Menú

Cinco años después de Ayotzinapa, los estudiantes en Jalisco siguen desapareciendo

Cinco años después de Ayotzinapa, los estudiantes en Jalisco siguen desapareciendo

El 26 de septiembre de 2019 se cumplen 5 años de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, quienes la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27, fueron atacados por policías municipales de Iguala y Cocula, Guerrero; los cuales en colusión con organizaciones criminales dispararon contra los camiones en los que viajaban, tras haber concluido en el municipio de Iguala una acción de boteo y recabación de fondos para asistir a la Marcha Conmemorativa del 2 de octubre.

Ese día, seis personas fueron asesinadas —tres de ellos estudiantes—, 40 resultaron heridas y 43 estudiantes fueron desaparecidos forzadamente.

Muchas fueron las promesas gubernamentales no sólo de búsqueda y justicia para los 43, sino también para todos aquellos estudiantes que, al igual que los normalistas, habían desaparecido. Se prometió tomar las medidas necesarias para impedir futuras desapariciones; sin embargo, esto no sucedió.

En ZonaDocs nos preguntamos qué ha pasado todos aquellos estudiantes que desaparecieron antes y después del 26 de septiembre de 2014, fecha en que de manera forzada  desaparecieron a los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Por Dalia Souza/@DalhiaSouza y Darwin Franco/@darwinfranco

Foto portada: Oliver Uribe/@olsuribe10

Foto: Darwin Franco.

Jalisco, tierra donde se desaparece a los estudiantes

Conforme a los datos oficiales del Sistema de Información sobre Víctimas de Desaparición (SISOVID) del Gobierno de Jalisco, hasta el 31 de agosto de 2019, existen en la entidad 7 mil 933 personas desaparecidas, aunque para la autoridad sólo 1,892 están realmente desaparecidas; el resto, 6 mil 041 simplemente son personas no localizadas.

En múltiples solicitudes de información que el equipo de ZonaDocs ha realizado a la Unidad de Transparencia de la Fiscalía General de Jalisco, el número de personas desaparecidas es de 8 mil 865; lo que significa que el SISOVID: desapareció de sus registros a 932 personas.

En ambos casos, el 41 por ciento del total de víctimas de desaparición son jóvenes entre los 14 y los 29 años; de éstos el 84 por ciento son hombres y el 16, mujeres. 

De acuerdo al Instituto de Información Estadística e Informática (IIEI) de Jalisco, el 60 por ciento de los jóvenes entre 14 y 29 añossólo cuentan con educación primaria o secundaria, y un 32.8 por ciento ha alcanzado la educación media superior y superior. En cuanto al empleo y trabajo, 57 por ciento de ellos son económicamente activos.

Sin embargo, ni el SISOVID ni los datos que ha ofrecido la Unidad de Transparencia la Fiscalía General ofrecen un desglose de las actividades que estaban realizando, al momento de su desaparición, los 3 mil 303 jóvenes que no han regresado a casa.

Ya el año 2013, el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD) hacía referencia a que el 35 por ciento de todas las personas desaparecidas en Jalisco, en aquel año, eran estudiantes, seguidos de empleados o trabajadores con un 16 por ciento.

En el mismo Informe se señala que el 88 por ciento de los estudiantes desaparecidos tenían menos de 17 años y de éstos, el 60 por ciento fueron mujeres, concluyendo que el perfil del desaparecido en Jalisco era el de: un estudiante menor de 17 años que vive en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

A seis años, la tendencia parece que no ha cambiado en cuanto al perfil del desaparecido en Jalisco,  pero sí en razón al número de víctimas de desaparición, ya que se pasó de 770 jóvenes desaparecidos, en 2013, a 3 mil 303 hasta finales de agosto de 2019; es decir, en seis años se incrementó un 329 por ciento la desaparición de jóvenes en el estado.

¿Quiénes son los estudiantes de Jalisco que permanecen sin regresar?

A través de una producción sonora te presentamos las historias de César Ulises Quintero García y Jorge Eduardo Martínez Gómez, ambos estudiantes de la Universidad de Guadalajara.

Foto: Dalia Souza.

Las siguientes micro-historias se suman a las de César Ulises Quintero García y Jorge Eduardo Martínez; en estas viñetas se ofrece un panorama de las mujeres y hombres jóvenes que tuvieron que dejar en pausa sus estudios tras convertirse en víctimas de desaparición; la mayoría, estudiaban la preparatoria o universidad cuando esto les ocurrió.

Juan Francisco Flores Muñiz, 15 años, fue desaparecido el 24 de marzo de 2014, en Guadalajara. Estudiante de la Preparatoria No. 3 de la UdeG.

Tras llevarse a Juan Francisco frente a las instalaciones de la Preparatoria 3 de la Universidad de Guadalajara (UdeG), ubicada en la colonia Oblatos en Guadalajara, se pidió un rescate de 300 mil pesos, el cual fue entregado a los captores; sin embargo, el joven jamás fue regresado con su familia.

En la Averiguación Previa  donde se tiene que dar constancia de la búsqueda de Juan Francisco, la Fiscalía General de Jalisco, no tiene más que oficios de colaboración entre dependencias gubernamentales.

La información que pudiera llevar a la localización de Juan Francisco fue entregada por su familia a las autoridades; sin embargo, nada de esto se investigó.

La UdeG no hizo ningún tipo de pronunciamiento por la desaparición de Juan Francisco, y a la fecha la Fiscalía no ha dado ningún tipo de resultado en la búsqueda de Juan Francisco.

Daniela Magaña Castellanos, 17 años, fue desaparecida el 14 de septiembre de 2014 en Zapotiltic. Alumna de la Escuela Preparatoria de Zapotiltic de la UdeG.

A la fecha, es poco lo que se sabe de Daniela, las autoridades han señalado que: “su ausencia se debe a  problemas familiares”, descartando así la comisión de cualquier delito.

Los padres de Daniela, entregaron personalmente al ex gobernador, Aristóteles Sandoval, y a los ex Fiscales Generales, Luis Carlos Nájera y Eduardo Almaguer, pruebas de quienes consideran están detrás de la desaparición de su hija, pero los ignoraron.

Misma sensación tuvieron de las autoridades de la UdeG, pues recuerdan como el ex rector (hoy diputado federal por Movimiento Ciudadano), Tonatiuh Bravo Padilla, y el ex dirigente de la Federación de Estudiantes Universitarios , Alberto Galarza Villaseñor -hoy candidato suplente a una senaduría por el mismo partido- prometieron acompañarlos hasta que Daniela apareciera, pero con el tiempo los dejaron solos.

Juan Carlos Zaragoza Gaona, 19 años, fue desaparecido el 26 de mayo de 2015 en Jardines de Nuevo México, Zapopan. Estudiante de preparatoria de la Universidad UNE.

 Juan Carlos fue desaparecido a escasos metros de su casa; él había salido a comprar un garrafón de agua. Un rechinar de llantas, el agua tirada a media calle y el registro de una camioneta negra conducida por hombres armados fue la imagen que quedó el día de su desaparición en la colonia Jardines de Nuevo México en el municipio de Zapopan.

Descrito por su madre, Juan Carlos es un chico responsable y amoroso. Él estaba a dos meses de graduarse de la preparatoria en la Universidad UNE, quería ser diseñador gráfico.

Adriana, su madre, no ha podido explicarse el por qué se lo llevaron: “Éramos ajenos a todo esto por eso cuando desapareció no lo podíamos creer. Estábamos atados de manos porque, en ese momento, no sabíamos qué hacer ni con quién acudir”, narró Adriana quien ahora forma parte de Por Amor A Ellxs.

Fabiola Regalado Guerrero, 22 años, desapareció el 8 de febrero de 2017, estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Cuauhtémoc.

Fabiola vivía en la Colonia Las Águilas cuando desapareció, su familia no tiene bien claro qué pudo haber pasado, aunque sospechan que las personas con las que ella compartía casa podrían tener información clave de su paradero. La familia de Regalado Guerrero asegura que al preguntarles qué era lo que sabían sólo les decían que: “ella no estaba desaparecida sino de viaje”.

El día que desapareció asistió a la escuela y al trabajo. Al terminar con las actividades, Faby llegó a su casa y no volvió a saberse nada de ella. Su carro fue encontrado en su domicilio. 

Hasta la fecha, su familia la sigue buscando sin contar con un apoyo apropiado por parte de las autoridades responsables del Protocolo Alba, instancia encargada del seguimiento del caso y quien emitió la ficha de desaparición con una fecha y una descripción equivocadas.

Su universidad tampoco se pronunció públicamente por su desaparición.

Javier Salomón Aceves Gastélum, Marco Francisco García Ávalos y Jesús Daniel Díaz García, estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales desaparecieron, el 19 de marzo de 2018.

La noche del 19 de marzo, tras finalizar una grabación en el fraccionamiento Colinas de Tonalá, los tres jóvenes emprendían el camino de regreso a casa cuando fueron alcanzados por presuntos integrantes de la Fiscalía, quienes los obligaron a tirarse al piso para después llevárselos por la fuerza.

Sin contar con todas las pruebas, la Fiscalía General de Jalisco, el 23 de abril de 2019, concluyó que los tres estudiantes fueron asesinados el mismo día de su desaparición para luego disolver sus cuerpos en ácido; sus familiares no creen en esta versión porque no hay pruebas científicas que sustenten el dicho de la autoridad.

La desaparición de los tres jóvenes cineastas es el hecho que mayor número de marchas y manifestaciones ha generado en Jalisco.

A la búsqueda de sus familiares y compañeros les debemos tener una “Glorieta de las y los desaparecidos”.

Miguel Ángel Maldonado Monreal, 20 años, y Ángel Fernando Rodríguez Monreal, 18 años, fueron desaparecidos de manera forzada el 20 de enero de 2019 en la colonia Rancho Nuevo en Guadalajara.

Miguel Ángel recién había concluído sus estudios en la Preparatoria Regional Tonalá Norte de la UdeG y su primo, Ángel Fernando, se había graduado de la secundaria cuando de manera violenta diversos hombres armados descendieron de dos camionetas, una blanca y otra azul, para entrar a su domicilio señalando que eran “integrantes de Fiscalía”.

Ese día los dos estudiantes desaparecieron junto con Juan Carlos Monreal Candelas (40 años); Jesús Monreal Candelas (41 años); Luis Covarrubias Ramírez (51 años); y Jesús Naranjo Saucedo (28 años), a quienes se llevaron sin dar alguna explicación o sin siquiera mostrar una orden de aprehensión.

Las investigaciones sobre esta múltiple desaparición siguen sin mostrar algún tipo de avance, aunque lo que se ha mantenido inamovible es que elementos de la Fiscalía no fueron los que realizaron el delito, ya que eso es algo impensable para una institución que brinda seguridad.

Adrián Ponce Morales, 21 años, fue desaparecido el 31 de julio de 2019. Estudia Negocios Internacionales en el Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega) de la UdeG.

La última vez que su familia supo de él se encontraba en el municipio de Mexticacán en la Región Altos Sur del estado de Jalisco; de acuerdo con información oficial, el estudiante abordó un autobús foráneo en San Miguel el Alto el cual haría diversas paradas en  Teocaltiche, Mexticacán y Nochistlán hasta llegar a su destino en Zacatecas.

Adrián Ponce Morales es originario de Santa María del Valle en el municipio de Arandas, Jalisco. Dedicaba sus días a la iglesia y a ser instructor comunitario del Consejo Nacional de Fomento Educativo  en Jalostotitlán.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado: “no se cuenta con elementos que adviertan con certeza que el joven fue privado de su libertad de forma violenta”.

Rafael José León Coronado, 26 años, desapareció el 29 de agosto de 2019 en Guadalajara. Tenía tres semanas de haberse graduado como Licenciado en Derecho por la Universidad Panamericana.

Desde que Rafael salió de una reunión con amigos, la madrugada del 29 de agosto ha sido poco lo que se sabe de él.

Lo único que se tiene por certeza es la localización de su auto, una pickup FIAR Strada, el cual fue localizado a unos días de su desaparición.

La Fiscalía de Jalisco precisa que sobre su desaparición tienen varias líneas de investigación, pero ninguna concluyente como para dar con su paredero.

Familiares y amigos han realizado la campaña #HastaEncontrarteRafa, la cual han acompañado de un video donde piden a la sociedad informe cualquier pista para llegar a su paradero.

3,303

son los jóvenes, entre 14 y 29 años, que actualmente están desaparecidos en Jalisco; éstos representan el 41 por ciento de los 7 mil 933 personas desaparecidas que oficialmente reconoce el Gobierno del Estado.

 2 mil 775 son hombres y 528 son mujeres.

Una buena parte de ellos son estudiantes, principalmente, de educación media y educación superior.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría sumarte a nuestra Campaña de Donación? Aquí los datos para hacerlo.

#28S: La resistencia feminista en Guadalajara

Tweets recientes