Menú

COVID-19Una mirada a la cuarentena de los otros

COVID-19Una mirada a la cuarentena de los otros

Testimonios de personas desde Nueva York, Viena y Copenhague dan cuenta de cómo enfrentan el caos que vive la población asilada en el mundo y de los daños previsto a futuro

Arturo Chacón*
Especial para La Verdad

La cuarentena obligatoria que perciben los habitantes de prácticamente todo el mundo ha generado un escenario único. El reciente discurso de Angela Merkel sugiere un mensaje para el mundo, más que para sus compatriotas alemanes: “El futuro incierto, el aislamiento como medida de prevención…la paciencia”.

El Covid19 se ha convertido en un reto para los líderes de todo el mundo, no solo por el desafío a las instituciones de salud, sino por el impacto inminente a la economía y el experimento social, por el que atraviesa la población aislada.

La crisis generalizada se vive en Europa como en América, testimonios desde Nueva York, Viena y Copenhague dan cuenta de cómo enfrentan el caos en otras partes del mundo y cuentan los daños a futuro.

NUEVA YORK: ERA INEVITABLE

Nueva York, ahora el epicentro de los casos de este virus en América y Estados Unidos mantiene sumida a la población no bajo el miedo de contraerlo, sino como menciona Gina Gusby, mexicoamericana viviendo en la gran manzana desde hace 12 años, “era cuestión de tiempo”.

Ahora mismo sus residentes no temen a ser contagiados, sino a cómo enfrentar los síntomas, atenuarlos y recibir un tratamiento adecuado ante la crisis hospitalaria.

Contagiada con el virus desde hace una semana, no supo qué hacer exactamente cuando tuvo los síntomas. “Se siente lo mismo que un resfriado, eso pensé que era, no tenía tos, entonces fui al hospital y me recetaron Sudafed, días después, me enteré que ese hospital era foco de infección”.

Aunque se alivió el síntoma de la congestión, cayó en cuenta que ese medicamento está contraindicado para el Covid19. El domingo pasado le hizo crisis, entonces supo que era positiva, no podía respirar y entró en pánico, con fiebre, sin el sentido del olfato ni del gusto, sufrió junto a su madre, ahora también infectada cuando acudió al mismo hospital.
Una amiga de Gina logró conseguir Tylenol de 500 nocturno, lo que ha consumido hasta hoy. Los medicamentos escasean y lleva una semana lidiando con los síntomas del virus.

“Estar en Nueva York, no te permite cumplir con la regla de `6 feet apart´, imposible, por más que le dije al virus, sáquese, me alcanzó, era inevitable”.

Menciona que la crisis está en todos lados y la falta de medicamento no ayuda en nada. Apenas hace unos días pudo probar alimento y ha sentido mejoría. Confinada en su departamento duerme en el sofá, prácticamente sentada, ya que es lo único que le ayuda a respirar mejor. “Espero que la gente vea la vida con otros ojos después de esto, es una lección muy fuerte”.

Ahora mismo forma parte del sistema de desempleo lo que le permite recibir un cheque, cada domingo debe llenar un formulario y eso le permite continuar recibiéndolo. Gina dice sentir preocupación por aquellas personas que no pueden dejar de trabajar en México, “sé que solo un pequeño porcentaje de gente allá es privilegiada y que puede trabajar desde casa”. Para evitar contagios, recomienda permanecer en casa y no salir.

DESDE VIENNA: “LA POBLACIÓN EN MÉXICO, ESTÁ ACOSTUMBRADA A VIVIR EN CONSTANTES PROBLEMAS”

Una mirada desde Viena, Austria, la comparte Martin Staudinger, corresponsal de la revista Profil, una publicación semanal, similar a Newsweek. Con una larga trayectoria de coberturas en todo el mundo, Martin, dice no haber visto algo parecido.

En Europa la población suele ser ordenada y sistemática, pero ahora, ante la contingencia, precisamente ese es el problema. Las personas mayores no les gusta cambiar sus hábitos, y ahora que tienen menos oferta de alimentos, entran en caos. A diferencia de México, dice, “su población está acostumbrada a vivir en constantes problemas sociales, en Austria no”.

Desde una improvisada oficina, alejada del centro de Viena, justo en un sótano, solo dos personas en cuartos separados hacen el trabajo de todo el equipo de la revista. Para mantenerse a salvo del virus su compañero y él administran el sitio de la revista con actualizaciones diarias de la situación.

Por ahora, explica, lo más importante es contrarrestar el virus, sobrevivir y proteger a los más vulnerables. Debido a la situación, llevo a su familia a una cabaña en las altas montañas para evitar el contagio, de cabaña a cabaña sus hijos pueden ver a su abuelo, sin poder tocarse; teme por la situación, sobre todo cuando haya más desabasto de alimentos.

Para Martin el problema no fue tomar medidas rigurosas con tiempo, la provincia de Tyrol, no cerró a tiempo su tránsito y eso llevo a infectar a miles de turistas provenientes de Dinamarca, Noruega e Islandia.

Por ahora, busca mantenerse a salvo como millones de austriacos, a quienes les tomó por sorpresa la llegada incontenible del virus. Sus dos preocupaciones más grandes, giran en torno al sistema de salud y a la economía. “Qué pasará cuando las camas de hospital no sean suficientes?, ¿qué pasará con el número de desempleados, la crisis financiera y el impacto político?

Al final, dice vislumbrar una serie de lecciones después del Covid19. “Probablemente cambiará el dogma neoliberal de que pueden administrar la atención médica y la seguridad basados en las ganancias y la reducción de costos sin ningún suministro para la crisis, pensando que la crisis nunca sucederá.

Carretera en Viena. Fotografía: Stanislaus Kopetzky/Cortesía

DINAMARCA: LA CRISIS ESTÁ POR VENIR

El virus impactó en Europa con fuerza, ningún país quedó exento de los contagios. Dinamarca, el país nórdico que con frecuencia es comparado como una de las naciones con mayor nivel de vida, multiplicó el número de contagios en un par de días.

Lasse Engelbrecht, periodista de la Red de Televisión y Radio Pública de Dinamarca, ahora trabaja desde casa, con medios limitados, intentando difundir información sobre el Covid19. “Dinamarca es un país ordenado, pero los contagios se dieron tan pronto que el gobierno apenas reaccionó”.

La naturaleza de la isla le ha permitido contener la expansión del virus, luego de una buena cantidad de turistas se infectaran en las montañas de Austria y trasladaran el virus sin saber de vuelta a Dinamarca.

Padre de dos hijos, redobla los cuidados debido a la diabetes que padece uno de sus gemelos, condición preexistente al nacer. “Mi hijo se encuentra bien, controlado y no creemos que se encuentre en una situación de vulnerabilidad, mientras estemos aislados”. Con altas y bajas en número de casos positivos, en un mes, este país ha logrado contener el esparcimiento gracias a las medidas extremas que tomó para sus habitantes.

Fotografía: Lasse Engelbrecht / Cortesía

“El problema que yo veo es que hay muchos países que no han tomado el ejemplo, y prevenir lo que sucedió en Italia y España, en donde los sistemas de salud han sido superados por mucho”. Con experiencia cubriendo problemas sociales en México y Estados Unidos, Lasse, no entiende por qué Estados Unidos, no logró prevenirse mejor. En cuanto a México, prefiere no opinar y se limita a decir que espera que el retraso de algunas semanas con las que apareció el virus por primera vez en el país, respecto a Europa, puede ser la clave para que México sobrelleve la situación con mejores resultados.

“No quiero ser alarmista, pero creo que la crisis está por llegar para ustedes, lo mejor es que hagan caso de las indicaciones y sacrifiquen lo social, que sé que les puede costar trabajo, en lugar de pagar un precio alto, la partida de seres queridos”. El corresponsal de América Latina, en el medio oficial, ahora trabaja desde casa, busca historias sobre cómo la están pasando en otras partes de mundo, mientras distribuye su tiempo en casa cuidado y ayudándoles, a avanzar en sus lecciones escolares a sus hijos. Ahora la preocupación, dice, es “ver qué papel tomará Estados Unidos ante la situación, ya que será clave en cómo van a combatir el virus en América, después contar las afectaciones económicas, que aquí (Dinamarca) ya han causado una crisis.

***

*Arturo Chacón. Periodista y profesor-investigador en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *