Arroyo El Rosario: la resistencia vecinal para vivir en un medio ambiente sano

Medio Ambiente

Vecinos y organizaciones de Tonalá, luchan en contra del olvido institucional que ha convertido a los arroyos que pasan por sus colonias en sitios de contaminación. A la fecha, dos recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco respaldan su derecho a vivir en un medio ambiente sano, pero ninguna autoridad ha cumplido en su obligación de sanear los arroyos.

Al contrario, lo que han recibido las y los vecinos son amenazas y hostigamiento.

Por Josué Ibarra/ @josueibarrasala

Hace más de 40 años, el Río AzuL -anteriormente llamado Arroyo la Chancharra, ahora Arroyo El Rosario- y todos afluentes que lo alimentan eran sitios para la recreación, la pesca y una fuente de agua potable para la población de Tonalá; sin embargo, con el tiempo y el avance de la urbanización, su condición fue degradándose paulatinamente, esto debido a su contaminación con descargas de aguas residuales provenientes de fugas de la infraestructura de drenaje y alcantarillado, así como por las que provienen de viviendas en situación irregular.

Hoy, lamentablemente, es un foco de infecciones, enfermedades y malos olores, así lo han denunciado los vecinos organizados de las colonias colindantes con el Arroyo El Rosario en Tonalá, Jalisco, quienes además aseguran que también se ha convertido en un sitio inseguro.

La población, con la nostalgia de los tiempos en que los arroyos y manantiales eran sitios de disfrute de la comunidad y deseando que vuelvan a ser de este modo, comenzó a organizarse para exigir a las autoridades municipales que tomen cartas en el asunto.

Así lo ha exigido el Colectivo Tonalá que, en 2009, interpuso una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ), apelando el derecho que tienen a un medio ambiente sano.

Su lucha logró que se emitiera la Recomendación 328/09, lo que obligó a que el Ayuntamiento de Tonalá y el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), durante 6 años consecutivos, mantuvieran limpia el agua del Arroyo El Rosario, ubicado en la Colonia Loma Dorada; esto significaba que ya no hubiera ningún tipo de descarga de aguas de la red de drenaje del SIAPA.

Sin embargo, estas acciones que fueron marcadas como obligatorias por la CEDHJ, luego de ese tiempo, se han ido olvidando y, por consecuencia, la contaminación volvió al arroyo, pero no sólo eso, el Colectivo Tonalá asegura que la situación de ha agravado a partir de la instalación del Instituto de la Juventud de Tonalá, el cual se instaló en el área de manantiales, lo cual significó su taponamiento y, con ello, la reducción del arroyo de cinco pulgadas, a solo una.

Imagen actual del Arroyo El Rosario.
La lucha y la resistencia en torno al saneamiento del arroyo

En 2019, se interpuso una queja nuevamente ante la CEDHJ, ahora en conjunto con el Colectivo Defendamos el Cerro de la Reina y la Comunidad Indígena Nahua de Tonalá, logrando que se emitiera una nueva Recomendación, la 15/2019, dirigida a autoridades municipales, estatales y federales, para atender el problema del Río Azul a nivel de su cuenca; la medida incluyó: el saneamiento Del Río, la protección del Cerro de la Reina como parte de su cuenca y el reconocimiento de la Comunidad Indígena por parte de las instancias oficiales.

La comunidad de El Rosario, comenzó a gestionar el saneamiento del arroyo hace dos años, a través de la organización Alma Rosarense A.C., instancia que durante ese periodo realizó múltiples gestiones ante instancias municipales, estatales y federales; lamentablemente, no han obtenido, hasta el momento, respuesta alguna que favorezca su derecho humano a vivir en un ambiente sano.

Por otro lado, los habitantes de la colonia Educadores Jaliscienses han desarrollado una gestión para que el cauce que baja desde la Colonia El Pachaguiyo, hasta el Arroyo El Rosario; es decir, no se han mantenido quietos, pese a las negativas de atender el problema de parte del Ayuntamiento de Tonalá.

Otro ejemplo de lucha ocurre en la Colonia Santa Cruz de las Huertas, donde la Organización Foco Tonal, ha ejercicio cuidado, mantenimiento y limpieza de un manantial que circula hacia la avenida Patria y desemboca en el cauce conocido como Osorio.

Esta organización vecinal, conformada principalmente por familias de la zona, ha manifestado su deseo de tener nuevamente limpios los dos arroyos que atraviesan su colonia y que alimentan el Arroyo El Rosario. Quisieran que, como antes, el agua fuera nuevamente azul y cristalina.

Por su parte, el Colectivo Tonalá ha realizado, desde 2008 hasta la actualidad, actividades de reforestación y limpieza en la zona, lo cual ha permitido convertir los espacios públicos de la zona, donde atraviesa el arroyo, en lugares limpios y de recreación; lo que ha hecho que la población vuelva a acercarse a la zona.

La unión hace la fuerza

En este momento, las organizaciones y colectivos ciudadanos: Colecivo Tonalá, Alma Rosarense A.C., Comité Vecinal de la Colonia Educadores Jaliscienses y Foco Tonal, unieron sus esfuerzos, conformando una organización amplia en toda la cuenca del Río Azul-Arroyo el Rosario, para gestionar y realizar acciones en pro de la restauración y conservación de la cuenca.

El Colectivo “Alma Rosarense” presentó una queja debido a que diversas instancias han ignorado este problema; no obstante, la única dependencia que acepta ver el asunto de fondo ha sido la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). Sin embargo, es tiempo en que la instancia federal no logra programar un recorrido por el arroyo y aún no se sabe cuándo lo harán; por eso es que los vecinos y la organización civil Alma Rosarense han decidido interponer una queja más ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por la desatención de todas las autoridades a sus demandas.

La organización asegura que su queja está respaldada por más de 500 firmas de los vecinos de la Colonia de El Rosario en Tonalá.

En un estudio realizado por Juan Carlos Rivas López se señala que en cuanto a las condiciones ambientales del arroyo, la zona menos contaminada es la parte sur, en el nacimiento del río; sin embargo, también indica la manera en que “el sistema de alcantarillado sufre desperfectos como fugas o taponamientos, lo que provoca que el derrame aguas de negras al Arroyo El Rosario”.

En ese mismo estudio titulado: “Estrategias para la elaboración de un programa integral de recuperación sustentable del arroyo azul en Tonalá, Jalisco, para mejorar su habitabilidad” también se informa que:

“A partir del cruce con la avenida Río Nilo, el problema se incrementa, pues no sólo hay descargas domésticas que usan al cauce como sistema de desagüe, sino que en varios puntos hay descargas directas del sistema de drenaje principal, los tubos a cielo abierto están derramando el agua de desecho de todas las colonias aledañas por lo que el nivel de contaminación, olor y el color del agua se vuelven característicos de una alcantarilla de drenaje común”.

La percepción de la gente respecto a este problema, se ahonda en el el estudio de Juan Carlos Rivas López, es que el 98 % de las personas dicen que “la limpieza del agua del cauce es uno de los temas más importantes a resolver”; al menos así se ha dado a conocer mediante una encuesta realizada por las organizaciones que buscan sanear el arroyo.

Por tanto, los objetivos que persiguen los colectivos son claros:

  • Sanear la cuenca del Río Azul – Arroyo El Rosario de fuentes de contaminación, que afectan la calidad de vida de los pobladores de las colonias ubicadas en ella de manera permanente; con el fin de que la población goce de un medio ambiente sano.
  • Detener las descargas de aguas residuales, basura, animales muertos, escombros y otras sustancias contaminantes en los arroyos de la cuenca, con el fin de que dejen de ser focos de enfermedades e infecciones, y estos se conviertan en espacios de disfrute.
  • Disminuir las inundaciones en la cuenca, pues son causa de ingreso de agua contaminada a los arroyos por arrastre de sustancias nocivas encontradas en las calles; además de pérdidas económicas y hasta de mortalidad, en la población de todo el municipio y las personas que circulan por él.
  • Aumentar la capacidad de retención hídrica en la cuenca, a través de la conservación y restauración de la cuenca, con la finalidad de que los manantiales y arroyos tengan mayores ingresos de agua limpia.

Pero esto no planean hacerlo solos, pues saben que la obligación directa son de las autoridades municipales y estatales, tal y como ha quedado asentado en las dos recomendaciones de la CEDHJ, en las que se reconoce su derecho humano a vivir en un medio ambiente sano.

Amenazas y hostigamientos

La defensa de su derecho a vivir en un medio ambiente sano ha generado entre las organizaciones una situación de inseguridad que ya generó una agresión armada e intimidación en contra de Saúl Villafuerte del Colectivo Santa Cruz de las Huertas, lo cual ya fue denunciado penalmente ante las autoridades.

Así mismo y para no sufrir más represaliasen, la CEDHJ emitió ya medidas cautelares a favor del compañero Saúl Villafuerte y al Colectivo Foco Tonal de Santa Cruz de las Huertas, esto para resguardar su seguridad y detener la violación a sus derechos humanos.

Comparte

Josué Ibarra
Josué Ibarra
Estudiante de Estudios Políticos y Gobierno en la Universidad de Guadalajara, predicando el progreso y escribiendo realidades. Caminando con las raíces de mi pueblo y luciéndolas con honor. El periodismo, la democracia, la empatía y la justicia son la estructura del progreso.

3 COMENTARIOS

  1. Que tal Josue, soy Juan Carlos, quien realizó el estudio que se menciona, solo que el título es incorrecto, crees que podamos tener comunicación?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer