dieran un poco de esperanza en medio de tanta violencia en la que estamos inmersas.”, dijo la feminista Viridiana Gutiérrez Solano.

De forma improvisada comenzaron una marcha en torno al Congreso. Fue reducida, desorganizada pero diferente a todas las demás: esta vez fue de alegría, no de coraje, de indignación, de dolor, de denuncia, como es casi siempre que salen a exigir justicia por los feminicidios, por las desaparecidas, por los matrimonios forzados de niñas o porque las autoridades no escuchan sus gritos de auxilio, por la lacerante impunidad.

Guerrero se convirtió en el octavo estado en despenalizar el aborto. Este martes los diputados y diputadas no tenían muchas salidas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) obliga a legislar para que a ninguna mujer se le criminalice que decida abortar de manera voluntaria y, también, porque la segunda Alerta de Violencia de Género (AVG) decretada en el estado ordena homologar el Código Penal con la NOM-046 para que las mujeres accedan a servicios de salud de calidad, sobre todo, las que sufrieron una violación sexual.

Mujeres feministas bailan y gritan en festejo de la despenalización del aborto

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Entre bengalas verdes y moradas, mujeres feministas celebraron con abrazos, baile, llanto y gritos la despenalización del aborto en Guerrero, fuera de las instalaciones del Poder Legislativo.

En una pequeña computadora y un aparato de sonido monitorearon desde la puerta del estacionamiento del Congreso la sesión que se desarrolló dentro del pleno.

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y un voto nulo se aprueba el dictamen”, se escuchó decir a Flor Añore Ocampo por una bocina cuando las mujeres feministas gritaron de la emoción.

Muchas se abrazaron y entre llantos de emoción se decían “Lo logramos”.

Frente a ellas, grupos religiosos y pro vida se manifestaron contra de los diputados por aprobar la reforma a los artículos 158 y 159 del Código Penal del Estado.

«Si te hubieran abortado no serías diputado», «Tu mamá dijo si, por eso estás aquí», gritaban los religiosos que al igual que las colectivas feministas se concentraron desde muy temprano fuera del Congreso.

Ambos grupos estaban a 20 metros de distancia, pero ya por la tarde cuando ya las y los diputados debatían en el salón de sesiones el dictamen de la despenalización del aborto algunos jóvenes de Provida se acercaron cerca de las feministas repartiendo volantes a los automovilistas.

Pero no hubo pleito, solo algunos gritos.

«Saquen sus rosarios para mis ovarios», gritaban las feministas.

«Si a la vida, no a la muerte», contestaban los religiosos.

Poco después de las once de la mañana, la legisladora local priísta Julieta Fernández -que ha sido la promotora de las protestas del grupo de Provida- dialogo con el grupo religioso.

Posteriormente la diputada se dirigió a la puerta del estacionamiento del Congreso donde estaba el grupo de las colectivas feministas quienes al verla le gritaron: «no nos representas, no nos representas».

Fernández alzó la mano derecha en señal de saludo y les envió un beso cuando ya estaba en el pasillo del estacionamiento.

El momento del clímax empezó cerca de las 4 de la tarde cuando las colectivas feministas vieron a través de la trasmisión de la sesión del Congreso que empezaba el debate del dictamen de la reforma del Código Penal.

Las mujeres estuvieron atentas a lo que sucedía adentro del salón de sesiones. Abuchearon a los priístas Julieta Fernández y a Jesús Parra cuando hablaban en tribuna en contra de la reforma.

A las 5 con 31 minutos, la feministas estallaron en júbilo cuando el secretario de la mesa directiva del Congreso, Jaoquín Badillo Escamilla informaba el recuento total de votos.

Para las colectivas lo que sucedió en el Congreso fue resultado de una lucha histórica de 30 años atrás que comenzó con los primeros grupos feministas que buscaron la igualdad de derechos para las mujeres guerrerenses.

Pero mientras las feministas festejaban, los grupos religiosos despotricaban contra las y los diputados que habían aprobado el dictamen.

«Ellos (los diputados) no se van a ir al cielo», decían algunas de sus consignas.

Uno de los dirigentes de Provida, aseguraba que él milita en las filas de Morena pero que le daba verguenza que las y los legisladores morenistas hubieran votado a favor de una reforma que atenta contra los valores humanos y de la vida.

«Yo espero que la gobernadora (Evelyn Salgado) ordene que no se publique en el Periódico Oficial esta reforma para que no entre en vigor», dijo el religioso.

Pero para los del grupo Provida era ya un día de luto, para las feministas, era un día histórico de una lucha que han dado muchas mujeres de Guerrero.

María Garfias Marín, ex diputada local del desaparecido PRT, catedrática de la UAG y emblemática líder de las luchas feministas en Guerrero, decía que fueron 30 años de buscar este anhelo.

Este martes 17 de mayo, las mujeres estuvieron 10 horas fuera del Congreso esperando la culminación de esta lucha.

Durante ese tiempo (diez horas) las mujeres feministas bailaron canciones y gritaron consignas a favor del aborto.

En medio de las protestas el resguardo policial se hizo presente. Elementos de la Policía Estatal resguardaron en todo momento los alrededores del Congreso.

Después de la votación los colectivos feministas bloquearon por unos minutos la avenida y marcharon pocos metros en ambos sentidos para celebrar la determinación del congreso.

“Las mujeres que nos antecedieron hace 30 años en esta lucha abrieron el camino para que hoy esto fuera posible, y después de que hace 15 años en la Ciudad de México se hizo legal logramos conseguir eso para Guerrero” dijo Viridiana Gutiérrez, integrante de la Red Guerrerense a una Vida Libre de Violencia de las Mujeres.

Por su parte los grupos pro vida, representados por Gerardo García Sánchez, representante de la Asociación Nacional de Padre de Familia dijo que lo que hoy hicieron los diputados fue una traición al electorado que los apoyó con su voto en 2021 y que no desistirán en su lucha por defender las dos vidas.

“Les queremos decir a esos diputados de Morena que no se confíen, sabemos quienes son y nos vamos ver las caras en el 2024”, dijo.

Ya casi anochecía y los grupos religiosos se retiraron del lugar.

Las feministas seguían festejando. Bailaban, gritaban y se tomaron uno que otro mezcal.

Para cerrar con broche de oro su alegría las feministas hicieron una proyección virtual sobre la fachada del Congreso con la siguiente leyenda con letras verdes: «Es ley, Guerrero».

***

Estas notas se publicaron originalmente en Amapola Periodismo:

Mujeres feministas bailan y gritan en festejo de la despenalización del aborto

Aborto legal: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

Comparte

ZonaDocs
ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer