Día Internacional de los Derechos Humanos

Manos Libres

Por Francisco Macías Medina /@pacommedina

Asomarse por la ventana de la realidad en estos días parece un acto de osadía o valentía por las dificultades para profundizar la mirada, complejizar el posicionamiento más allá de los colores o argumentos; incluso la reflexión sufre por el dominio de la reacción.

La propia construcción de los derechos humanos a través de la historia puede servirnos de guía ante la polarización y escenarios de incertidumbre. Sólo imaginar y leer los debates para construir la Declaración Universal de los Derechos Humanos nos hace pensar que las diferencias no han detenido nuestro proceso de humanización.

La propia Eleanor Roosevelt al preguntarse sobre el espacio de inicio de las libertades fundamentales indicaba la dirección de los “pequeños lugares, cerca de casa; en lugares tan próximos y tan pequeños que no aparecen en ningún mapa”.

En momentos en que vivimos “la maximización” de todo, esta frase nos hace pensar en lo mucho que se construye en lo pequeño, sin cámaras, tuis o imágenes.

Recuerdo cuando el horror de la política de militarización que provocaba miles de personas muertas o desaparecidas, era combatida por un grupo de mujeres que desde el bordado de los pañuelos, abrazaban, acompañaban y se oponían a un lenguaje de guerra y miedo.

Al ir a comunidades de pueblos indígenas, se observaba la resistencia a través de la organización y la palabra en contra de las violencias, las cuales a disgusto de autoridades terminaban en el abrazo y reconciliación de los pueblos.

Se observa actualmente a defensoras, mujeres, jóvenes y niñas, en plena marcha, grito y exigencia por una vida libre de violencia, la cual se ha metido en las grietas de instituciones, casas, calles y muros grises de autoridades.

He sido testigo de como las y los periodistas, han abierto las ventanas de la transparencia para hacer preguntas pertinentes, recibir respuestas para construir democracia y nombrar a los que el poder quiere reducirlos a un número administrable.

Queda entonces claro que en lo pequeño podemos contemplar lo nuevo que debe construirse y nos permite afinar nuestro oído para entender más allá de nuestros argumentos.

Que la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, a celebrarse este próximo 10 de diciembre, nos haga de nuevo pensar en un nosotros/as actual y de futuro, nos mueva a la acción pequeña necesaria y al diálogo que permita la construcción desde las diferencias y la empatía.

¡Por un largo tiempo de paz y respeto a los derechos humanos!

Comparte

Manos Libres
Francisco Macías Migrante de experiencias, observador de barrio, reflexiono temas de derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer