Menú

Sincretismo en el festejo del 3 de mayo en la comunidad indígena de Mezcala

Sincretismo en el festejo del 3 de mayo en la comunidad indígena de Mezcala

Texto y fotos: Manuel Jacobo / @manejacobo

Mezcala, Jalisco.- Pese que la fiesta que se realiza en la comunidad indígena coca de Mezcala es de origen ancestral; actualmente es una fiesta sincrética, por tal motivo mantiene simbología prehispánica así como católica.

Entre los rituales para pedir buen temporal de lluvias que más se recuerdan dentro de la comunidad de Mezcala está el rito a La Nola (sitio sagrado que traducido del coca al español significa “La Anciana” o como le dicen los locales “La Vieja”). Este ritual es de origen ancestral y se realiza en los cerros de la comunidad (aunque la iglesia ha tratado de desaparecer históricamente).

La segunda fiesta que más se recuerda es la fiesta del 3 de mayo que en la comunidad de Mezcala festeja en tres momentos: el 3 de mayo (en siete de sus nueve barrios que integran la población); el 5 de mayo (en los barrios de Cantería y Ojo de Agua); y el 15 de mayo (Día de San Isidro Labrador, todas estas festividades ligadas al inicia de la temporada de siembra, preparación de tierra y petición de un buen temporal.

Actualmente, la fiesta del 3 de mayo comienza desde nueve días antes con la preparación del lugar donde se colocará La Capilla, ahí se dan cita unas rezadoras y el carguero llamado Copalero. El día 2 de mayo se colocan Las capillas como tal donde las mujeres sacan sus bordados y comienza la preparación y se realiza una velada.

Al día siguiente, la gente cuida de su capilla hasta que se llega el momento de llevar la Santa Cruz a la iglesia de la comunidad (uno de los logros de la iglesia aparte de introducir su simbología y agregar algunos bailes a las danzas) a las 12 del mediodía.

Aunque actualmente existen más de 25 capillas en la comunidad, originalmente eran solo algunas cruces distribuidas en la comunidad que fueron colocadas de forma estratégica para que la gente se saturara.

Las capillas más antiguas las podemos encontrar en los barrios de Zalatita, San Pedro y Azaleas; la más antigua es la del finado Juan Ramos, quien ahora está a cargo es la señora Secundina Jacobo Cruz.

La segunda capilla es conocida como “La Puerta”, la encargada es la señora Julia Contreras, madre del luchador Ringo Mendoza; así la lista continua: Mundo Aquino, Ignacio Paredes, finado Juan Claro, Julián Moreno, Alfredo Contreras, finado Juan Pérez, Mario Cruz, Gerónimo de los Santos y el finado Luciano Ramos.

Al salir de la iglesia, las cruces son llevadas hasta su capilla acompañada por su Mayordomo, un grupo musical y en su camino se tiran cuetes. El olor a copal los recibe junto a la multitud que las acompaña en procesión durante el camino.

Como es costumbre, la mayoría de personas siguen a una de las cruces más antiguas hasta el lugar llamado “La Puerta”, ahí esperan un momento para que las danzas comiencen a aparecer.

En 2019 participaron 9 cuadrillas (así se le nombra al grupo de danzantes), de las cuales cinco son originarias de la comunidad y el resto fueron introducidas y adaptadas a la tradición local.

El colorido de la cuadrilla de huehuenches hace recordar la importancia de las danzas ancestrales. Ellas preservan trazas (música y baile) antiguas como son “La Flecha”, “La peinadita” o “La Punteadita”, en esas trazas se veneran o hacen reverencia a los recursos naturales.

Pero también tienen tiene trazas que se introdujeron y que hacen reverencia a la Santa Cruz como son las trazas de: La Cruz y Buscando La Cruz. En la primera se forma una cruz mediante un baile y en la segunda se simboliza la búsqueda de la cruz la cual es encontrada y se festeja su encuentro. Estas dos trazas también la baila la danza de Tlahualiles.

En 2019 participaron dos cuadrillas, siendo la más antigua la que organiza la familia del señor Melitón Rojas, quien murió el 7 de marzo del 2018. La segunda cuadrilla es del Barrio de Cantería (quienes antes eran conocidos por tener los mejores danzantes de huehuenches) y surgió el año pasado.

Los Tlahualiles es una de las danzas antiguas que ha perdido su vestimenta pero que preserva sus trazas ancestrales como lo son; EL Bombito, El Medio Bombito, La Ola, Los Capitanes, Los Negros y otras más. Las dos cuadrilas más antiguas se preservan en los Barrios de Zalatita y Azaleas, pero son las que no resguardan la vestimenta.

Desde hace por lo menos tres años, jóvenes de Barrio de Cantería ha decidido rescatar la danza con su vestimenta tradicional y con su músico tradicional, lo que ha permitido nuevamente ver la danza tradicional como tal.

Pese que se ha dejado de bailar (aunque todavía existen personas que saben los bailes) es la danza de mujeres conocida como Las Mecas, se han introducido danzas como son la danza de Los viejitos (danza michoacana) y la danza Del Torito que este año participó.

Una vez que las danzas participan, en las capillas se esperan un momento a que lleguen los nuevos Mayordomos y cargueros que recibirán su encomienda para que le próximo año se pueda realizar la fiesta.

Los cuetes y las dianas de los músicos marcan la entrega de los cargos, por lo que la música da inicio en algunas de las capillas. Y se empieza a repartir la comida y bebida a todos los asistentes.

Ya por la tarde las más de 25 capillas encienden sus toritos, sus castillos y se hace baile en casi todas las capillas colocadas. Con ellos finaliza la fiesta el 3 de mayo, pero continúa el Día Cinco de Mayo y el 15 de mayo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *