Familiares de desaparecidos demandan ser escuchados en la armonización de la Ley Estatal de Desaparición

A dos años y seis días de que se venciera el plazo para armonizar la Ley General de Desaparición con la legislación de Jalisco, y ante la falta de movilización por parte las autoridades estatales, este domingo diversos colectivos jaliscienses de familiares de desaparecidos participaron en mesas de trabajo para exigir la búsqueda eficaz de sus seres queridos.

Entre las peticiones se incluye: el enfoque de búsqueda de personas en campo; la atención a niños y niñas con padres desaparecidos; la rendición de cuentas de las autoridades que buscan; el acceso a bases de datos entre instituciones gubernamentales, y la atención en apego a sus derechos como víctimas.

Itzel Ximena Torres / @ximena_tra. / Textos y fotografías

El trabajo en campo de la Comisión Estatal de Búsqueda, la atención adecuadas para las víctimas y el correcto trabajo forense fueron los tres temas principales que se discutieron en las mesas de trabajo, en las que integrantes de los colectivos Por Amor a Ellxs, Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (FUNDEJ), Hasta Encontralxs y otros familiares provenientes de diferentes municipios de Jalisco, expresaron las deficiencias del sistema estatal de búsqueda de desaparecidos a través de las experiencias que han vivido.

Dichas actividades se llevaron a cabo este domingo 21 de junio, durante el Foro–Taller La visión de las familias en torno a la armonización en Jalisco de la Ley General de Desaparición, el cual se realizó con el fin de exigir al Gobierno de Jalisco que incorpore las peticiones de familiares y colectivos a la iniciativa de la Ley Estatal de Desaparición, legislación que debió haber sido aprobada el 15 de julio del 2018.

De acuerdo con el artículo transitorio noveno de la primera emisión de la Ley General de Desaparición, las legislaciones estatales debían emitir y armonizar la ley dentro de los 180 días después de su entrada en vigor, el 17 de noviembre del 2017. Hasta hoy han pasado dos años y seis días desde ese plazo venció y las autoridades en Jalisco se muestran inactivas al respecto.

“Estas mesas de trabajo son importantes porque el tiempo que yo tengo buscando a mi hijo, en Fiscalía no han hecho mucho. Lo que yo pido para la Ley Estatal de Desaparecidos es que se enfoquen en la búsqueda de campo y que en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (Semefo) hagan las confrontas de todos los cuerpos que tienen sin identificar”.

Los asistentes del Foro–Taller, se dividieron en cinco mesas de trabajo para discutir y reflexionar sobre el proceso que han llevado desde que sus familiares fueron desaparecidos; la escucha de sus exigencias y la sistematización de sus experiencias sería la materia prima para que los colectivos presenten una serie de propuestas que deberán incorporarse a la iniciativa de Ley que debe elaborarse en el Congreso Local..

Algunas de las múltiples dificultades que los familiares señalaron fueron: 1) la falta de empatía y criminalización de sus desaparecidos por parte de las autoridades, ya que al denunciar su ausencia están acostumbrados a escuchar: “se los llevaron porque andaban con la delincuencia”; 2) las dificultades económicas que enfrenta por su constante movilización a través Jalisco para buscar a sus familiares; y, 3) las represalias en sus lugares de trabajo por su ausencia constante durante sus labores de búsqueda.

Desaparecer en San Miguel El Alto

Lorena Avilés Escotillo es originaria de San Miguel el Alto; ella está en búsqueda de sus dos hijos Cristian y Gilberto Vázquez Avilés, desaparecidos en junio y octubre del 2017 respectivamente. Cuando Cristian fue desaparecido, ella recibió un mensaje por Facebook de una mujer que le pedía 10 mil pesos para regresarle a su hijo. Lorena accedió, entregó 5 mil pesos y pidió que le regresaran a Cristian antes de dar el dinero restante.

Sin embargo, la mujer que conoció en Facebook le informó que a su hijo lo tenían en un cerro y que en el camino de regreso la camioneta en la que él viajaba se había accidentó, por lo que necesitaba que Lorena le entregara los 5 mil pesos faltantes para reparar el transporte.

“Entregué lo que faltaba del dinero que me prestaron mis hermanos, mis patronas y otros conocidos. Me citaron una noche en un crucero de allá en San Miguel el Alto y me dijeron que me fuera vestida de negro. Fui y estuve esperando toda la noche, pero nunca llegó nadie. Cuando desapareció mi otro hijo, Gilberto, prometí que si me pedían dinero, no iba a dar nada”.

Ella junto con otros familiares de desaparecidos provenientes de diferentes partes de Jalisco como El Salto, Lagos de Moreno, San Juan de los Lagos y San Miguel el Alto, aseguran que hay quienes al conocer la situación “se aprovechan de su dolor”. Además, señalan que en donde viven la mayoría de las personas se conocen y saben quiénes se llevan a sus seres queridos, pero no lo denuncian por miedo a las represalias, incluso, estas mismas consecuencias ya las han padecido los mismos familiares en sus procesos de búsqueda.

El hijo de Silvia Castañeda Franco, Bryan Manuel González Castañeda, fue desaparecido el 26 de octubre del 2018 en San Miguel El Alto. Después de él, en la búsqueda de Bryan se llevaron también a Fernando Álcala González y José Manuel González González, hermano y esposo de Silvia: “Vivimos con miedo preguntándonos ¿quién sigue?”.

#SinLasFamiliasNo: las necesidades que deben estar contempladas en la Ley Estatal de Desaparición

Con respecto al trabajo de la Comisión Estatal de Búsqueda; la atención a víctimas y el trabajo forense, algunas de las fallas que los colectivos y familiares reportan son: el desconocimiento de las funciones de la Comisión Estatal de Búsqueda y su ausencia de búsqueda en campo; el nulo acceso de las instituciones a las bases de datos de otros organismos gubernamentales; y la falta de continuidad que le dan a los casos, pues en cada visita a Fiscalía o Semefo, los familiares se ven obligados explicar su situación desde el inicio como si fuese la primera vez que se hubieran presentado en dichas estancias.

Con esa información, se llegaron a las peticiones que los familiares de desaparecidos realizaron al Gobierno de Jalisco para que se incorporen en la iniciativa de la Ley Estatal de Desaparición:

Rendición de cuentas de las autoridades que buscan a los desaparecidos y quienes investigan a los responsables de cometer este delito

Vinculación entre autoridades (Comisión de Búsqueda, Fiscalía Especializada, Fiscalía General, Instituto de Ciencias Forense y Comisión de Atención a Víctimas);

Que existan convenios de colaboración eficaces y reales para la búsqueda inmediata de las personas desaparecidas;

Que haya más atención integral a niños y niñas hijos de personas desaparecidas;

Un presupuesto que abarque la magnitud de la tragedia; así como control del gasto y transparencia;

Que las competencias de las instituciones estén enfocadas en la investigación, búsqueda y procuración de justicia;

Fortalecer a las instituciones locales de búsqueda porque éstas operan con poco personal y presupuesto; y

Transparentar toda la información para la búsqueda forense cuando se hallan nuevas fosas o cuerpos de personas.

Además, en el Foro–Taller, se realizó un análisis de la situación en materia de desaparición a nivel nacional y estatal; así fue como se llegó al tema de la actualización del Sistema de Información de Víctimas de Desaparición (SISOVID).

Después de tardar casi cuatro meses en actualizarse, cuando lo hizo, el SISOVID “desapareció” de la estadística oficial de 7 mil 504 personas desaparecidas en Jalisco, a 5 mil 572 personas, al cambiar su reconocimiento de “desaparecidas” a “no localizadas”, esto por la supuesta falta de pruebas de ser víctimas de un delito. Ahora, según las cifras oficiales, en la entidad hay tan sólo mil 752 desaparecidos y de ser Jalisco en tercer lugar nacional con más desaparecidos pasó a ser uno de los últimos.

“Con este trabajo queremos hacer una sistematización, localizando los puntos más importantes sobre los temas de los que hoy se hablaron. Entonces el objetivo es que eso sirva como insumo para el trabajo legislativo que realicen las autoridades”, señala Alberto López, integrante de la organización Tómala, que junto Delibera A.C. y la Escuela Mexicana de Participación Ciudadana, tomaron el papel de facilitadores para llevar a cabo el Foro–Taller.

Bajo la consigna #SinLasFamiliasNo los colectivos de familiares de personas desaparecidas en Jalisco relataron sus caminos de búsqueda, con la esperanza de que al armonizarse la Ley General de Desapariciones con la ley estatal, su situación y la de todas las víctimas de desapariciones, mejore.

Comparte

ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer