Menú

¡Internet vive!

¡Internet vive!

Por Federico Gómez /@FedericoGomezMx

Hago política desde que nació el 132. 

En los últimos años, el debate público ha cobrado mayor relevancia en los medios digitales que en los espacios tradicionales. Nos alegra saber que Televisa dejó de tener peso para controlar la agenda de medios. Nos alegra consumir nuevas propuestas de medios independientes y tener acceso a una gran cantidad de contenidos. Muchas cosas han cambiado, sin embargo la amenaza contra la libertad de expresión sigue latente. Por ello, en estos tiempos digitales, es importante defender que el internet sea diverso, plural y abierto. Dicho de otra manera:

Es importante defender la Neutralidad de la Red.

Desde la aprobación de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión en 2014, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tiene la obligación de emitir Lineamientos que protejan la neutralidad. Y apenas, a finales del año pasado (2019), el instituto presentó el Anteproyecto que los incluye. Sólo que se encontraron algunas sorpresas:

Censura: Permite el bloqueo del gobierno a aplicaciones, contenidos y servicios por “situaciones de emergencia” “seguridad nacional” o a “petición expresa de autoridad”, aún cuando está prohibido por la Constitución y no hay mecanismos claros de rendición de cuentas. 

Priorización pagada: Permite que empresas como Telmex, Izzi, AT&T, Movistar, etc puedan dar trato preferencial a sus socios comerciales. ¿Qué quiere decir? Que van a poder cerrar y abrir la llave de tu tráfico de datos; de acuerdo con el contenido o sitio que quieren que consumas. Imagina que deseas consultar un medio que consideres creíble; pero carga lentísimo el sitio. Ah, pero intentas ingresar a UnoNoticias y rapidísimo. El proveedor, como cadenero de antro, hace negocio con el usuario que desee mayor acceso, como si el internet fuera televisión de cable; atentando abiertamente contra nuestros derechos digitales. Incluso también atenta contra la libre competencia, ya que los privados que no tengan acuerdos con esos proveedores de internet, verán sus contenidos/aplicaciones/servicios en total desventaja.

Invasión a la privacidad: Para abrirnos y cerrarnos la llave del tráfico, los proveedores de internet podrían monitorearlo mediante técnicas como la inspección profunda. A pesar de que la ley obliga al IFT a respetar la privacidad, se omiten lineamientos que la protejan. Por no decir que “se quieren hacer de la vista gorda”.  

Insuficiente transparencia y monitoreo de cumplimiento: Se promueve la impunidad en caso de que las empresas violen la neutralidad de la red, ya que ni el mismo IFT contempla medidas efectivas de transparencia y monitoreo; que hagan posible rendición de cuentas sobre la gestión del tráfico. 

El IFT le apuesta a discriminar el acceso a la información y construir nuevas brechas entre las personas.

Hay muchas razones para defender el internet, ya que éste amplía otros derechos: expresión, organización, conocimiento, recreación. México vive una crisis de violencia que acalla voces críticas, ocupamos los primeros lugares en tragedias que han acabado con la vida de activistas y periodistas. Recordemos los hashtags que han permitido levantar la voz en los últimos años: #YoSoy132, #Ayotzinapa, #Verificado19S, #TemacaVive, #NiUnaMenos, #EPNvsInternet y más. Por eso defender la neutralidad de la red significa proteger nuestros derechos humanos frente a intereses de gigantes en telecomunicaciones, los “fifís” de siempre. Y así de simple es que no podemos permitir que se apruebe el Anteproyecto del IFT, atenta contra la libre elección, privacidad y transparencia. 

Se ha construído un documento de observaciones, al que organizaciones, empresas y más de 60,000 personas se han sumado. Te invito a suscribirlas: https://salvemosinternet.mx/ y compartirlas. Queda un mes para hacerlo (hasta el 13 de abril). Cambia tu avatar de perfil como muestra de apoyo y ayúdanos a difundir con el HT #SalvemosInternet. 

*** 

Aquí uno de los materiales generados desde Salvemos Internet.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *