La gentrificación en el centro de Guadalajara: un fenómeno social disfrazado de progreso y tecnología

A lo largo de los años, la gentrificación del centro de Guadalajara se ha desarrollado bajo el disfraz del progreso urbano e, incluso, tecnológico; en entrevista con Héctor Eduardo Robledo y Christian Grimaldo, académicos especializados en gentrificación, hablamos sobre las consecuencias negativas que trae este fenómeno social, siendo las más relevantes: el desplazamiento y la desigualdad social.

Por Josué Ibarra/ @josueibarrasala

La gentrificación en Guadalajara lleva décadas existiendo, a lo largo de los años, diversos gobiernos estatales y municipales junto con las inmobiliarias han impulsado una estructura que sólo pueden disfrutar los más privilegiados, esto debido a los costos de las nuevas viviendas que, poco a poco, desplazan a las familias menos privilegiadas a las periferias de la zona metropolitana; este fenómeno que desde el discurso político se vincula con el progreso urbano, siempre olvida las consecuencias que trae la erosión de las dinámicas que formaban parte de las vidas de los barrios que hoy conviven, por ejemplo, con torres de departamentos de lujo.

Este fenómeno que tiene una manifestación global ha tenido como foco de atención, en las últimas semanas, los terrenos aledaños a la llamada Ciudad Creativa Digital, proyecto que se ideó después de que en la zona no prosperara la construcción de las Villas Panamericanas, en 2011; misma situación que ocurrió con la idea de edificar en los alrededores del Parque Morelos, en pleno centro histórico de Guadalajara, el “Silicon Valley” de América Latina.

Tras sólo construirse un clúster en la zona, en 2019, se anunció que se venderían los terrenos para desarrollos mixtos, pero esto se formalizó hasta el pasado 15 de febrero cuando el Gobierno de Jalisco informó que se rematarían cuatro predios, tres ubicados en la calle San Diego y uno más en Juan Manuel; esto con el objetivo de construir ahí 500 viviendas.

Sobre este proceso y la gentrificación que se ha dado en diversas partes del centro de Guadalajara, en ZonaDocs platicamos con Héctor Eduardo Robledo, investigador del Colectivo Caracol Urbano y vecino del centro, quien señaló las diversas consecuencias que esto ha acarreado:

“Los alquileres están subiendo porque se están construyendo edificios como, por ejemplo, el edificio Acervo; no digo que las mejoras sean malas, las mejoras en la ciudad están muy bien, pero la preguntas es: ¿para quién son? Esto sólo son beneficios para un sector de la población, para personas que pueden pagar departamentos de dos millones, así que sólo se arreglan estos espacios para un sector en especial”.

Entonces: ¿La gentrificación fomenta la desigualdad social?

Claro que fomenta la desigualdad social, mientras que en estos sectores de la ciudad se crean este tipo de edificios; en fraccionamientos en Tlajomulco, en Zapopan o Tonalá tienen problemas con el agua, deficiencia en el transporte público y están muy alejados del centro, así que esto sólo amplía las brechas de desigualdad social”.

Para ahondar en su explicación, Héctor Eduardo Robledo ahondó en el cómo los gobiernos no han creado políticas públicas que en verdad combatan la desigualdad social:

“Es el Estado el que deliberadamente decide no invertir en una zona durante mucho tiempo, y también es el Estado el que en algún momento dice: ahorita van todos los recursos al centro; ahí es donde se abre la puerta a los desarrolladores inmobiliarios que resultan parientes, amigos o socios, como con Alfaro que es obvio que sus parientes son inmobiliarios, entonces, esos son las políticas reales que aplica el Estado”.

Al mencionar medidas que puedan darle un giro a la gentrificación, Robledo habló de la organización vecinal:

“Al nivel en políticas públicas hay lugares donde ya se están experimentando ciertas cosas que ayudan como el tope alquileres, la inversión en vivienda social, pero para que eso pase debe haber mucha presión vecinal y, entonces, ¿qué es lo que necesitamos?: organización vecinal…. Veo que es algo que dicen es fácil, pero no lo es, pues se debe empezar a hablar con tus vecinos, con las personas de tus barrios, ver qué necesidades hay, apropiarse de los espacios públicos y exigir mejoras, pero para los mismos vecinos, no para subir los alquileres”.

Sobre las especulaciones inmobiliarias en la zona del parque Morelos donde diversas propiedades serán destinadas para la construcción de complejos habitacionales verticales en el marco del proyecto Distrito Creativo, el integrante de Caracol Urbano nos brindó su punto de vista:

“No da buena espina este proceso de gentrificación, Ciudad Creativa Digital se empezó a hacer en 2012, y en su folleto esto se presenta como una oportunidad, la cual no es; estaría bien si hicieran apartamentos accesibles, pero así no será, estos desarrollos inmobiliarios están pensados para personas con un nivel adquisitivo mucho más alto”.

El Colectivo Caracol Urbano es un espacio de acción vecinal contra el despojo urbano, en éste Héctor Eduardo Robledo aporta su conocimiento para trabajar de manera colectiva contra las consecuencias que ha traído la gentrificación de diversas zonas de la ciudad.

Los predios a la venta se ubican en los alrededores del Parque Morelos. (FOTO: CCD).

“Es una dinámica muy perversa”

Por su parte, el investigador del ITESO, Christian Grimaldo, señaló que procesos de gentrificación como éste lo que, principalmente, provocan es el desplazamiento de las personas hacia las periferias de la zona metropolitana, lo cual remarca la desigualdad social.

Esto lo ejemplifica de la siguiente manera:

“Imagina una persona que habita un apartamento en el Centro, a la hora de llevarse a cabo la gentrificación su renta aumenta y eso provoca que esta persona se desplace a vivir a zonas como Tlajomulco; esto causa un descontrol socioeconómico en su vida, pues esto lo orilla a dedicar mucho tiempo en su movilidad, lo cual también se traduce en más gasto de dinero”.

A esto, en palabras del experto, hay que sumarle el desbalance alimenticio que la gentrificación le provoca a la persona a quien debe dejar el barrio donde, quizá, creció o trabajó toda su vida:

“Un colega mío identificó que en la zona de Mezquitán había una fonda que vendía comida muy económica a la cual llegaban vecinos de ahí que pagaban, además, rentas muy económicas también, muchos de ellos, incluso, eran migrantes indígenas que se alojaban por ahí; entonces, ellos tenían acceso a una comida bien servida con un precio muy accesible, pero después empezaron todos los procesos de gentrificación en la calle de Mezquitán… y ya no tenían a donde ir a comer, de entrada, porque la fonda tuvo que cerrar porque ya le habían pedido su local…, y así fue cómo estas personas ya no tuvieron dónde comer y, al final, se terminaban alimentando en un Oxxo donde comían un hot-dog o un sándwich que les salía mucho más caro”.

Christian Grimaldo mencionó que la gentrificación también amenaza los procesos culturales de los barrios donde se van asentar las nuevas construcciones:

“Cuando hay algún evento cultural sin problema sales y lo disfrutas y te regresas caminando hacia a tu casa, pero dejará de pasar porque ahora para ir a esos eventos culturales deberás desplazarse una hora y media, lo cual será una limitante para acudir”.

Al igual que Héctor Eduardo Robledo, Christian Grimaldo también habló sobre las políticas que el gobierno ha implementado:

“En verdad yo no he visto ninguna política pública de parte del Estado para blindar a los habitantes del centro histórico de estos procesos de despojo; al contrario, es una cosa muy perversa la manera en que el dinero público se deposita en obras que se desarrollan cerca de donde empieza a ver desarrollos habitacionales privados, es una dinámica perversa; esto yo lo he notado mucho en los parques, hay parques que se rehabilitan de una manera muy altruista del gobierno, con este afán de atraer a las personas, pero si tú te fijas alrededor de cada parque que se rehabilita aparece una torre llena de departamentos con precios exorbitantes”.

Sobre el proyecto inmobiliario que se anunció llegará a la zona aledaña al parque Morelos, Christian Grimaldo mencionó:

“Ese ha sido un proyecto especulativo que lleva ya años, que no inicia con este gobierno si no con un gobierno panista, pero aún hay gente que sigue insistiendo en debatir si lo que pasa en el centro de Guadalajara es o no gentrificación; los expertos y un montón de urbanistas y arquitectos se mofan de que haya personas que digamos que hay un problema real y tangible, ya que hemos escuchado casos de vecinas y vecinos, y hemos visto cómo acosan con estas obras públicas y también hemos visto el descarado nivel de inversión pública alrededor de estos proyectos inmobiliarios (…) Los actores claves siguen diciendo que no es gentrificación porque este concepto es europeo y se respaldan en cosas absurdas que los hace hasta sonar clasistas”.

En el transcurso de la entrevista, Christian Grimaldo hizo énfasis en la disparidad de acciones que se toman en México y otros países sobre la gentrificación, pues mientras aquí se niegan sus efectos y consecuencias; en otros lados: “Si se toma el problema en serio, cuidando a las personas en general y no sólo apoyan a un sector social”.

-¿Y, entonces, qué podemos hacer al respecto?

“Se debe limitar ciertos tipos de construcciones, limitar el precio que tienen los nuevos apartamentos, legislar por la vida digna porque también lo que estamos viendo es la construcción de departamentos de una habitación o dos, súper pequeños… lo que no identificamos, a primera vista, es que esto también es una cuestión biopolítica, empieza a determinar que una sola estructura familiar debe vivir en el centro… pensamos que en esas casas no van a vivir niños, imagínate algunos niños viviendo en un departamento de una habitación y un baño, es inhumano, creo que el gobierno podría empezar a legislar en este sector, creo que es posible hacerlo”.

Para encontrar diversas explicaciones y soluciones a este problema de y a través de las y los vecinos que se ven afectados por la gentrificación del centro de Guadalajara, tanto Héctor Eduardo Robledo como Christian Grimaldo forman parte del Programa de Aplicación Profesional (PAP) – Co-laboratorio urbano: acción vecinal frente al despojo del ITESO, el cual es dirigido por Rocío Orozco del Colectivo Culturaula.

Este programa de incidencia educativa tiene como objetivos:

1) Investigar el proceso de gentrificación en cinco cuadrantes del Centro Histórico de Guadalajara.

2) Proponer espacios de formación y de colaboración para el diagnóstico de la gentrificación y el diseño de contra-proyectos vecinales.

3) Realizar productos de divulgación (textuales, audiovisuales y cartográficos) sobre la gentrificación en Guadalajara.

Con ello buscan incidir en la formación y concientización de las y los estudiantes sobre las duras consecuencias que trae la gentrificación del centro de Guadalajara.

Sobre los procesos de licitación para adquirir los cuatro predios en la zona aledaña al Parque Morelos, el Gobierno del Estado señaló que las propuestas técnico-económicas serán evaluadas por una comisión dictaminadora integrada por el sector público y privado; las bases se publicarían en las primeras semanas de marzo y el recurso que se recabe se destinará a la obra pública en el Distrito Creativo; sobre el apoyo social derivado de la gentrificación en la zona no se hizo mención alguna.

***

Si deseas conocer más del Co-laboratorio urbano: acción vecinal frente al despojo, aquí puedes hacerlo:

https://sites.google.com/view/co-laboratorio-urbano/página-principal

Comparte

Josué Ibarra
Estudiante de Estudios Políticos y Gobierno en la Universidad de Guadalajara, predicando el progreso y escribiendo realidades. Caminando con las raíces de mi pueblo y luciéndolas con honor. El periodismo, la democracia, la empatía y la justicia son la estructura del progreso.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer