Menú

Sergio Aguayo, Coahuila, Moreira… y el Ejército.

Sergio Aguayo, Coahuila, Moreira… y el Ejército.
Por Jesús González Ramírez /Defensor de los Derechos Humanos en Nuevo León.

Ha sido un escándalo, como si viviéramos en un régimen autoritario (se supone que no lo estamos).

México está señalado ante la opinión pública internacional y, por supuesto, la aterrada opinión pública nacional por el ataque de los corruptos a Sergio Aguayo Quezada, usando a jueces del Poder Judicial lo han condenado a pagar 10 millones de pesos por escribir su opinión. Sergio escribió en REFORMA, el 20 de enero de 2016, una columna sobre el priista Humberto Moreira, detenido en España en ese momento por una investigación de recursos ilícitos, entre otras cosas escritas el párrafo que están usando para demandarlo por daño moral dice:

“Moreira es un político que desprende el hedor corrupto; que en el mejor de los escenarios fue omiso ante terribles violaciones a los derechos humanos cometidos en Coahuila, y que, finalmente, es un abanderado de la renombrada impunidad mexicana”;

Humberto Moreira alega “daño moral” y, con la complicidad del presidente Enrique Peña Nieto usaron el Poder Judicial para tratar de callar al columnista, entre quienes han dictado la sentencia está el magistrado Francisco José Huber Olea Contró cuya familia, su hermano, por casualidad recibieron el negociazo que significa tener una Notaría de otro gobernador de Coahuila: Rubén Moreira, si, hermano de Humberto.

Coahuila nunca ha sido gobernado por otro partido que no sea el PRI y eso ya nos da una dimensión de la clase política corrupta que aún lo controla, fue uno de los estados que entró en la acelerada descomposición neoliberal, particularmente desde el sexenio 1999-2005 año en que tomaría la gubernatura Enrique Martínez y Martínez, a partir de ahí la corrupción ya era una maraña donde aparte de políticos y empresarios empezaría también a tomar parte la delincuencia organizada, en ese sexenio Humberto Moreira alcanzaría el penúltimo escalón de su carrera: fue alcalde de la capital, Saltillo, de 2003 a 2005.

En 2005 alcanzaría el siguiente, se convertiría en gobernador y la descomposición se aceleraría pues fue uno de los políticos que empezaron a endeudar masivamente a la población, las denuncias en su contra por 33 mil millones de pesos de “deuda pública” son el ejemplo.

La violencia tomaría el estado y las historias han sido contadas por miles, valiente documentación hay en los libros “Crónicas de sangre – Cinco historias de los Zetas” de Ricardo Ravelo, “La Guerra de los Zetas” de Diego Enrique Osorno y “Las Guerras ocultas del Narco” de Juan Alberto Cedillo, no satisfecho con esto pues los que secuestran a la política nunca quedan satisfechos, renunció en 2011 y se fue a la Presidencia del PRI dejando en la gubernatura temporal a Jorge Torre López quien se encuentra detenido por las investigaciones de “lavado de dinero” iniciadas en Estados Unidos contra todo el clan Moreira y los Zetas, sólo unos meses estuvo Torres López pues heredó la gubernatura al hermano Rubén Moreira que la ejerció de 2011 a 2017 donde nada cambió, haría falta más espacio para detallar las acciones corruptas de estos gobiernos y la responsabilidad de Humberto Moreira en el macro operativo de compra y coacción del voto que operó desde el PRI para que Enrique Peña Nieto pudiera heredar la gubernatura del Estado de México al hoy Senador Eruviel Ávila y con esto quedar en ruta del otro mega operativo con el que “obtuvieron” la Presidencia de la Republica en 2012.

No, no es México quien juzga a Humberto Moreira ni lo juzgará pues el gobierno de Felipe Calderón lo “exoneró” de las denuncias por la deuda de Coahuila, Moreira fue uno de los gobernadores priistas del noreste que dieron la espalda a Madrazo en las elecciones de 2006 y ayudaron al fraude electoral del PAN.

Peña Nieto nunca lo investigó por el lavado de dinero y delincuencia organizada y el gobierno de AMLO ha decretado “borrón y cuenta nueva” y no perseguirá a los corruptos del pasado, algo que sí hizo Estados Unidos y que tiene a su ex tesorero Javier Villarreal confeso y a su ex gobernador interino Jorge Torre López detenido por lavado de dinero y organización criminal como mencionamos, justo en el marco de estas indagatorias en territorio gringo es que Moreira fue detenido en España en 2016 y es el marco que da pie a Sergio Aguayo a tocar el tema en su columna, de manera vergonzosa Peña Nieto movilizó el aparato diplomático mexicano para defenderlo en España y logró que fuera liberado y que la fiscalía española no apelara para que Moreira pudiera refugiarse en México, parte central en este caso fue el abogado Ulrich Richter quien se ostenta como activista ciudadano, pero defendió a Moreira para que pudiera regresar al país, es importante mencionar que la investigación en Estados Unidos tiene aún mucho que informarnos directa o indirectamente pues uno de los operadores principales de los Zetas, Juan Manuel Muñoz Luévano o el “Mono Muñoz”, se ha convertido en informante de ese gobierno en los juicios que se llevan a cabo contra las estructuras criminales del noreste mexicano y si, en esas investigaciones está relacionado Humberto Moreira.

La trayectoria de Sergio Aguayo Quezada habla por sí misma, como académico y como activista, compañero en Alianza Cívica, organización histórica y pionera de la Sociedad Civil Organizada que empuja la construcción de una democracia real desde el traumático año 1994, e impulsor de una gran campaña contra el contrabando de armas proveniente de Estados Unidos que llevó sus exigencias hasta la Casa Blanca de Barack Obama y sostuvo una exposición valiente e impresionante en el Museo de Memoria y Tolerancia de Ciudad de México que se llamó “Adiós a las armas”; lideró también una extraordinaria investigación, bajo el auspicio del Colegio de México y de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, sobre la presencia de los Zetas en el noreste mexicano y las masacres de San Fernando, Tamaulipas y Allende, Coahuila que nos da una arista no muy difundida sobre:

¿Por qué el estado mexicano actual dejo pasar la condena contra Sergio Aguayo sin interceder de oficio con ninguno de sus órganos autónomos de protección a víctimas como la CEAV y la CNDH?

La investigación “En el desamparo”, coordinada por Sergio Aguayo Quezada y que se puede consultar completa en este link https://eneldesamparo.colmex.mx/, es un documento contundente sobre las responsabilidades de los TRES NIVELES DE GOBIERNO en las masacres de 72 migrantes en San Fernando Tamaulipas y de un número indeterminado de personas desaparecidas en Allende, Coahuila – testimonios hablan de más de 200 desapariciones –; particularmente en el caso de Allende, Coahuila, hay una responsabilidad del Ejercito Mexicano que se negó a dar apoyo a la población en el transcurso del ataque de los Zetas a las poblaciones de la zona de los 5 manantiales en marzo de 2011 y que derivó en cientos de personas desaparecidas y daños incalculables en la población donde incluso existen testimonios, en otras investigaciones, del control de este grupo delictivo sobre el penal de Piedras Negras, Coahuila donde habrían “cocinado” o incinerado a más de 150 personas.

El Ejercito Mexicano es la única institución gubernamental que no ha sido tocada por el gobierno de AMLO para “luchar contra la corrupción” o “luchar contra la impunidad”, por el contrario goza de enormes privilegios en el régimen que descansa en la militarización para imponer sus proyectos, esta es la razón de la inacción del estado mexicano ante este caso; de entrada la CEAV y la CNDH, hoy obedecen al Presidente pues logró imponer a Mara Gómez y a Rosario Piedra como respectivas titulares y no se moverán en algo que afecte al Ejercito a menos que se los ordenen desde Palacio Nacional y, que se sepa, no hay alguna intervención de los mecanismos de protección gubernamental a periodistas y defensores de Derechos Humanos salvo un tímido comunicado de la Secretaría de Gobernación.

La razón es sencilla, el titular de la guarnición militar y responsable de la zona desde Piedras Negras cuando se dio el ataque de los Zetas a Allende, Coahuila y la zona de los 5 manantiales es, ni mas ni menos, el hoy Secretario de la Defensa Nacional: Luis Cresencio Sandoval González.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *