Menú

¿Por qué no buscan a mi hija de la misma manera?

¿Por qué no buscan a mi hija de la misma manera?

Valeria Estefanía Devora Lucio tiene 17 años y es víctima de una desaparición desde el pasado viernes 11 de enero de 2019 cuando salió de su casa en la colonia Las Huertas en San Pedro Tlaquepaque, Jalisco. Ella es una de las seis mujeres que desaparecieron dentro de la Zona Metropolitana de Guadalajara entre el 4 y el 6 de enero.

Su familia denuncia que los procesos de investigación y búsqueda han sido completamente dilatorios y negligentes, incluso, Protocolo Alba ni siquiera ha publicado la ficha oficial por su desaparición; además, exigen que todos los casos de desaparición en el estado sean atendidos con igual prioridad y urgencia.

Por Dalia Souza / @DalhiaSouza

Valeria salió de su casa en la colonia Las Huertas en San Pedro Tlaquepaque, Jalisco tras recibir una llamada telefónica; vestía una sudadera con gorro y mallas –ambas prendas de color negro-, llevaba puestas unas sandalias y aunque prometió a su madre que regresaría esto no sucedió:

Estábamos en casa, ya estábamos acostadas, ella recibió una llamada telefónica, cuando recibe la llamada telefónica ella sale de casa, yo le dije: ¡no te vayas! y ella jamás volvió a regresar.

El día sábado 12 de enero y tras no tener información del paradero de Valeria, su familia decidió interponer una denuncia por desaparición ante la Fiscalía Especializada en Búsqueda de Personas Desaparecidas y ante la dirección de Protocolo Alba. Según precisan los familiares, si bien los agentes investigadores acudieron a su domicilio el día domingo para tomar algunas declaraciones, ésta, fue la última vez –al menos aparentemente- que hicieron “algo” por tratar de localizar a la menor de edad:

Pues supuestamente sí hubo esa Alerta Alba porque yo misma hice la denuncia. Al principio, yo sí vi como que se empezó a movilizar parte de la fiscalía, pero nada más fueron un día, exactamente un día, que fue el domingo porque mi hija desapareció el viernes 11 de enero a las 7:30 pm cuando salió de la casa y ya no regreso. Al siguiente día, yo fue cuando puse la denuncia ante la fiscalía, como a las cinco de la tarde, pero después al siguiente día sí se comunica fiscalía conmigo a hacer movimientos pero hasta ahí se quedó. Desde ese día hasta el día de hoy yo no sé nada, no tienen ningún avanzamiento (sic) ni nada.

PEn la búsqueda de respuestas, esta familia ha recibido sólo excusas de parte de la autoridad; les han dicho que “hubo cambio de gobierno en fiscalía” y que esto podría ocasionar que su caso sea turnado en repetidas ocasiones a diversos ministerios públicos y policías investigadores:  

Lo único que decían es que hubo cambio de gobierno en fiscalía… por decir hoy dos días traía la carpeta de mi hija unos, al siguiente día los traían dos y al siguiente día otros. De qué se trata todo esto.

Por lo tanto, la familia de Valeria considera que ellos han hecho más por localizarla que las propias autoridades y, denuncian que éstas no han llevado a cabo lo mínimo para dar cauce y seguimiento a las labores de investigación; por ejemplo, no han recibido el reporte de la “sábana de llamadas”, un documento que permite rastrear y geolocalizar los datos de las últimas comunicaciones telefónicas que Valeria hizo o hicieron desde y a su celular. Para su familia es importante, ya que el sábado 12 de enero por la noche, luego de intentar entrar en contacto con la joven vía telefónica una de las llamadas enlazó, pero Valeria no fue quien contestó:

Pues lo que yo he hecho, porque mi hija pues sí traía su celular, cuando al principio le entraban las llamadas vía telefónica pero en sí no contestaba. El día sábado a las once de la noche, yo marqué a mi hija y se escuchó como que sí contestaron, pero nada más se escuchaba como que respiraban. Y yo le decía: ¿estás bien hija? Contesta. Ellos ni si quiera han rastrearon las llamadas de su celular, que porque supuestamente estaban esperando la sábana de llamadas y desde ahí no para. Cuánto tiempo tiene que pasar.

Con el transcurso de los días, quienes quieren ver de regreso a Valeria han reconocido que la voluntad de las autoridades para hacer “aparecer” a los desaparecidos, en este caso a las desaparecidas, está condicionada y es excluyente, ya que, sólo “se busca” y “se encuentra” a aquellos que quieren/tienen que ser encontrados por el Estado.

Vas a la Fiscalía, lo único que te dicen (es que) están en las investigaciones y la verdad no hacen nada. De qué se trata, entonces, en qué sociedad estamos, a lo que me refiero es porque el día que desapareció mi hija que fue el mismo día que desapareció la hija del gobernador no sé de dónde, a ella sí la encontraron. Porqué, porque nosotros no tenemos los medios, no tenemos economía o qué somos para la sociedad.

Y es que Valeria y Mayte Roxana Renaut Vega -hija del ex subprocurador de justicia del estado de Sinaloa Felipe Renaut Rentería- desaparecieron el mismo 11 de enero; sin embargo y a diferencia, mientras Valeria era buscada por los policías investigadores dentro de su casa y con sus familiares, para Mayte se desplegó un operativo conjunto entre los tres órdenes de gobierno para localizarla y el fiscal del estado organizó una rueda de prensa para dar a conocer que –a dos días de su desaparición- ya se tenían dos líneas de investigación. 

En tanto, mientras que para Mayte fue emitida y difundida una ficha oficial de búsqueda en las redes sociales de Protocolo Alba, el día 12 de enero; es decir, un día después de su desaparición, para Valeria no ha existido siquiera una mención en las últimas tres semanas. De hecho, en lo que va del año, esta dirección especializada en la búsqueda de mujeres sólo ha publicados dos fichas de búsqueda; siendo que su obligación es hacerlo por cada denuncia que se presenta tras la desaparición de una mujer en Jalisco.

Finalmente, Mayte fue localizada con vida cinco días después de su desaparición en la ciudad de Tijuana, Baja California, mientras que Valeria aún espera regresar a casa.

La diferencia entre Valeria y Mayte no es tan abismal como la hacen notar las autoridades –autoridades que hay que decir, están obligadas a localizar a ambas-. Las dos son mujeres, las dos son jóvenes y las dos ejercían su derecho a salir libremente a las calles. No obstante, la sensación que queda a la familia de Valeria continúa siendo que en Jalisco sólo algunos (as) son buscados (as):

Nosotros pensamos ir con el gobierno, hacer algo, que nos escuchen, que nos escuchen nuestra necesidad porque la verdad es una situación demasiado difícil. Que hoy está bien, si estará bien, tiene una angustia terrible, el saber qué estará haciendo mi hija, si le hicieron daño. Todas estas situaciones son muy difíciles. Y la verdad, esas chicas que están desaparecidas como mi hija, la verdad no conozco a sus madres pero comparto el mismo dolor que ellas. Y pues ojalá las autoridades ahora sí hagan algo, porque yo creo que como autoridades no es justo que nosotros por ser de bajos recursos encuentren a unas y a otras no, o que la carpeta la hagan a un lado.

Al caso de Valeria Estefanía Devora Lucio se suman los de Sandra Yareli García Enríquez, Anabel Regla Anguiano, Fernanda Valeria Suárez Loza y Maribel López Rivas quienes desaparecieron en la Zona Metropolitana de Guadalajara entre el 4 y el 11 de enero. Ninguna de ellas posee una ficha oficial de búsqueda en Alerta Amber -en caso de las menores de edad- o en Protocolo Alba, al ser todas mujeres, la no publicación de todas las fichas de búsqueda violenta los propios reglamentos de Protocolo Alba y los lineamientos de la Ley General de Desaparición Forzada y Desaparición entre particulares.

La familia de Valeria ha decidido que si la autoridad continúa siendo omisa respecto a su búsqueda, harán todo lo necesario para que su caso sea visible y ellos puedan ser escuchados.

Valeria, Anabel, Fernanda, Maribel y Sandra aún se encuentran desaparecidas.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *