Menú

Carta del escultor Alfredo López Casanova a Enrique Alfaro

Carta del escultor Alfredo López Casanova a Enrique Alfaro

Por Alfredo López Casanova, escultor y activista.

¿Descoordinación o prudencia? 

El día martes 19 de marzo se cumplió un año de la desaparición de Marco, Daniel y Salomón, estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV). En el contexto para exigirle a las autoridades su presentación con vida así como de más de 7 mil desaparecidas y desaparecidos, invité a Victoria García, madre de Daniel, y a Sofía Ávalos, madre de Marco para destapar mensajes ocultos en la escultura de Fray Antonio Alcalde de mi autoría, ubicada en la Rotonda de las y los Jaliscienses ilustres. El contenido insiste en la exigen de presentación con vida, de los tres jóvenes, pero también  de 6 mil 503 desaparecidas y desaparecidos.

Después de que terminamos la acción, un oficial se acercó  para decirme que estaba “retenido” y que no podía retirarme, así frente a una docena de trabajadores de medios de comunicación pasó casi una hora. Al preguntarle bajo qué cargo o delito, el oficial no supo que contestarme. 

Al día siguiente, un asesor del Gobernador de quien me reservo su nombre, me contó que éste estaba furioso, pues decía que yo mentía y que le hacía responsable de hechos de otra administración y no del suyo. La orden de Alfaro al municipio fue de detenerme, pero dejaron pasar un poco de tiempo para hacer “cálculos de riesgo político y mediático” así, textualmente.  Los asesores  del gobernador  a quien no se le conoce prudencia alguna, le aconsejaron darle la vuelta a la tortilla por tratarse de un caso delicado, mostrarse como tolerante y deslindarse de las acusaciones falsas del escultor. Esas fueron sus razonamientos, según me cuentan, y así se mostraron ante la prensa tanto el Sr. Alfaro y el munícipe: no atacando, no amenazando, sino que incluso, queriendo simpatizar con la acción para detener las denuncias en su contra.

Dejando de lado el tono rabioso y amenazante del  presbítero Tomás de Híjar en su columna de hoy en el Diario Milenio, se nota que el Gobernador y el Presidente Municipal no leyeron, o no les dieron a leer mi comunicado el día 19 de marzo, de la cual extraeré el quinto párrafo: “En Jalisco, las autoridades no han hecho casi nada para solucionar la inseguridad que vive el estado. No se han detenido las desapariciones forzadas de personas, sino que el terror por ser desaparecida o desaparecido crece ante la inacción, complicidad o desdén de las autoridades. No estoy  hablando de las pasadas autoridades estatales, las cuales por supuesto que también son responsables, estoy hablando con claridad de la responsabilidad  del dizque gobierno que quiere “Refundar” al  Estado. Al señor gobernador que fue también presidente municipal de Tlajomulco y  Guadalajara ¿se le olvida que, en sus pasadas administraciones la violencia y el narcotrafico creció en los territorios administrados por él?

De cuando tomó posesión de gobernador a la fecha, hay más de 500 personas desaparecidas. Por tanto él y su partido naranja  que gobierna la mayoría del estado son los responsables de la pesadilla y el terror que está viviendo el estado que  mal gobierna. 

Dice compartir mi indignación mostrada en la acción de la escultura de Fray Antonio Alcalde, pero en realidad no ha hecho absolutamente nada para presentar un sólo desaparecido o desaparecida, ya no digamos  detener los feminicidios en Jalisco que parece no importarle.

El discurso del nuevo gobierno habla de una “Cultura de Paz” de una manera tramposa, pues no se puede hablar de paz en un estado de guerra permanente contra la población. Lo que urge, es hablar de una cultura de la justicia y castigo a los responsables para tener garantías de no repetición, la tan anhelada paz, vendrá por añadidura. 

La acción de memoria realizada el pasado 19 de marzo, fue una acción nacida de la impotencia y la rabia. Fray Antonio Alcalde desde hoy les cuestionará a ustedes su desdén, su indiferencia e irresponsabilidad por no hacer frente a la grave crisis de los derechos humanos (para mi es terrorismo de estado) por el que pasa Jalisco.

A la sociedad Fray Antonio Alcalde, nos cuestionará nuestra incapacidad para organizarnos y falta de solidaridad  para caminar con las familias que buscan a los suyos que debemos hacer nuestros para que acabe esta pesadilla. 

Porque vivos y vivas se las llevaron, vivas y vivos los queremos.

Pd: Si tienen una orden de “retención o detención” apúrenle, pues tengo que irme de vacaciones.  

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *