La autodefensa: una herramienta para romper con el miedo y la violencia de género

21 noviembre, 2019

Ante el contexto de violencia hacia las mujeres, el acoso callejero y como una respuesta a la urgencia de aprender a defender la vida, la colectiva feminista Cuerpos parlantes_espacio feminista y de investigación urbana busca dar a las mujeres,  herramientas que les permitan defender sus cuerpos y con ello: “romper con las construcciones sociales que muestran a la mujer como sinónimo de debilidad, pasividad y sumisión”.

A través del taller formativo y preventivo de Autodefensa para mujeres: Resistiendo juntas, ellas aprenden a detectar las agresiones y el peligro en la vida cotidiana, además, de desarrollar habilidades emocionales y psicológicas para activar mecanismos de defensa ante contextos hostiles de violencia en casa, pareja o en las calles.  

Por Fernanda Lattuada /@MariferLattuada

Ilustraciones: Nicolas González y Cristian Toro.

“La autodefensa feminista es una herramienta con la que no sólo queremos actuar contra la violencia –instrumento de control patriarcal- sino  también podemos actuar contra el patriarcado mismo situándonos como sujetos de derecho”, explica Cuerpos Parlantes en su blog de difusión del taller: Autodefensa para mujeres: Resistiendo juntas. 

Para Evelyne Herrera, integrante de esta organización feminista, es importante construir una comunidad desde el cuidado del “otras” como colectivo en la sociedad: 

“El feminismo no se tiene que quedar como un privilegio epistémico. Hay que sacarlo a las calles y compartirlo con otras mujeres de otros contextos, que todas tengan herramientas para enfrentar la violencia. Porque muchas de nosotras también la hemos sufrido y tenemos la suerte de que pudimos encontrarnos con otras mujeres” expresó.  

Desde la experiencia personal de vida, Evelyne compartió que su mayor motivación para impartir este taller es: “apostar por la vida de todas las mujeres”: 

“Mi hermana sufrió violencia de género muchos años, ahora está desaparecida. Ojalá mi hermana hubiera podido encontrar estos espacios, quizá si los hubiera encontrado estuviera ahorita con nosotras, entonces ahora es mi mayor motivación, que no le suceda a nadie más.” 

Construir espacios alternos    

Con el incremento desmedido de violencia y el intento fallido de frenarla por parte de las autoridades, el nivel de desconfianza en las instituciones ha ido en aumento. Como respuesta a esto, el Taller de Autodefensa es un ejemplo de espacios alternos para el resguardo de la integridad física de las mujeres en las calles: 

“Muchas veces el Estado o la policía son los principales perpetuadores de la violencia y los que revictimizan a las mujeres violentadas. Entonces, si ya no creemos en las instituciones o si no son espacios ni lugares seguros para mujeres, pues vamos creando otros espacios para desactivar y repeler la violencia de otras formas”, agregó Evelyne.  

Con ello, precisa, no existen garantías que les permitan acceder a la justicia y sancionar a los agresores, lo que deja sus casos en impunidad; ahí la importancia de crear otros espacios y otras herramientas con las que las mujeres se puedan defender: 

“Si el estado no está garantizando tu seguridad y no está castigando al abusador, pues entonces aprendamos a defendernos”, puntualizó Evelyne.   

Tips para cuidarse  

El Taller de Autodefensa consta de dos partes: la primera consiste en una reflexión colectiva en torno a las violencias que atraviesan los cuerpos de las mujeres y cómo rompemos con dichas violencias.  

La segunda parte es el acondicionamiento físico; aprender técnicas físicas o respuestas verbales para evitar o detener una agresión de cualquier tipo, el cual es impartido por Iraís Bonilla, quien también forma parte de Cuerpos Parlantes y ha dedicado parte de su vida a diversos deportes de combate.  

A continuación, te presentamos algunas de las técnicas que Iraís Bonilla y Evelyne imparten dentro de este taller, para evitar o disminuir el ataque de un agresor: 

Postura y contacto visual  

Buscar el contacto visual es vital para hacer saber al posible agresor que la persona es consciente de lo que está pasando y así crear una sensación de iguales; de ser necesario, es importante confrontar con una voz fuerte y una postura segura.  

“Ellos no están acostumbrados a que las mujeres volteemos a verlos. Cuando bajamos la mirada empieza un juego de poder y estrategias de dominación. No es lo que vas a decir en contenido de palabras sino el tono de la voz”, explicó Iraís. 

 Análisis del contexto 

Siempre estar alerta, analizar el espacio en el que se está caminando y sus características o crear posibles estrategias en caso de un ataque: 

Dónde estoy, si es un lugar abierto o es de día, hay puertas abiertas aquí, puedo correr aquí o gritar, generar alguna estrategia, por ejemplo, si viene pasando alguien en la banqueta de enfrente puedo gritarle un nombre equis y me cruzo la calle” precisó también Evelyne. 

Distancia mínima de 5 metros  

Al caminar siempre mantener una distancia de al menos 5 metros con otra persona para así poder identificar cualquier posible agresión.   

“Siempre mantener una distancia de 5 metros por lo menos si hay un hombre en la escena. Para identificar si se te va a acercar o te va a agredir, para que tú tengas tiempo y espacio para defenderte” señalaron.    

 Gestionar el miedo 

Aprender a manejar las emociones, sobre todo el miedo ayudará a reaccionar de una manera más eficaz y así evitar quedar paralizada ante la situación de peligro.   

“No tiene nada de malo sentir miedo, pero hay que aprender a gestionarlo de otras formas, que no nos paralice. Es importante la reflexión de romperlo con la idea de que ‘las mujeres no podemos defendernos’ porque eso nos va a ayudar a desactivar el miedo como lo tenemos construido”, precisó finalmente Evelyne.  

Si bien, no hay una técnica específica para defenderse, reconoce Cuerpos Parlantes, ya que todos los cuerpos y habilidades de las mujeres son distintos, la colectiva propone combinar las técnicas aprendidas. 

Técnicas en caso de una llave china  

La llave china es una técnica utilizada por muchos delincuentes o agresores para tomar por la espalda a la persona, sofocarla con el antebrazo en su cuello y con ello, hacer que pierda la movilidad y el equilibrio. Por lo tanto, se sugiere en este Taller que: en caso de ser sometida bajo esta técnica, se puede buscar quitar el equilibrio al agresor bloqueando el oído, lugar donde se centra el equilibrio.  

“Puedes aprender a zafarte y bajarlo desde el cuello o tomar con ambas manos el brazo del atacante y empujar hacia atrás, no es necesaria tanta fuerza para derrumbarlo. El punto de escapar de estas llaves es zafarte y correr”, explican las talleristas. 

Otra manera de repeler una agresión desde el frente, como un golpe a la cara o intento de agarre del cuello, es hacer un bloqueo con los propios antebrazos, contra atacar y abrir el movimiento como si fuera un círculo hacia afuera, instruyó Iraís.  

 “Casi todos los movimientos que se hacen llevan un giro, y es ver hacia dónde está el agarre y romper hacia allá. Por ejemplo, si te sujetan de una muñeca, que es lo más frecuente, es ver hacia dónde está su dedo pulgar y hacia allá hacer tu movimiento, como pequeños círculos”, explicó Iraís 

Puntos de presión  

Los puntos de presión son ciertas zonas del cuerpo que son áreas sensibles donde las terminaciones nerviosas no son protegidas por los huesos y al ser manipuladas pueden provocar un dolor considerable u otros efectos como mareo y desmayo.  

Para defenderte en caso de un ataque, los puntos de presión se pueden utilizar e, incluso, intercalarlos con las técnicas para repeler un sometimiento son:   

  • Nariz 

Con el dedo pulgar presionar el puente de la nariz (zona entre los labios y la nariz, y entre las dos fosas nasales).  

  • Mandíbula  

Con los dedos índice y medio hacer presión entre el cuello y debajo de la mandíbula, empujando hacia arriba y atrás al agresor. 

  • Oídos  

Chocar fuertemente ambas manos sobre los oídos del agresor para aturdirlo.

El Taller se realiza los martes y jueves de 5:30 a 8:00 p.m. en el Parque El Refugio en Guadalajara, con la intención de reapropiarse no sólo de sus cuerpos sino de los espacios públicos, explicó Evelyne:

utilizamos y ocupamos los espacios públicos, que son de tránsito, que vivimos en ellos y que también son de las mujeres.Este espacio es como un ejemplo de un lugar seguro. Si el día de mañana alguna de nosotras se encuentra en una situación de violencia ya tenemos herramientas para defender nuestra vida y no ser una cifra más”. 

Finalmente, Cuerpos Parlantes cuenta también con diferentes talleres dirigidos a hombres sobre la construcción de masculinidades no violentas y próximamente incorporarán clases para mujeres con técnicas de escape krav maga, sistema de lucha y defensa personal usado por los israelíes.

Para mayor información aquí les dejamos este link: https://www.facebook.com/espacio.Cuerpos.parlantes/ 

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

María Fernanda Lattuada

Reportera apasionada por la fotografía y temas sobre la defensa de la dignidad como: feminismo, migración, alimentación digna y desaparición forzada. Ganadora del Premio Jalisco 2019 en la categoría de estudiantes. Originaria de Tampico, Tamaulipas, pero sus ganas por dedicarse al periodismo la trajeron a Guadalajara. Actualmente estudia en el ITESO.

Quizás también te interese leer