Menú

Presenta ONU en Jalisco, principios rectores para la búsqueda de personas desaparecidas

Presenta ONU en Jalisco, principios rectores para la búsqueda de personas desaparecidas

En Jalisco, hay más de 8 mil 864 personas desaparecidas. Ante la incapacidad de las instituciones gubernamentales para esclarecer esta crisis, el Comité de la ONU contra la Desaparición Forzada presentó: “Los Principios Rectores para la Búsqueda de Personas Desaparecidas”; entre los que se encuentran la búsqueda permanente e inmediata, y el respeto a la dignidad humana de las víctimas de desaparición.

Por Itzel Torres /@ximena_tra

Solo durante los primeros cinco meses del 2019, en Jalisco, desaparecieron 2 mil 175 personas, de las cuales solo el 45% han sido encontrada, esto de acuerdo a la información con la que cuenta el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD); esto significa que 14 personas desaparecen en el estado cada día, lo cual sucede a pesar de la existencia de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas y la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

Ante la incapacidad de estas instituciones para mejorar la situación de Jalisco, Rainer Huhle, ex integrante del Comité de las Naciones Unidas Contra la Desaparición Forzada presentó el pasado 27 de agosto -en compañía de familiares de desaparecidos-: “Los Principios Rectores para la Búsqueda de Personas Desaparecidas”, cartilla que contiene 16 principios rectores contenidos en la Convención internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

Los 16 principios presentados pretenden consolidar prácticas para la búsqueda efectiva de las personas desaparecidas, a través del señalamiento de las obligaciones de las autoridades y del derecho de las víctimas (incluyendo familiares), a participar en la localización de sus seres queridos.

Durante la presentación en Casa ITESO Clavigero, Rainer Huhle estuvo acompañado de Jan Jarab, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos; Ana Karolina Chimiak, integrante de CEPAD; Esperanza Chávez del colectivo por Por Amor a Ellxs; y Blanca Arana Aguilar de Familias Unidas Por Nuestros Desaparecidos (FUNDEJ), quienes relataron su experiencia sobre las acciones de búsqueda que las autoridades de Jalisco no han realizado para dar con el paradero de sus seres queridos.

Los principios rectores

Creados a partir de experiencias que las víctimas de desapariciones alrededor del mundo han reportado al Comité de las Naciones Unidas Contra la Desaparición Forzada, es que se han creado 16 principios rectores que deben realizarse sí o sí para localizar a las y los desaparecidos; entre estos principio Huhle destacó que:

La búsqueda de una persona desaparecida debe realizarse bajo la presunción de la vida, sin importar las circunstancias de la desaparición. 

Blanca Aguilar, integrante de FUNDEJ y quien tiene ocho años y medio buscando a su hermano José Luis Arana, quien fue desaparecido el 17 de enero del 2011, remarcó la importancia del primer principio rector que precisa que toda búsqueda debe realizarse en vida, esto en clara contraposición a lo que sucede cuando una persona desaparece en Jalisco, pues aquí las autoridades casi siempre remiten a los familiares a las instituciones forenses en lugar de hacer una búsqueda en vida. 

“A nosotros nos parece obvio que cuando llegamos al Ministerio Público (a denunciar), ellos corran a buscar a nuestro familiar, y en realidad lo primero que hacen es enviarnos al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses a buscar si ya está entre los muertos. Por ello, nosotros en nuestra familia no vamos a descansar hasta que no tengamos un resto, un pedacito de sus huesos”, precisó Blanca con voz temblorosa. 

Otro de los principios sobre los cuales Rainer Huhle puntualizó fue que  la búsqueda debe respetar la dignidad humana.; esto incluye la no estigmatización, difamación, ni revictimización de los desaparecidos o de sus familiares. 

“Este es el principio que parece más lógico, pero es necesario ponerlo por escrito y exigirlo porque durante muchos años hemos documentado su inobservancia. Atentan contra la dignidad humana cada vez que nos criminalizan por buscar o aseguran que nuestros familiares están relacionados con actividades indebidas”, señaló Esperanza Chávez, integrante del colectivo Por Amor a Ellxs, quien busca a su hermano Miguel Ángel Cárdenas, desde el 16 de mayo del 2014. 

Esperanza también aseguró que el principio número seis: la búsqueda debe iniciarse sin dilación, es una pieza fundamental para las desapariciones, aunque hoy se sigue incumpliendo.

“Hay leyes y protocolos; sin embargo, la práctica de esperar 72 horas (para iniciar la búsqueda) se sigue manteniendo. En todos los casos es importantísimo que entiendan que realizar la primera diligencia en las primeras horas puede hacer la diferencia entre encontrar o no encontrar. Durante las primeras horas, las acciones u omisiones hacen la diferencia”, señaló.

Entre los otros principios que son rectores, están respetar el derecho a la participación de la familia en la búsqueda; contar con un enfoque diferencial que le dé atención especializada a cada tipo de víctima; y hacer de la búsqueda una obligación permanente hasta encontrar a los desaparecidos. 

De los principios a las acciones

“Esto no sirve de nada si las autoridades no lo ponen en práctica. Falta su compromiso para que no solo se quede plasmado en un papel”, comenta Refugio Torres, integrante de Por Amor a Ellxs, sobre lo que esperaría con la existencia de los principios rectores. Refugio busca a su hijo José Gerardo Preciado desde mayo del 2014.   

Las crisis en torno a los desaparecidos en Jalisco no han sido pocas; primero está la acumulación de cuerpos en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, y el transporte de los mismos en tráilers frigoríficos en septiembre de 2018.

También hay que recordar que, entre 2006 y 2015, fueron incinerados los cuerpos de de mil 559 personas sin ser identificados previamente, y que en julio pasado, con la actualización del Sistema de Información Sobre Víctimas de Desaparición (SISOVID), 5 mil 752 personas pasaron de ser desaparecidas a no localizadas, por la falta de pruebas de que su ausencia estuviera relacionada con un delito.  

Por estos hechos y ante la falta de una Ley Estatal de Desaparición, armonizada con la Ley General de Desaparición Forzada y entre Particulares, las familias de desaparecidos que asistieron a la presentación de “Los Principios Rectores de Búsqueda”, se preguntaron cuáles serán las acciones para que las autoridades cumplan con los principios; incluso, también se cuestionaron cómo les harán llegar esta información.

“Estos son principios, pero se tiene que trabajar en la parte ejecutiva. Para mí un buen inicio sería que aquí hubieran estado la Fiscalía de Desaparecidos y la Comisión Estatal de Búsqueda, pero ninguno de esos órganos estuvieron presentes”, dice Brenda Cueto, quien busca a su hermana Erika Cueto desde 2014, cuando fue desaparecida entre Jalisco y Nayarit.  

Por su parte Rainer Huhle aseguró que estos “Principios Rectores” son sólo el inicio de la lucha para localizar a todos los desaparecidos; por su parte, Jan Jarab, quien a dado avalar a las acciones que la Fiscalía General de Jalisco ha realizado sobre el tema, está consciente que la Oficina del Alto Comisionado debe acercarse más a las autoridades estatales para crear y exigir la mejora en cuanto a la situación de desaparición de personas en Jalisco. 

Si deseas conocer y descargar esta Cartilla ve al siguiente enlace:  https://www.hchr.org.mx/images/doc_pub/PrincipiosRectoresBusqueda_web.pdf

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *