Menú

¿Empezar o reconstruir? AMLO invoca el megaproyecto más ilegal en Jalisco

¿Empezar o reconstruir? AMLO invoca el megaproyecto más ilegal en Jalisco
En su informe a un año de haber ganado las elecciones como presidente y en plena plancha del Zócalo en la capital del país, Andrés Manuel López Obrador invocó uno de los megaproyectos transexenales más controversiales de los últimos tiempos: la presa El Zapotillo.
Jade Ramírez / @jadercv

“También se terminará el tren ligero de Guadalajara este año y se continuará construyendo, se va a terminar, el Tren Toluca-Cd de México, y están en proceso de reconstrucción o por iniciar las presas Pilares en Sonora; La Picachos y Santa María en Sinaloa; la Libertad en Nuevo León; Chihuero en Michoacán y Zapotillo en Jalisco, entre otras”, leyó López Obrador sin profundizar en las dimensiones y alcances de las palabras que pronunció en su discurso emitido en el Zócalo de la Ciudad de México.

Las declaraciones del presidente de la República se da en medio de los anuncios poco claros del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, sobre un supuesto “acuerdo”’de aprovechamiento de aguas entre los estados que comparten el caudal irregular del Río Verde: 74% será para Jalisco, y el 24% para Guanajuato.

El Comité Salvemos Temacapulin, Acasico y Palmarejo ha sostenido dos reuniones de tres con el gobierno federal, explicó a ZonaDocs Guadalupe Espinoza uno de los dos abogados que llevan la estrategia legal de los pueblos alteños, y a quien le sorprende el anuncio presidencial porque la política de AMLO se sustentaría en el “Diálogo con los pueblos”.

Para concretar los porcentajes acordados entre los gobernadores de Jalisco y Guanajuato, esto es lo que tendría que pasar:

Desistirse el Congreso de Jalisco ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la controversia constitucional 116/2018.

Aprobar el legislativo de Jalisco el nuevo acuerdo planteado por el gobernador Enrique Alfaro.

Presentar la Medición de Impacto Ambiental (MIA) para un proyecto de la cortina de la presa a 105 metros de altura.

Aprobarse el cambio de uso de suelo en el Cabildo de Cañadas de Obregón.

Resolverse los amparos y suspensiones definitivas sobre la construcción del megaproyecto y el uso de vía federal para construir el acueducto Zapotillo-León.

Principalmente, contar con la aprobación de los afectados ambientales, los ganaderos abiertamente en contra del trasvase.

Sin embargo, en el juego de posturas se suma la reciente visita de Manuel Romo Muñoz, fundador de la empresa PROAN y líder productora avícola en la región de Los Altos de Jalisco, al presidente Andrés Manuel López Obrador, según la fotografía que se difundió como testimonio de su encuentro con empresarios jaliscienses.
Reconstruir la presa Zapotillo o terminarla a 105 metros de altura no es lo mismo, por lo que para los defensores de los pueblos afectados, académicos y técnicos que han revisado el proyecto a fondo, resulta inadmisible que gobernantes continúen reviviendo una obra impugnada, costosa y obsoleta y que lleva seis años detenida y sin funcionamiento; una obra que de origen no es una alternativa sustentable de gestión del agua ni para Jalisco ni para Guanajuato.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Únete a nuestra “Campaña de Donación”.

¡Tu apoyo será fundamental!

#ZonaDocsFIL cobertura en Steller

Tweets recientes