Resignificar espacios: el «Parque de la Resistencia» en Medellín

#ParoNacionalColombia

El antiguo Parque de Los Deseos ha sido uno de los principales puntos de concentración de las movilizaciones en Medellín, no solo durante el actual Paro Nacional, sino en muchas de las movilizaciones de los últimos años. Así, el pasado 7 de mayo en ejercicios populares, se decidió renombrarlo como el Parque de la Resistencia.

Por Colombia Informa

“Fue más como una propuesta que se lanzó y luego, de forma colectiva, todos estuvieron de acuerdo en nombrarlo así”, expresó César Morales, estudiante de Licenciatura en Ciencias Sociales de la Universidad de Antioquia.

Por su parte, Diana Lucía Ochoa, docente e investigadora de la Universidad de Antioquia, manifestó que:

“renombrar un espacio como espacio de resistencia es una apuesta política muy interesante y es muy importante para la movilización social. Primero, es apropiarse de un espacio público de otra manera; y segundo, da cuenta de una resistencia, de una propuesta, de una militancia que permite configurar otras resistencias, otros puntos de encuentro, otros puntos de referencia”.

El 7 de mayo, como una de las acciones para renombrar el parque se hizo una toma artística y cultural en la que se terminó pintando en el piso el nuevo nombre, ubicado junto a la Universidad de Antioquia y al barrio Moravia, dos espacios históricos para la lucha y resistencia en Medellín.

Desde el 28 de abril, día que inició Paro Nacional, las demandas en los territorios continúan y se diversifican. Algunas de ellas son el retiro de la reforma a la salud, renta básica, vacunación masiva contra la Covid-19, no utilización de glifosato en territorios con siembras de coca, el desmonte del Esmad, reforma policial, no militarización de la protesta social, acceso y permanencia en la educación superior y la aparición con vida de todas las personas desaparecidas en el marco de las movilizaciones.

Durante estas jornadas que ya cumplen dos semanas, el trato militar a la protesta social y las reiteradas violaciones a los Derechos Humanos por parte del Estado y la Policía Nacional ya son conocidas a nivel internacional.

Uno de los lugares donde particularmente el Esmad ha arremetido con violencia desmedida es el actual Parque de la Resistencia en Medellín, tal como ocurrió el 5 de mayo, dos días antes de se renombrara este espacio.

El Proceso Social de Garantías para la labor de las y los defensores de derechos humanos en Antioquia, denunció que hasta el 12 de mayo tenían registro de 1.271 agresiones contra la protesta social en Antioquia (la mayoría de ellas en Medellín), 666 privaciones de la libertad; 104 torturas, tratos crueles y degradantes; 89 personas dadas por desaparecidas, 56 intentos de judicialización y 24 lesiones personales.

“Entonces el Parque de Los Deseos se convierte en el Parque de la Resistencia porque es justamente allí donde se encuentra ese grupo que va a resistir ante esta violencia coyuntural y estructural por la que estamos pasando”, manifestó César Morales, planteando que también este ha sido un lugar para la juntanza de diferentes sectores sociales.

Lea también: Relato de las noches: represión en Bogotá

“Las poblaciones indígenas han realizado sus actividades allí, y digamos que en el Parque se han dado diferentes procesos para preparar las jornadas de protesta. Un día antes de la movilización es el lugar de encuentro para hacer pancartas, pintar telas, y se viven otras prácticas de arte como el baile, el clown, la pintura, creación de estampados, publicidad. Entonces se convierte en el Parque de la Resistencia porque es el espacio de juntanza”, dijo Morales.

Además, se ha reconocido que este parque ha sido habitado por diferentes sectores sociales comúnmente excluidos en otros contextos de la ciudad por plantear diferentes formas de relacionarse y de ver el mundo, como los sectores LGBT, o grupos de punk que se han tomado el parque para socializar entre sí, simbolizando una tradicional lucha y resistencia en este sector.

Así, las resistencias en este parque se han dado principalmente desde su apropiación, pues “para la movilización social lo importante de renombrar estos espacios es también apropiarse de ellos, poner otro tipo de discusiones, volver -pensando un poco en los griegos- a ese espacio de lo público, y hablar de la polis, de la política, de la ciudad, de la construcción de ciudad desde esos espacios”, manifestó Ochoa.

En las actuales movilizaciones del Paro Nacional, se han propuesto todas las convocatorias con el nombre del Parque de la Resistencia, utilizando entre paréntesis el antiguo nombre del Parque de Los Deseos mientras se populariza e interioriza su nuevo nombre.

“También hay un conocimiento ahora de que es el Parque de la Resistencia justamente por todo lo que está pasando, porque la movilización ha tenido mucha fuerza, entonces también ya se empieza a naturalizar desde la misma movilización que el Parque de la Resistencia es el punto de encuentro”, indicó Morales.

Asimismo, Diana Lucía Ochoa sustenta que para que este proceso sea posible hay que nombrarlo cuantas veces sea necesario.

“Hay que ser rebeldes con el lenguaje, es nombrarlo Parque de la Resistencia, nombrarlo y volverlo a decir, quizás dar explicaciones como que es el que está cerca a la Universidad de Antioquia o donde está el Planetario; pero no volverlo a nombrar como Parque de Los Deseos, sacar ese nombre de nuestro lenguaje”.

***

Este texto se publicó originalmente en Colombia Informa:

https://www.colombiainforma.info/resignificar-espacios-el-parque-de-la-resistencia-en-medellin/

Comparte

ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer