Menú

Cienegoscopio: ¿Qué es el Título Primordial y por qué es tan importante para Mezcala?

Cienegoscopio: ¿Qué es el Título Primordial y por qué es tan importante para Mezcala?

Foto: Mario Marlo/Zonadocs.mx

Por Alberto Montoya

La comunidad indígena coca de Mezcala situada en la Ribera del lago de Chapala, en lo que comprende al municipio de Poncitlán (aunque ellos mismos no se identifican como poncitlenses), conmemora entre el 4 y 5 de febrero el aniversario número 483 desde que se firmó su Título Primordial,documento que alberga una parte importante de la memoria histórica de la localidad. El objetivo: que jóvenes y adultos se involucren en la defensa del territorio.

 La celebración 

A través de una serie de actividades que incluyen campamentos, recorridos, fogatas, concursos, ponencias y leyendas, el Consejo de Vigilancia, la Comisión Comunal de Cultura y Tradiciones y el Colectivo Mezcala Coca, buscan propiciar la reflexión acerca del territorio.

Son seis sitios de la comunidad donde se realizarán los encuentros. El sábado 04 de febrero a partir de las cuatro de la tarde, habrá salidas desde la plaza principal hacia distintos lugares de la comunidad donde se levantarán campamentos. El domingo 05 las salidas serán hacia los limites acuáticos de la comunidad. 

Dice Rocío Moreno, quien es representante de la Asamblea de Comuneros de Mezcala, que si trazamos una línea imaginaria entre estos lugares, contendrán las 3,600 hectáreas que comprenden a la comunidad, reconocidos por la corona española por medio del Título Primordial hace más de cuatro siglos.

“Son puntos simbólicos para la comunidad; la isla, Thesphucayasheo, la Encinera, que es donde inicia el bosque, el Tepehuaje (…) la idea es que acampen los jóvenes y ahí en la noche se estén narrando las historias del Título Primordial, de la insurgencia, todas aquellas con las que uno ha crecido, y con las que se sabe y se defiende la tierra”.

El domingo por la noche, después de que regresen las antorchas, en la plaza principal, la comunidad hará una declaratoria sobre el territorio. La finalidad según los organizadores, es que los habitantes recuerden que esas tierras les fueron heredadas. “Si tenemos esas tierras, ese bosque, esa laguna, la isla, es por una herencia, es por luchas del pasado”, precisa Rocío en entrevista telefónica.

¿Por qué es tan importante para Mezcala el Título Primordial?

A través de este documento que data de hace 483 años, se reconoce por parte de la Corona española, el derecho inmemorial y legítimo de los habitantes naturales a sus tierras. En él, se indican también los límites territoriales de la comunidad. 

La antropóloga Yukitaka Inoue, en su estudio sobre los títulos primordiales para los pueblos coloniales y actuales, dice que “se trataba de una política de la Corona que intentaba la regularización de la posesión de tierras”, y agrega que “aunque los pueblos indígenas no fueron considerados objetos directos de esta política, como resultado de ella tuvieron la necesidad de probar su legitimidad sobre las tierras”. Mezcala firmó su Título Primordial en 1534. Cinco años después, en 1539, fue reconocido por la corona española. 

“Al llegar los españoles, ellos buscaban escrituras, papeles que dieran constancia de que ellos tenían determinada área (…) no hubo de otra más que los pueblos, en respuesta de resistencia por esa petición de la Corona española, realizaron esos documentos, ahí viene toda la palabra, la cosmovisión de los pueblos, porque lo que estuviera descrito en ese documento era lo que ellos iban a pelear ante la Corona española como su territorio”, explica Rocío, quien también es maestra en Historia.

Además de los límites territoriales, especifica algunos rituales que se practicaban en el territorio, descripciones sobre fauna y flora, y en resumen, todo lo que entonces se podía observar en Mezcala. “Mientras más conocimiento tengan nuestros jóvenes y la comunidad, mayor será la fuerza para conservarlo y defenderlo”. 

Foto: Mario Marlo/Zonadocs.mx

Defender el territorio ¿De qué?

Son muchas las amenazas actuales que enfrentan los pueblos originarios de la Ribera del lago. El modelo de desarrollo neoliberal atenta desde diversos frentes contra su forma de vida y su cultura ancestral. La conservación del territorio es fundamental para la supervivencia de sus usos y costumbres.

Desde hace 15 años, los comuneros de Mezcala libran una batalla legal en contra del empresario tapatío Guillermo Moreno Ibarra, a quien se refieren como “el invasor”. A través de un prestanombres, Moreno Ibarra tomó posesión en 1999 de más de diez hectáreas del cerro El Pandillo. Erigió una gran casa con vista al lago donde había una zona boscosa, y puso hombres armados a cuidarla. Los ejidatarios interpusieron una demanda ante el Tribunal Agrario, que hasta hace apenas tres años, en 2014, dictó una sentencia favorable para la comunidad.

En 2011 el empresario desvió el curso de un río para una represa, por lo que comuneros tomaron la decisión de desmontar los paneles que alimentaban la bomba para desviar el cauce. El empresario interpuso entonces una demanda que condenó en 2015 a diez comuneros a penas de entre dos y tres años de prisión por delitos como “robo calificado” y “daño a las cosas”. Los abogados del Centro de Justicia para La Paz y el Desarrollo consiguieron apelar la sentencia después del fallo a favor de la comunidad concedido por el Tribunal Agrario en relación a la invasión de tierras. Apenas el año pasado, en 2016, los comuneros fueron absueltos tras casi cinco años de un juicio plagado de irregularidades.

Y no es una situación particular, sino un ataque sistemático. Al menos así lo comprenden los comuneros. “A través de dádivas, de limosnas este hombre (Guillermo Moreno) ha inyectado fragmentación, porque sabe que hace falta el trabajo y el dinero en la comunidad (…) él está luchando para que la comunidad desista y entren los programas gubernamentales para privatizar la tierra, atrás de él hay muchísima gente que tiene esa misma finalidad”, comenta Rocío Moreno sobre el caso. Y va más allá, a la idea del desarrollo promovida desde la visión occidental. 

“Si tú vienes desde Jocotepec, Ajijic, San Juan Cosalá, Chapala, incluso nuestros vecinos en San Juan Tecomatlán, San Nicolás, Santa Cruz, todos estos pueblos ya están invadidos por fraccionamientos en sus cerros, si vienes de Chapala hacia Mezcala, en Mezcala empiezan los cerros”.

Asegura la representante de la comunidad, que estas manifestaciones de un progreso que no ven, representan hoy por hoy la mayor amenaza para Mezcala. “¿Qué es lo que queremos, tener trabajos de miseria o ser dueños de nuestras tierras?”, cuestiona haciendo alusión a las zonas “desarrolladas” de la Ribera del lago.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *