Menú

Autonomías purépechas: una lucha contra el estado y el crimen organizado

Autonomías purépechas: una lucha contra el estado y el crimen organizado

Al grito de Juchári Uinápekua (Nuestra fuerza), cuatro comunidades purépechas mantienen una lucha constante para que el municipio y el estado de Michoacán les reconozca su libre determinación. Inspirados en la lucha de la comunidad de Cherán K´eri, quien en el año de 2012 logró su autonomía política; actualmente, las comunidades purépechas de Nahuatzen, Comachuén, Sevina y Aratepekua, enfrentan constantes ataques emprendidos por parte de autoridades municipales, estatales y el crimen organizado que buscan impedir que logren establecer su libre determinación, derecho reconocido ya por el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM).

Texto y Fotografías: Mario Marlo/@Mariomarlo

Ha nueve años de que Cherán K´eri lograra ser reconocido como la primera comunidad purépecha en autogobernarse a través de un Concejo Mayor; hoy Nahuatzen, Comachuén, Sevina y Aratepakua, se suman a la lista de comunidades indígenas a las que el TEEM reconoce su autogobierno, legitimando a sus Concejos Comunales para que administren la parte proporcional del presupuesto que les corresponde respecto al número de habitantes que lo conforman.

A pesar de estas resoluciones, las comunidades continúan enfrentando constantes ataques por parte de autoridades del municipio de Nahuatzen, del estado de Michoacán y del crimen organizado, lo que ha generado hostigamientos, amenazas, detenciones, asesinatos y violaciones a sus derechos humanos.

Estas comunidades, ubicadas a unos cinco kilómetros de Cherán, comparten el mismo contexto; inseguridad, amenazas, cobro de piso y autoridades municipales vinculadas con el crimen organizado, lo que las ha llevado a reencontrarse y retomar sus prácticas comunitarias para, así, pasar de una política pública controlada por el Estado a una política comunitaria que lo único que busca es garantizar a sus habitantes agua, alcantarillado, salud educación, seguridad, cultura y la protección de la tierra y el territorio.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *