Menú

Se solicita personal

Se solicita personal

Entre la reiterada captación de personal en las tiendas de conveniencia o supermercados, y la promesa fallida de gobernadores a los jóvenes de Jalisco de generar empleos de calidad; en el panorama la única opción de hacerse de recursos para quienes no tienen experiencia y ni currículum, es dedicar medios turnos y muchas horas extra a cobrar en caja, acomodar servicio de café, repetir las promociones de chocolates y no olvidarse de ofertar saldo para el celular. Los jóvenes de Jalisco en apariencia sí trabajan, aunque eso represente renunciar a una expectativa de vida o aceptar que pasar de un empleo temporal a otro, será la única forma de procurar una estabilidad económica.

Por Adrián Carrera Ahumada

—Me gustaría tener alguna carrera, seguir estudiando. La próxima semana empiezo a estudiar inglés.

—¿Con lo que sacas de aquí vas a pagar tus clases?

—Una parte sí. Otra me apoyan unos tíos.

Se llama Juan Carlos, tiene 24 años y es auxiliar de caja y piso en un Oxxo. Vive en La Venta del Astillero, Zapopan, a unos 15 kilómetros de la sucursal en la que trabaja ocho horas diarias, seis días a la semana. Gana cuatro mil 800 pesos mensuales. El costo de la canasta básica en la Zona Metropolitana de Guadalajara es de 11 mil 137 pesos.

Juan Carlos es uno de los dos millones 545 mil 310 jóvenes de Jalisco, mismos que representan el 31% de la población total. También pertenece al 48.8% de la población juvenil económicamente activa. Lo anterior de acuerdo con datos presentados por el Instituto de Información Geográfica y Estadística de Jalisco y contando como joven a toda persona entre 12 y 29 años de edad.

Le apasiona leer, sonríe al decirlo, sonríe buena parte de la conversación. También le gusta hacer ejercicio. Entró a Oxxo hace poco más de un año. Antes trabajaba en el snack de una escuela. Valora el trabajo en equipo y sí, lo dice claro: «No quiero dejar estancados mis estudios».

**

«Estableceremos los acuerdos (…) con los que el gobierno, las universidades y la iniciativa privada podremos colaborar (…) para brindar mayores oportunidades a jóvenes y emprendedores. Forjaremos una economía basada en el impulso del conocimiento y en el avance tecnológico (…) fomentaremos la inversión de particulares, la apertura de negocios y la generación de más y mejores empleos», fueron palabras pronunciadas por el ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, en su primer discurso al iniciar su mandato el 1 de marzo de 2013.

En el anterior sexenio gobernado por el PRI, se presumió haber generado 356 mil 736 empleos formales entre marzo de 2013 y diciembre de 2017 asegurando que “hace falta mejorar los salarios.”

Pero no se trata solo de los salarios, también se trata de bajas prestaciones y de trabajos temporales; también se trata de precariedad laboral. Así lo señala Hugo Mendoza, encargado del área de procesos educativos del Centro de Reflexión y Acción Laboral: «Hay muchos empleos, pero son precarios. Eso no se menciona en el discurso del gobierno».

La rotación laboral consiste en el cambio de personal de manera constante: un empleado trabaja en la misma empresa por tres, seis meses o incluso un año, pero no mucho más; luego se va y llega otro en su lugar. En CEREAL han documentado el crecimiento de este fenómeno y cómo los jóvenes son el grupo más propenso a ello. Mendoza explica: «Hay una tasa de incremento de empleos porque esta rotación ocasiona que las agencias sigan contratando, y lo hacen para evitar pagar antigüedad y prestaciones o porque los trabajadores buscan alternativas y les duran muy poco. Por la edad, las agencias ven a los jóvenes como mayormente recontratables».

***

«Estaba yo en la carrera pero no la terminé. Se quedó trunca. Estaba en licenciatura en Historia, pero no aquí, no estaba estudiando acá. Yo soy de Chiapas», cuenta Gerardo, de 26 años, y quien llegó a Jalisco a inicios de 2018.

Al llegar acá trabajó un mes en Jabil, industria donde se producen electrónicos para fungir como operario de producción. Luego se cambió a Pesa, una fábrica de costales, también en el área de producción, ahí duró solo un mes. Luego entró a Oxxo, donde lleva casi seis meses y ya es encargado de tienda en una sucursal cercana al Parque Metropolitano. Dice recibir seguro y fondo de ahorro.

Vive en la colonia Constitución. Para llegar a su trabajo toma dos camiones y tarda una hora. Entra a las nueve de la mañana y sale a las nueve de la noche. Así lo platica él: «Si quieres hacer horas extra pues te conviene, así como ahorita que somos dos en la sucursal, pues hacemos horas extra. La paga ahorita sí está bien. Estoy ganando dos mil 200 a la semana, con las horas extra que hago. Depende también el movimiento de la tienda. Si se vende bien, pues también te llegan bonos de ventas». Su jornada laboral más el tiempo de traslado suman 14 horas diarias.

En su tiempo libre le gusta estar con la familia o, de vez en cuando, jugar futbol.

****

El tener un salario bajo propicia que, al ofrecerles tiempo extra, los trabajadores o trabajadoras acepten, indica Hugo Mendoza, quien además señala que el salario «estándar» en Jalisco es de 140 pesos diarios —980 semanales, 3 mil 920 mensuales—; el salario mínimo en México es de 89 pesos.

«Al ofrecerles tiempo extra se ocasiona que estén más tiempo a disposición de la empresa para generar un salario que les alcance. Esto hace que la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras baje porque están más tiempo enfocados al trabajo y menos a su persona y familia. Nosotros le decimos una nueva forma de esclavizar porque, al no pagarles lo suficiente, de manera indirecta los estás obligando a trabajar más», denuncia el integrante de CEREAL

Mendoza advierte que otra forma «de esclavizar o explotar» es mediante el discurso del crecimiento al interior de la empresa y el establecimiento de metas u objetivos cada vez más difíciles de alcanzar: «La mayoría de los trabajadores se esfuerza por conseguir esa meta sin pensar en su salud».

*****

Lejos de la «economía basada en el impulso del conocimiento y el avance tecnológico» de la que habló el gobernador, la proliferación de tiendas de conveniencia —Oxxo, 7 Eleven, Farmacias Guadalajara…— corresponde al enriquecimiento de pocos y la precarización laboral de muchos en el sector comercial.

Oxxo, la principal cadena de este tipo de establecimientos en México, pertenece a Fomento Económico Mexicano (FEMSA), multinacional regiomontana con participación en comercio, restaurantes y bebidas (es la embotelladora de Coca-Cola en la región). De acuerdo con reportes de FEMSA, Oxxo tiene 16 mil 500 tiendas y es el tercer minorista con más ingresos en el país. El año pasado abrieron mil 301 tiendas: una nueva cada siete horas. Ya se han expandido a Sudamérica. Cada tienda emplea, dependiendo del tamaño y la ubicación, de tres a seis personas. En 2018 celebraron 40 años de fundación.

De acuerdo con distintos testimonios de encargados y comisionistas, las tiendas Oxxo son gestionadas por un administrador comisionista o directamente por «cuadrillas» de la empresa. Cuando son administradas por un comisionista, este prefiere emplear a familia o personas de confianza, mientras que cuando lo son por una cuadrilla se presenta mayor rotación laboral (máximo dos años de permanencia) y contratación de jóvenes. Se vuelve una opción laboral para muchas personas.

La Coparmex capítulo Jalisco, anunció su prospectiva para el cierre de 2018. En promedio, 13 mil empleos tipo son los que genera Oxxo por mes; aunque en diciembre circula mayor cantidad de dinero que en el resto del año, también, se sabe que históricamente es el mes con mayor anulación de oferta laboral. Menos 16 mil empleos de salario mínimo se extinguirán.

Para jóvenes como Juan Carlos y Gerardo la promesa que les hizo el ex gobernador, Sandoval Díaz, fue parte de un discurso y nada más. Ni las becas, la innovación o el bienestar llegaron a su vida: el día a día es la precariedad y la única certeza es que mañana toca ponerse el uniforme y chambear de nuevo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *