Menú

Varados 7 mil migrantes entre Ciudad Juárez y El Paso

Varados 7 mil migrantes entre Ciudad Juárez y El Paso

Unos 3 mil 500 migrantes permanece del otro lado de la frontera en un refugio improvisado bajo el puente internacional Santa Fe, entre vallas y alambre de púas; otra cantidad similar espera de este lado en albergues saturados.

La seguridad fronteriza está a punto del colapso, advierte Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos

Por Rocío Gallegos / La Verdad

Ciudad Juárez – En un refugio improvisado con carpas bajo la estructura de un puente internacional o en albergues saturados que son operados por organizaciones civiles y religiosas, unos 7 mil migrantes permanecen varados entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas.

La situación desbordó a las autoridades en ambos lados de esta comunidad fronteriza, que enfrenta a una crisis humanitaria y de seguridad fronteriza sin precedentes.

La crisis se ha manifestado más agudamente aquí en el sector de El Paso, dijo este miércoles Kevin K. McAleenan, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés)

En conferencia de prensa ofrecida en El Paso, a unos metros de su frontera con Ciudad Juárez, el funcionario federal de EU indicó que ahí se tiene a casi 3 mil 500 migrantes en custodia, en instalaciones diseñadas para recibir a menos gente.

Otros casi 3 mil 500 permanecen en Ciudad Juárez en espera de su turno para cruzar y solicitar asilo político en Estados Unidos, de acuerdo con datos registro de solicitantes que llevan autoridades del gobierno de Chihuahua.

Considerando las cifras de ambos lados de la frontera, son casi 7 mil migrantes que permanecen varados en esta región entre Estados Unidos y México.

Frente a este panorama, el sacerdote y director de la Casa del Migrante, Francisco Javier Calvillo, advierte que la situación se va a agravar más.

Vienen más migrantes en camino y los que están aquí esperan más de un mes para cruzar a Estados Unidos, un tiempo que se estima irá en aumento dijo Calvillo en conferencia que ofreció el lunes en su albergue, donde permanecen unos 400 migrantes, en su mayoría centroamericanos.

En total, los albergues en Ciudad Juárez alojan a unos mil 500 migrantes, el resto se estima permanece en hoteles, casas de asistencia o de renta.

‘… Y hablan de derechos humanos’

Los solicitantes de asilo se topan con un ‘cuello de botella’ provocado por autoridades de EU sin capacidad para procesar su solicitud y con la ausencia de los gobiernos en México para atender el aumento de los que arriban a la frontera.

Los migrantes llegan a la ciudad con la incertidumbre de si van a cruzar a su arribo o deberán permanecer a la espera de este lado de la frontera.

“Venimos pidiendo ayuda, no sabemos a donde ir” dice Vladimir Puebla, un cubano que arribó a Ciudad Juárez la tarde del 22 marzo.

Preguntando, junto con su esposa y tres niñas, arribó al Centro de Atención Integral al Migrante que opera el Gobierno del Estado. Ahí pidió ayuda, pero lo canalizaron a un albergue. Le dijeron que en el lugar no podían dar alojamiento.

Solo le asignaron los números de su turno en el registro de solicitantes de asilo político a Estados Unidos y le indicaron que su espera podría extenderse hasta más de un mes. A ellos les tocó del 10 mil 017 al 10 mil 021 de ese censo. Para el lunes esa cifra se elevó a 10 mil 221, de los cuales 3 mil 400 permanecía en espera en Ciudad Juárez.

Esa información encendió el rostro del hombre que dice desde principios de diciembre salió de La Habana y cruzó por la isla Anguila, Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala e ingresar a México por Chiapas para llegar aquí.

“No es posible que nos tengan así, hablan y hablan de los derechos humanos y nos tienen aquí tirados, varados” dijo.

Comentó que en su trayecto se gastó todo su dinero, por lo que ahora necesita de ayuda para sostenerse mientras cruzan.

“No esperamos esto, en Tapachula estuvimos detenidos un mes para obtener el salvo conducto –trámite regulatorio por razones humanitarias– que nos permite transitar por México y ahora que ya estamos a unos metros de Estados Unidos, otra vez a esperar”, expresó.

Puebla fue traslado junto a su familia a un albergue, en una iglesia al norponiente de la ciudad, ahí deberá permanecer mientras llega su turno de cruzar a El Paso, Texas, donde cientos más continúan su espera alojados en un refugio improvisado bajo el puente internacional Santa Fe, cercado con vallas y alambre de púas. En ese lugar CBP opera un centro de procesamiento de asilo. Ahí muchos duermen a la intemperie, tapados con mantas de térmicas color aluminio.

A punto del colapso seguridad fronteriza: EU

Kevin K. McAleenan, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, dijo este miércoles que el aumento en el cruce de indocumentados por el sector suroeste de su país ha tenido un impacto perjudicial para la seguridad fronteriza.

El incremento es dramático, mencionó: “a nivel nacional, CBP tuvo más de 12 mil migrantes en custodia esta semana. La agencia considera que 4 mil es un alto número de migrantes bajo custodia y 6 mil es ya un nivel de crisis. Más de 12 mil migrantes en custodia no tienen precedentes”

Explicó que CBP está a punto de registrar más de 100 mil detenciones de migrantes en marzo, la cantidad más alta desde 2008.

Los flujos que llegan se componen principalmente de familias centroamericanas y niños no acompañados, explicó. Estos grupos no pueden ser repatriados de manera expedita, y en cambio, casi se garantiza que sean liberados para permanecer en los Estados Unidos indefinidamente, independientemente de que realicen una solicitud de inmigración o asilo.

Dijo que la última vez que se registraron cruces cercanos a esas cifras casi todos eran adultos solteros de México, condición por la que fueron repatriados rápidamente. “Es una gran diferencia”.

Este cambio abrupto y creciente hacia poblaciones más vulnerables, combinadas con un número abrumador de capacidad inadecuada para detener a familias y niños está creando una crisis humanitaria, dijo el funcionario en la conferencia de prensa.

Esa crisis desatada debido a que las autoridades estadunidenses están rebasadas para atender el número récord de quienes llegan y solicitan asilo también ha impactado en Ciudad Juárez, donde otras 3 mil 500 personas permanecen a la espera de cruzar.

De este lado de la frontera, la situación desbordó a los refugios de migrantes –en su mayoría operados por agrupaciones religiosas– que sortean la crisis con ayudas ciudadanas ante la ausencia de los gobiernos.

El comisionado de CBP dijo que actualmente cerca de un 40 por ciento o más del personal de su personal está dedicado a cuidar, transportar y procesar solicitudes de familias y niños vulnerables, por lo que considera que la seguridad se ve afectada.

Las mismas organizaciones criminales transnacionales y contrabandistas que explotan y aprovechan de los migrantes se benefician de esa presencia reducida en la frontera, dijo McAleenan.

Aseguró que esos grupos de delincuentes están utilizando grandes grupos de familias para desviarlos a los agentes de su labor en la frontera.

Ante este panorama, dijo que CBP está tomando una serie de pasos para enfrentar esta crisis. Se utilizarán fondos adicionales a su presupuesto del 2019 para diversas acciones.

La única forma de abordar esta crisis de manera fundamental es que el Congreso actúe y restablezca la integridad en nuestro sistema de inmigración, afirmó.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *