Menú

“Ovidio… se los dije”

“Ovidio… se los dije”

Columna Quinto Poder

Por Sheila Arias / @Cheilona

Responsable de Comunicación del Observatorio Ciudadano de Mazatlán A.C. / @observatoriomzt

En esta columna abundé hace unas semanas sobre el caso de Ovidio Guzmán, del operativo fallido del jueves negro de Culiacán, y lo que se podía hacer con las herramientas de transparencia para conocer más allá de la información que nos reveló el Gobierno federal y de Sinaloa. Aquí expuse que existen casos de éxito donde ciudadanos han logrado copias de partes informativos donde intervino la Sedena y la Marina, también que, en este caso, mucho se podía hacer para abrir datos de uno de los hechos que le dio la vuelta al mundo.

Mi recomendación fue hacer un ejercicio: solicitar por transparencia los partes informativos de ese operativo, y sí alguien lo hizo y la respuesta es pública. Un ciudadano solicitó esa información y el Gobierno Federal la reservó por cinco años bajo el argumento de que se trata de información de seguridad y que hubo participación de un cártel. Para empezar me parece fabuloso y valiente que hayan preguntado por el caso y que la respuesta se haya publicado en la prensa, así sabemos ahora la postura de la autoridad frente a ciudadanos que quieren saber la verdad.

El caso ahí no termina, lo que sigue es el recurso de impugnación, se trata de un caso que debe ir bien fundamentado en términos legales y aludiendo a ese derecho que tenemos de estar informados. Estoy segura que el mismo ciudadano hará lo propio para lograr que la autoridad revele más sobre ese jueves negro, de esa línea de tiempo que a muchos no nos quedó claro.

Cuando ocurren hechos de impacto social, como éste, la transparencia resulta una herramienta poderosa, ya funcionó en el caso de Ovidio porque supimos la respuesta del Gobierno para no abrir esa información, y así podemos evidenciar otros casos. Preguntemos, sí funciona.

Ahora que comienza un nuevo año no perdamos de vista cómo se repartirán los presupuestos empezando por los municipales, les recomiendo vigilar el uso del dinero público destinado a ferias, carnavales o desfiles donde es común ver derroche y donde las cuentas no son claras; los programas sociales y las prerrogativas para partidos políticos también son importantes, sobre todo por la antesala al periodo electoral.

Datos personales, el reto de 2020

Este año que termina para mí fue menos complicado que 2018, también de grandes satisfacciones personales. Tuve la oportunidad de entrarle al mundo del activismo ciudadano y me dediqué al tema de transparencia más de lo que imaginé, les confieso que me sorprendió más conocer las mañas y trampas de la autoridad para esconder información pública, que todos los datos que se pueden conseguir vía transparencia.

Y lo peor es que esas artimañas vienen mejoradas y aumentadas para 2020; en mi opinión, por dos factores: antesala electoral y la resistencia –que persiste- a la rendición de cuentas. 

Es obvio que la autoridad se protege reservando cualquier dato que considere personal, aunque no lo sea, el objetivo es poner piedras en el camino a los ciudadanos valientes que cuestionan recursos públicos, a los que preguntan y a los que se involucran. Estaremos en pleno proceso electoral y a los políticos (menos a ellos) no les gusta que les cuestionen cómo llevan las finanzas públicas, y muchos otros se resisten a exponer para no revelar el ascenso de su patrimonio, por ejemplo.

Si me preguntan cómo visualizo 2020 en temas de transparencia, les diré que complicado y de grandes retos en el tema de datos personales, pero también de mayor involucramiento ciudadano, es una realidad que las solicitudes de acceso a la información van aumento en el país, eso nos indica que hay más preguntas, más conocimiento del tema, y también menos datos públicos disponibles que deberían estar en plataformas.

Lo mejor que podemos hacer este 2020 es estudiar las leyes para entender “el abecé de los datos personales”, su confidencialidad, y las sanciones. También pongamos en nuestra lista de retos preguntarle más a la autoridad. A mí me gusta algo que se llama “datos compartidos”, se trata de difundir la información propia, pero de interés general para que sea realmente pública; este año que viene hagámoslo, compartamos en nuestras redes toda información útil, links donde el ciudadano  puede encontrar material, seamos compartidos.

En este contexto de grandes retos también reconozco que hay avances importantes en temas de transparencia, esfuerzos institucionales (exigidos por ciudadanos, no por voluntad de la autoridad) en subir más datos a plataformas y, al menos, todo el sistema de acceso a la información se ha fortalecido y va camino a mejorar porque no hay de otra, el temas de transparencia es imparable.

Como dicen ‘ya con esta me despido’ porque el tema es inagotable. Aprovecho el espacio para agradecer el buen Zona Docs por su confianza, segura de que este 2020 habremos de colaborar en proyectos de mayor calado en aras de abonar al periodismo de investigación que mucho nos hace falta y que muchos colegas trabajan día a día con pasión y calidad. No olviden aportar para mantener proyectos como éste.

Va para todo el equipo y para nuestros lectores un fuerte abrazo y mis mejores deseos para el año que comienza.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *