Menú

“Nadie nos ha condonado ni un sólo peso”, los contribuyentes de a pie frente a las grandes empresas a las que les perdonaron millones

“Nadie nos ha condonado ni un sólo peso”, los contribuyentes de a pie frente a las grandes empresas a las que les perdonaron millones

Luego de cuatro años de litigio, el Centro de Análisis e Investigación Fundar, consiguió hacer pública la información sobre perdones fiscales a personas morales y físicas privilegiadas durante las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, en los años 2007 y 2013, respectivamente.

Esta base de datos que incluye información sobre casi ocho mil contribuyentes – privilegiados –entre ellos funcionarios de los tres niveles de gobierno, figuras públicas, instituciones, empresas nacionales y transnacionales y corporaciones, a quienes durante estos años se les condonó o canceló el pago de sus impuestos, multas o sanciones fiscales; confirma, en palabras de Iván Benumea, investigador del programa de Justicia Fiscal y encargado del litigio estratégico del caso en Fundar, “cómo la condonación de impuestos contribuyó a profundizar los niveles de desigualdad en nuestro país y cómo el Estado benefició directamente a  grandes contribuyentes en prejuicio de todos nosotros”.

En ZonaDocs buscamos evidenciar a esos contribuyentes que fueron privilegiados por las Amnistías Fiscales de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en Jalisco, pero también, queremos presentarle a aquellos que mes con mes, bimestre tras bimestre, año con año, realizan sus declaraciones y, con ello, el pago de sus impuestos. Pequeños empresarios, asalariados, taxistas, ex empleados que hasta ahora y durante décadas han cumplido con sus obligaciones fiscales.

Y es que, a decir, de Iván Benumea, en nuestro país, el grupo de población de quienes más recauda el gobierno, son: las personas asalariadas, aquellas que tienen, por tanto, un sueldo mensual que es retenido por sus empresas; mientras que, hay otro grupo de contribuyentes –los privilegiados- que “no sólo utilizan el marco fiscal mexicano, sino el de otros países para evitar y evadir el pago de impuestos”.

En este reportaje te presentamos los perfiles de cinco personas que han cumplido con sus obligaciones fiscales y en contraste, los nombres, montos y motivos de personas morales y físicas –incluidas empresas, entidades públicas e instituciones- que en el estado han evadido a través de cancelaciones o condonaciones, el pago de sus impuestos, multas o sanciones ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).   

Por Dalia Souza /@DalhiaSouza y Mario Marlo/@MarioMarlo

Foto: Archivo / María Ruiz

Hace cuatro años, en agosto de 2015, el Centro de Análisis e Investigación Fundar, solicitó al Servicio de Administración Tributaria (SAT), la entrega de los nombres y RFC de las personas morales y físicas a las que había condonado o cancelado créditos fiscales del primero de enero de 2007, al 4 de mayo de 2015. Periodo dentro del cual, fueron aplicados dichos beneficios fiscales para beneficio de grandes contribuyentes sin un mecanismo de rendición de cuentas; tal es el caso de las amnistías fiscales de los años 2007 y 2013, implementadas durante los gobiernos de Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Si bien, el SAT se negó a hacer pública esta información, Fundar interpuso ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), un amparo contra el incumplimiento a la resolución RDA 5354/15. Finalmente, éste resolvió en febrero de 2017 que “el SAT incumplió injustificadamente con la entrega de la información solicitada”, por lo tanto, debía entregarla a los solicitantes.  

La contra reacción de los grandes empresarios, bancos, empresas y corporativos, advierte Fundar, comenzó a hacerse presente a través de amparos, alegando que el INAI había “transgredido su derecho a la protección de datos personales”. Hasta la fecha estos juicios continúan abiertos y la información de 201 contribuyentes permanece en secrecía. No obstante, el pasado 27 de septiembre de 2019, Fundar consiguió a través de una Jurisprudencia a su favor, la publicación de la información de “las grandes empresas a quienes se les condonaron impuestos en sexenios pasados”.

Así, el 30 de septiembre, pudimos conocer la lista de los nombres de 7 mil 885 personas y empresas que durante ocho años recibieron beneficios por 172 mil 335 millones de pesos, o, lo que es lo mismo, evadieron el pago de impuestos, multas y sanciones por la misma suma de dinero.

En la base de datos que, ahora es pública gracias a Fundar, se presenta información sobre cancelaciones de créditos fiscales que ascienden a 572 mil 743 millones de pesosy condonaciones de pagos por 274 mil millones de pesos. Como se mencionó antes, estas cifras no incluyen la información correspondiente a los 201 contribuyentes amparados y que representa una sumatoria total de 101 mil 443 millones de pesos, a quienes en promedio se les perdonó 504 millones de pesos.

En el caso Jalisco,las condonaciones de impuestos ascienden a 522 millones 481 mil 008 pesosque, el SAT, perdonó a empresas, asociaciones, compañías, instituciones de educación pública, entidades de gobierno municipal y estatal. Así mismo, las cancelaciones suman 747 millones 374 mil 466 pesos, resultando así, un total general, entre cancelaciones y condonaciones, de: mil 269 millones 855 mil 474 pesos; recursos que el Estado dejó de percibir entre 2007 y 2015.

Estas sumatorias, es importante destacar, corresponden a los RFC y nombres de personas morales que identifican sus empresas y compañías “en Jalisco” o en algún municipio del estado, asimismo, a las entidades de gobierno estatal o municipal. Si bien, los datos que presentamos en este reportaje no representan la totalidad de los casos, sí dan constancia de que las autoridades tributarias dentro de la entidad llevaron a cabo esta práctica, de manera particular, en beneficio de sectores económicamente privilegiados.

Pagar impuestos sin recibir nada a cambio: las historias de contribuyentes que sí pagan sus impuestos

¿Quiénes son los que en México sí pagan sus impuestos? Le preguntamos a Iván, sin titubear, aseguró que “los que pagan sus impuestos en nuestro país y donde existen menos riesgos de evasión fiscal y, por lo tanto, el grupo de población de quienes más recauda el gobierno son: las personas asalariadas”; es decir, aquellas quienes tienen un sueldo mensual y donde, sus patrones (empresa) se convierten en intermediarios para hacer llegar sus impuestos al SAT.

A continuación, te presentamos algunas de sus historias, opiniones y reflexiones alrededor de su situación como contribuyentes que cumplen con sus responsabilidades fiscales, respecto de quienes, no lo hacen y forman parte de las cúpulas de poder y la economía en el país:

Nombre: Luis Edgar Bribiesca

Edad: 31 años

Ocupación: Fotógrafo

Paga impuestos desde hace más de 10 años y el SAT, nunca le han condonado sus impuestos.

En su opinión, “no es justo” que los ciudadanos paguen impuestos y otros condonen su deuda, ya que, para él, “todas las personas de todas las clases sociales o nivel económico” deben pagar.

Considera, entonces que, a aquellos a los que las autoridades mexicanas les exentaron de pagar impuestos, deben ser obligados a pagar “porque ese dinero se puede usar para muchas necesidades que tenemos en la sociedad”. Como ejemplo, advierte que “en México, hay personas que no pagaron sus impuestos y se les ha metido hasta la cárcel, hay artistas a quienes las encarcelaron por no pagar sus impuestos y nunca se los condonaron”.

De esta manera, señala que “no es justo que políticos, empresas, no paguen impuestos”, aunque reconoce que en el país existe “mucha corrupción, pago de favores y tráfico de influencias” que contribuyen a que algunos contribuyentes evadan sus obligaciones fiscales.

Nombre: Pablo Muñoz

Ocupación: Comerciante

Paga impuestos desde hace 30 años y SAT nunca le ha condonado sus impuestos.

Pablo, piensa que simplemente “está mal” que “tanto dinero” haya sido condonado a empresas, personas y gobiernos que en el estado y en el país ganan más, mucho más, de lo que él ha acumulado en toda su vida. Expresa, que se trata de un acto injusto, ya que, el que “paga poquito” nunca se le ha condonado nada; ni un descuento, incluso, precisa que de manera contradictoria, los contribuyentes como él, son sancionados, infraccionados y hasta clausuradossi no pagan a tiempo sus impuestos:

“No es justo, está mal lo que hacen las autoridades, esas personas no pagan impuestos y nosotros los trabajadores, no nos perdonan nada, todos los días pagamos impuestos” expresa.

Nombre: José Manuel Díaz

Edad: 70 años

Ocupación: Taxista

Paga impuestos desde hace más de 35 años y el SAT nunca le han condonado sus impuestos.

Ha decir de don José Manuel, “es una arbitrariedad del mismo poder” pues, en su opinión “ellos tienen, el sartén por el mango y podían hacer lo que quieran”. Si bien su opinión es positiva respecto a la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, considera que “los impuestos cada vez son más altos”. En ese sentido, recuerda entre añoranzas y tiempos pasados cómo, “en sus tiempos” pagaba el 12%. Sin embargo, ahora, asegura, “una persona que trabaja en una empresa le quitan el 35% de su sueldo”.

Nombre: María del Refugio

Ocupación: Esteticista Profesional 

Paga impuestos desde hace más de 30 años y SAT nunca le han condonado sus impuestos.

Ella, como Pablo, considera que esta situación “está muy mal”, ya que, desde su perspectiva –acertada, por cierto- “estas personas tienen modo de pagar” y “ganan mucho dinero, son capitales muy grandes”. Mientras que, en contraste, personas como ella, trabajan sólo “para sobrevivir” y para “darle dinero al gobierno”.

En su experiencia, nunca le ha sido perdonado ni un solo peso de sus impuestos y, por el contrario, como precisa don José Manuel, “nos están vigilando que no nos atrasemos con los impuestos”. De manera particular, expresa que “haya venta o no haya venta” tiene que pagar por estar trabajando.

Por lo tanto, piensa que esos contribuyentes que fueron privilegiados por las amnistías fiscales “deben pagar” y es justo que “paguen mucho”, así como lo hacen los pequeños contribuyentes, quienes constantemente están vigilados por la autoridad hacendaría para que cumplan con sus obligaciones.

Nombre: Danny Boy (Están R Márquez)

Edad: 60 años

Desempleado

Paga impuestos desde hace más de 40 años y el SAT nunca le han condonado sus impuestos.

“Yo soy una persona profundamente creyente y cualquier pregunta que a mí se me haga normalmente me gusta fundamentar mi respuesta con la palabra de Dios” advierte “Danny Boy” antes de iniciar nuestra conversación.

Desde su perspectiva, considera que es “la ignorancia y nuestra falta de fe y de amor” lo que hace pensar a la humanidad que el “corazón” puede costearse con riquezas y dinero; de aquí explica, que “la desigualdad siempre vaya a existir en la tierra, así como existen los empobrecidos”. Citando “las sagradas escrituras”, Danny Boy concluye sus reflexiones diciendo que “estas personas que se comportan con muchísima desigualdad, son personas empobrecidas espiritualmente y son almas perdidas para Dios”.

De cancelaciones, condonaciones y amnistías fiscales

Iván Benumea es investigador del programa de Justicia Fiscal y durante estos cuatro años ha sido el encargado del litigio estratégico del caso en Fundar, en entrevista explica que el objetivo de este amparo que comenzó en 2015, era “brindar información sobre los peligros de una posible amnistía”. Y es que, según explica, éstas se llevaban a cabo cada seis años, entre el término de una administración federal y otra, precisamente durante el primer año de gobierno.

Por tanto, explica la organización, se trata de “programas de gobierno de corta duración que ofrecen diversos beneficios fiscales a las personas, a cambio de que se pongan al corriente con sus pagos”. Si bien, éstas permiten el perdón de grandes deudas, también buscan recuperar recursos que son usados como parte del erario público. Sin embargo, en el país, las amnistías fueron utilizadas como una herramienta constante para que ciertos contribuyentes, particularmente, los más acaudalados, consiguieran evadir impuestos o incluso, retrasar su pago en la espera de una siguiente oportunidad para hacer efectivo el perdón de sus deudas y multas. Tal es el caso de algunos contribuyentes que lograron beneficiarse en las amnistías de Felipe Calderón en el año 2007 y en la de Enrique Peña Nieto en el 2013.

Aunque Iván explica que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador no implementado medidas de este tipo durante su primer año de gestión; resulta sumamente importante que se visibilice esta práctica que confirma: “por qué no es una política efectiva para que el gobierno regularice a los grandes contribuyentes”. Aunado a ello, refiere el investigador, representa también un esfuerzo para “dar justicia al resto de los contribuyentes que pagan sus impuestos puntualmente”.

En el caso de las condonaciones, éstas se refieren a aquellos impuestos o adeudos fiscales que el Estado puede perdonar, particularmente por dos razones; la primera, para apoyar económicamente a las personas, y segunda, para buscar que los contribuyentes que han incumplido con sus pagos se regularicen. Así, el Estado recupera una parte de los adeudos; lo que sucede comúnmente, explica Fundar, es que “se perdonen multas a cambio de que las personas paguen sus adeudos más grandes, aunque también suelen condonarse impuestos cuando el gobierno implementa una amnistía fiscal”. Si bien, todas las personas –como Usted, como yo- pueden solicitar que sus adeudos sean perdonados, la realidad constatada por Fundar en esta base datos evidencia que, en la práctica, el SAT sólo ha beneficiado con estos recursos fiscales a empresas y a personas físicas con ingresos millonarios.

Finalmente, las cancelaciones se refieren literalmente a “cancelar adeudos fiscales”. En estos casos el SAT, explica Fundar, “suspende todos los intentos por cobrarlas” ya que el deudor no puede pagar; sin embargo, no significa que se perdone el adeudo, idealmente, si la persona moral o física, llega a tener recursos para pagar, las autoridades tributarias tienen que volver a cobrarlas. Lamentablemente, como en el caso de las condonaciones, los hechos han demostrado que las deudas canceladas “nunca son recuperadas”,  advierte Fundar.

Como sucede en el país, en el estado de Jalisco, la mayoría de las condonaciones aplicadas a personas morales, empresas, instituciones públicas y dependencias de gobierno municipal y estatal, están amparadas bajo el artículo 74 del Código Fiscal de la Federación, el cual establece lo siguiente:

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrá condonar hasta el 100% las multas por infracción a las disposiciones fiscales y aduaneras, inclusive las determinadas por el propio contribuyente, para lo cual el Servicio de Administración Tributaria establecerá, mediante reglas de carácter general, los requisitos y supuestos por los cuales procederá la condonación, así como la forma y plazos para el pago de la parte no condonada (…) La solicitud dará lugar a la suspensión del procedimiento administrativo de ejecución, si así se pide y se garantiza el interés fiscal. Sólo procederá la condonación de multas que hayan quedado firmes y siempre que un acto administrativo conexo no sea materia de impugnación.

Así como, bajo los artículos transitorios de las leyes de Ingresos de la Federación para los ejercicios Fiscales del año 2007 y 2013, esto en los casos donde fueron beneficiados por las amnistías fiscales de Calderón y Peña Nieto. Dichos transitorios, advierten que:

El Servicio de Administración Tributaria, a través de las Administraciones Locales de Recaudación, podrá condonar total o parcialmente los créditos fiscales consistentes en contribuciones federales cuya administración corresponda a dicho órgano desconcentrado, cuotas compensatorias, actualizaciones y accesorios de ambas, así como las multas por incumplimiento de las obligaciones fiscales federales distintas a las obligaciones de pago (…) de manera particular sobre los siguientes parámetros: a) tratándose de créditos fiscales consistentes en contribuciones federales; y b) tratándose de recargos y multas derivados de créditos fiscales respecto de cuotas compensatorias y contribuciones federales.

En el caso de las cancelaciones, los efectos legales sobre esta práctica en Jalisco tienen fundamento en el artículo 146-A del Código Fiscal de la Federación, el cual, establece que:

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrá cancelar créditos fiscales en las cuentas públicas, por incosteabilidad en el cobro o por insolvencia del deudor o de los responsables solidarios (…) Se consideran insolventes los deudores o los responsables solidarios cuando no tengan bienes embargables para cubrir el crédito o éstos ya se hubieran realizado, cuando no se puedan localizar o cuando hubieran fallecido sin dejar bienes que puedan ser objeto del procedimiento administrativo de ejecución.

En ese sentido, Iván Benumea, señala que, aunque todos estos acuerdos se realizaron de manera “legal”, ya sea porque están enmarcados en las leyes de ingreso de la federación de los años 2007 y 2013, así como en el Código Fiscal de la Federación, es importante reflexionar sobre si estas condonaciones “cumplieron con uno de los principios básicos de nuestro sistema fiscal, que es la progresividad; es decir, pagan más quienes más deben”:

“Hay condonaciones que se hicieron en las amnistías fiscales y esas fueron totalmente injustificables y en favor de las personas más ricas. Y hay otras que se refieren a multas que se hacían de manera discrecional por hacienda para aquellos contribuyentes a quienes evadían una obligación fiscal, para que estos contribuyentes se pusieran al día y pudieran pagar sus impuestos. Estas amnistías –por lo tanto- no siguieron ese principio y como se aplicaron de manera pareja a grandes y a pequeños, al final quienes debían pagar más fueron los que más se beneficiaron”.

El Top 8: los privilegiados del SAT en Jalisco

“Más allá de los casos particulares, para nosotros esta lista revela que, bajo el amparo de la ley, en el trato igualitario a todos los contribuyentes, terminan beneficiándose personas con capacidad económica y con suficientes recursos como para poder pagar sus impuestos; es decir, se beneficia a personas de manera injustificada” sentencia Iván Benumea. En su opinión, este es un tema que como sociedad “nos conviene no volver a hacer” y con ello, no permitir y/o tolerar que una vez más el Estado aplique estas amnistías fiscales.

En esa misma tesitura, advierte Iván, es importante identificar quiénes y cuáles son los perfiles y patrones de las personas –morales y físicas- que fueron beneficiados por estos programas. De acuerdo con el investigador, la mayoría de los casos están vinculados a personas ligadas al entretenimiento, a los políticos y a las grandes empresas; quienes, en más de una ocasión fueron beneficiados por las amnistías de los años 2007 y 2013, incluso, en años posteriores. Al respecto, señala que, estos casos deben no sólo evidenciarse, sino, además, investigarse, ya que, es vital que el SAT transparente si como entidad de gobierno responsable, hizo lo suficiente con tal de cobrarles sus deudas. De lo contrario, precisa “estaríamos hablando de un vínculo más claro entre nuestra autoridad hacendaria y los grandes contribuyentes”.

En Jalisco, los casos que presentaremos a continuación, corresponden a empresas al interior del estado y en la Zona Metropolitana de Guadalajara; a 12 de los 125 municipios de la entidad –donde encabeza la lista Guadalajara-; a instituciones de educación pública como la Universidad de Guadalajara; y al Poder Legislativo del estado.

Municipio de Guadalajara sin tipo de sociedad.

Beneficiado por la amnistía fiscal de Enrique Peña Nieto, el SAT condonó al municipio de Guadalajara: 124 millones 744 mil 691 pesos. En este año, al frente del gobierno municipal se encontraba Ramiro Hernández, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); en este periodo, la deuda que el Ayuntamiento arrastraba y que fue heredada por la administración anterior a cargo de Aristóteles Sandoval, ascendía a mil 100 millones de pesos, por concepto de dos créditos para la “repavimentación de 26 vialidades”. Aunado a ello, de acuerdo con el primer informe de actividades de Ramiro Hernández, la deuda municipal a corto plazo en 2013 era de 248 millones 307 mil 377 pesos; mientas que, la deuda a largo plazo, era de 2 mil 666 millones 998 mil 012 pesos por concepto de empréstitos bancarios.

Compañía Siderúrgica de Guadalajara S.A. DE C.V.

“Líder en aceros largos, varilla, alambrón y derivados de aceros especiales en México, Estados Unidos, Canadá y Brasil”, la Compañía Siderúrgica de Guadalajara (Grupo SIMEC), fue beneficiada por el SAT con la condonación de 108 millones 094 mil 382 pesos en el 2007, año durante el cual, se llevó a cabo la amnistía fiscal del gobierno de Felipe Calderón.

Esta empresa, es la principal productora de aceros especiales en Norteamérica y fue fundada en 1934; pero eso no es lo más importante. Grupo SIMEC forma parte del negocio de la familia Vigil y su dueño es Rufino Vigil González, empresario y presidente de Industrias CH, quien, además, integra las listas de los millonarios nacionales e internacionales de Forbes, así lo consignó el medio digital Sin Embargo.

Poder Legislativo del Estado de Jalisco, sin tipo de sociedad

Beneficiado en dos ocasiones, durante la amnistía fiscal del año 2013 y un año después en el 2014, el Congreso del Estado de Jalisco bajo la batuta de la LX Legislatura y del presidente de la mesa directiva, Juan Manuel Alatorre Franco, logró que el SAT le condonara 94 millones 606 mil 448 pesos. En una primera emisión de 94 millones 457 mil 113 pesos -2013- y una segunda de 149 mil 335 pesos en 2014.

Asociación de Importadores y Exportadores del Edo de Jalisco A.C.

Al buscar información pública disponible sobre esta asociación, no se obtuvo mayor referencia; sin embargo, durante el año 2007, logró cancelar ante el SAT una deuda de 84 millones 956 mil 532 pesos.

Alcoholera de Jalisco S.A. 

 Al igual que el caso anterior, de la Alcoholera de Jalisco S.A. no se obtuvo mayor referencia y/o información pública disponible sobre su existencia; sin embargo, durante el año 2007, también logró cancelar un endeudamiento de 83 millones 855 mil 659 pesos.

Compañía Minera Autlán S.A.B DE C.V.

La Compañía Minera Autlán, es la primera compañía minera en el país, se fundó en 1953 para la explotación de la mina de manganeso en la comunidad de San Francisco, Autlán. Se encuentra en ocho estados de la república y exporta sus productos a 10 países del mundo. Desde el año 1964, enfrenta diversos conflictos ambientales con diversas comunidades del país. Por mencionar sólo un caso, en 1999 comunidades del estado de Hidalgo rechazaron su presencia en la zona por los “fuertes impactos ambientales y de salud en sus habitantes”; recientemente, en el año 2019, las disputas continúan, en el mes de septiembre integrantes del Movimiento Ambientalista de la Sierra Hidalguense (MASH), pidieron al Congreso de Hidalgo su intervención para atender el conflicto ambiental que tienen contra la minera que extrae manganeso.

Durante el año 2007 el SAT le condonó el pago de 61 millones 366 mil 347 pesos.

Empaques Modernos de Guadalajara S.A DE C.V

Empaques Modernos de Guadalajara o Grupo GONDI, es una industria dedicada al papel y al empaque en México. En el año 2007 le fueron condonados 62 millones 166 mil 267 pesos.

Universidad de Guadalajara, sin tipo de sociedad

En el año 2007 y 2015, la institución de educación pública más importante del estado de Jalisco, recibió la condonación de 11 millones 883 mil 812 pesos y de 27 millones 015 mil 667 pesos, respectivamente; dando un total general de 38 millones 899 mil 479 pesos condonados por la autoridad tributaria, en lo que resulta ser, la obtención de “dobles beneficios”.

En ese sentido, Iván Benumea, explica que, en estos casos donde las personas morales “repitieron beneficios fiscales”, incluso, en aquellas que repitieron amnistías, “es probable que hayan jugado con la ley con tal de recibir el perdón de impuestos durante dos periodos”. Situación que, señala, resulta “realmente grave”, pues “es prueba de que algunos contribuyentes tienen más capacidad para acudir a despachos, para planear estrategias fiscales y que pospongan el pago de impuestos porque sabían que iba a ser posible adquirir el perdón de sus deudas”.

Asimismo, señala, que, en el caso particular de la Universidad de Guadalajara, como ente público o a una institución, la condonación o cancelación repetida de adeudos o multas fiscales podría significar que “continuamente tiene problemas al momento de pagar sus obligaciones”.

Predicar con el ejemplo: los municipios privilegiados

Sumados al municipio de Guadalajara, otros doce ayuntamientos durante los años 2007 y 2015 recurrieron –en algunos casos hasta tres ocasiones- a la condonación de sus adeudos fiscales ante el SAT. Casos particulares como el del municipio de Tuxpan quien, en los años 2007, 2011 y 2013 solicitó el perdón de sus deudas ante el fisco; o el municipio de Tonalá quien, en los años 2012, 2013 y 2014 solicitó los mismos beneficios. En total, el Estado dejó de recibir 32 millones 603 mil 394 pesos por la condonación y cancelación de los adeudos de dichas entidades públicas.

Al respecto, señala Iván Benumea, por esa vía se disminuyen los recursos que tenía a su disposición el Estado y que, en el ideal, debieron de haberse gastado en programas sociales, en infraestructura pública o inversión pública; “en lugar de que eso terminara beneficiando a los más ricos y a las empresas más poderosas de este país”. En el caso particular de las instituciones públicas, refiere el investigador y experto, “no se trata de acceder a un privilegio como tal”, sin embargo, éstas “deberían transparentar el origen de sus multas y por qué el SAT decidió perdonárselas”.

Una reforma fiscal que privilegie a los menos privilegiados

Este Centro de Análisis e Investigación, reconoce que sólo el 1% de los mexicanos puede ser considerado –o representa- al sector “más rico” y dueño de 40 de cada 100 pesos de la riqueza nacional; mientras tanto, el 50% de la población vive en pobreza y sólo tiene 3.5 pesos por cada 100.

En medio de este panorama realmente austero, precisa Iván, la apuesta principal es que se realice una reforma fiscal, “porque nuestro sistema fiscal no da lo suficiente y está muy desactualizado”; y es que, explica, el sistema fiscal depende en su mayoría, como se dijo antes, de los impuestos de los asalariados y “no hace lo suficiente por recaudar de las personas más ricas de este país”.

Finalmente, resulta prioritario, añade Iván, que no sólo se promueva la idea de “no cobrar impuestos”, como lo ha hecho el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; sino que, se diseñen impuestos y se corrijan los que ya existen, para que: “las personas más ricas paguen lo que deberían de pagar… porque si queremos darle más recursos a los programas sociales, a la inversión pública, combatir la desigualdad y la pobreza, lo que necesitamos es que nuestro sistema fiscal recaude más de quienes más tienen”, concluyó.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *