Menú

Chile Despertó V

Chile Despertó V

Columna Chile Despertó

Por Alfredo Villanueva Mercado.

Fotografía: Caterina Muñoz/@CateMunoz (https://instagram.com/Catemunoz

En la entrega de hoy analizaremos, a grandes rasgos, uno de los graves problemas que actualmente sufre Chile en la Educación, que constituye uno de los elementos clave de la acumulación por desposesión impuesto por el neoliberalismo y que le ha permitido permanecer, como modelo socio-económico y político (1975-2020), cuarenta y cinco años.

Si examinamos las demandas que desde el 18 de octubre del año pasado iniciaron grandes sectores sociales chilenos, uno de ellos es la Educación, junto a la Previsión Social y la Salud, estos dos últimos temas fueron abordados con anterioridad en las entregas Chile Despertó III y IV, respectivamente. Resulta de una claridad meridiana que los militares golpistas, acompañados por el sector empresarial trasnacional junto al chileno, tuvieran en la mira apropiarse de la educación chilena, privatizándola. El interés radica no sólo en que puede convertirse en un gran “nicho de mercado” a explotar por la plusvalía que ella puede provocar en cada ciclo escolar y, al que concurren indefectiblemente millones de jóvenes.

Cabe aclarar que, antes del Golpe de Estado de 1973, los procesos curriculares eran anuales, luego de la privatización de la Educación, éstos se redujeron a trimestrales o cuatrimestrales, así el cobro por inscripción aumenta varias veces en el tránsito curricular de los alumnos.

Otro aspecto general que vale la pena destacar de la privatización de la Educación en Chile es que, en el caso de la educación técnica y profesional, a sus alumnos se les prepara con un perfil académico determinado: servir como posibles aliados a la clase empresarial en la explotación laboral de los trabajadores. Así a los futuros técnicos y profesionistas se les prepara curricularmente para al término de sus estudios hayan adquirido un “capital humano”, que han de explotar frente a otros con el fin de enriquecerse económicamente, hecho que, por cierto, no logran la inmensa mayoría de ellos.

El perfil académico previsto curricularmente en el llamado currículum oculto; es decir, aquel que se practica cotidianamente en las relaciones áulicas, ahondan la competencia indiscriminada entre los alumnos, anulando u obstaculizando las posibilidades de relaciones humanas solidarias y de convivencia no sólo entre los alumnos, sino también entre los docentes, alumnos y docentes.

Fenómeno social que no suele ocurrir en la educación gratuita porque a ella concurren a un mismo establecimiento alumnos de distintos sectores sociales económicos y culturales que en sus relaciones cara a cara pueden reconocerse y entablar relaciones con cierta horizontalidad y de respeto recíproco.

Este currículum oculto es el ensayo que ha posibilitado daños psicosociales a vastos sectores de Chile y que encarnan ciertos “valores” de la ideología neoliberal, tales como: la segregación; corrupción de la élite; discriminación racial xenofóbica; aporofobia (odio a los pobres); homofobia; no respeto a los derechos humanos; consumismo; auto-explotación para poder ser como los de arriba, por vía de ejemplo, las PYMES; acendrado individualismo; la mayoría de la ONG’S se mueven en un doble discurso, por un lado promueven la ayuda vertical a sectores sociales empobrecidos y, por el otro, ayudan a desmantelar los servicios públicos promoviendo su privatización.

Socialmente existe un miedo por la aplicación de la violencia, por otras vías, de la Doctrina del Schock, que ha desembocado en la incertidumbre frente al presente y al futuro, esta desconfianza va aparejada de la ruptura del diálogo cara a cara y, por ende, al social. Se ha producido una inseguridad humana, de orden personal por la ausencia de la aplicación irrestricta de los Derechos Humanos por parte de la policía y militares, cuya base se encuentra en el menoscabo de derechos sociales conquistados con anterioridad al Golpe Militar como son: salud, educación, justicia, equidad en el trato interpersonal y con las instituciones del Estado.

Lo expresado en los párrafos anteriores puede ser considerado como un exagerado resultado de la privatización de la educación chilena, pero quiero ponerles un ejemplo claro a los posibles lectores de este análisis de la incidencia de la educación formal en la vida de cada uno.

Estimado/a lector/a deseo que recuerde alguna materia cursada por Ud. en cualquier nivel educativo, ¿recuerda los objetivos de dicha materia?, ¿qué aspectos del conocimiento se trataron?, ¿tal vez el nombre del profesor/a?

Casi con seguridad que las respuestas fueron de no tener memoria sobre lo preguntado, pero al tratar de recordar aparecieron cómo se relacionaban en el salón con sus compañeros/as de salón y las relaciones recíprocas entre profesor/a y alumnos/as, es lo que las teorías educativas y pedagógicas denominan “el sustrato educativo”, dicho de otro modo, lo que queda enraizado en cada uno/ de nosotros/as de la experiencia educativa y que aplicamos diariamente en nuestras relaciones sociales de distinto orden.

Algunos datos:

* Chile tiene el sistema más privatizado y segregado entre los 65 países que utilizan el sistema PISA, que mide los conocimientos de estudiantes de países pertenecientes a la OCDE.

* El 87% de las familias chilenas sólo consideran “escuelas frecuentadas por alumnos/as con características socioeconómicas similares” para sus hijos/as.

* La matrícula privada en el sistema escolar (preescolar a media superior) llega al 60%, en contraste en la OCDE, en promedio, es de 18%.

* El 40% del gasto en el sistema escolar proviene de la familia, en la educación superior sube al 76%.

* El 70% de los/as estudiantes de escuelas municipales son de escasos recursos y el 75% de las escuelas privadas son de hogares de mayores recursos.

*El rendimiento en Matemáticas, según la prueba PISA, año 2018, colegios municipales, 390 puntos; colegios subvencionados, 424 puntos y colegios particulares, 503 puntos.  

Nos vemos en la próxima entrega. 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *