Menú

Marea feminista: Después del 8M, la lucha sigue

Marea feminista: Después del 8M, la lucha sigue

A casi un mes de la movilización por el Día Internacional de la Mujer en Jalisco, donde 35 mil mujeres se encontraron y salieron a tomar las calles de Guadalajara para exigir justicia, aún quedan cuestionamientos por socializar. La colectiva feminista Antimusas, por ejemplo, ha invitado a otras mujeres a través del Conversatorio 8M ¿Y ahora qué?, a preguntarse: ¿qué sigue después de hacer historia y marcar el inicio de algo más grande?

Por Fernanda Lattuada / @MariFerLattuada

Foto portada: Sofía Ávila

Con el objetivo de tener un momento de contención y acompañamiento luego de lo vivido en la marcha del 8 de marzo u 8M, la colectiva Antimusas, abrió el espacio de diálogo virtual: Conversatorio: 8M, ¿Y ahora qué? a través de videoconferencias en la plataforma Zoom, luego de las medidas oficiales sanitarias, dictadas por la contingencia de salud por el coronavirus.  

El jueves 26 de marzo fue el primer conversatorio en donde las mujeres pudieron compartir lo que vivieron en el contingente, sus sentires sobre el feminismo, así como, la importancia de seguir luchando por una transformación Para Las Antimusas, la lucha no terminó tras la culminación de la marcha y la partida de las asistentes, aquello, precisan: “sólo fue el comienzo”. Para ellas, lo sucedido el pasado 8 de marzo, es una constante que debe trabajarse día a día, reconociendo que las discusiones, los sentires de las mujeres, sus luchas, las violencias que sufren y sus maneras de resistir, deben ser llevados a otros espacios y compartirlos:

“Este es el inicio: el punto de encuentro de estos espacios, de encontrarnos como mujeres y como entes sociales que estamos buscando una trasformación, estamos en la búsqueda constante de otra vida, una vida más digna y sin violencias para nosotras”, reiteraron. 

El 8M, un despertar de esperanza 

En un contexto de violencias sistemáticas hacia la mujer, el hartazgo y la valentía detonaron la marea feminista que pintó las calles de verde y morado, y cimbró la ciudad y el país: unificando un mismo mar. La colectiva afirma que, además, otra cosa que motivó a las mujeres a salir a las calles fue la indignación y la necesidad de visibilizar las violencias históricas que les han lacerado hasta el momento actual:

 “El darnos cuenta y hacernos notar, hacernos ver; demandar de forma colectiva nuestros derechos y el que nos traten como seres humanos y no como objetos a los que se puede violentar de las mil y un formas en las que se hace”, precisaron. 

Por ello, a decir de las mujeres que participaron en este conversatorio compartiendo su experiencia, lo vivido durante la marcha histórica de aquel día: fue un despertar. En la opinión de la colectiva, este despertar significa una esperanza, ver que hay otras formas de vivir y de relacionarse tanto con ellas mismas como con su entorno:

“Esa adrenalina de poder gritar, exigir justicia o soltar ahí todo lo que se ha venido acumulando en el día a día, pues es justo el por qué hay que seguir. Porque no nada más se queda en un grito, en una pinta o en una marcha, sino que toda esa rabia la podemos seguir organizando y es importante no soltarlo justo para poder trabajar entre todas, en colectivo”, coincidieron Las Antimusas. 

Una vez vista la realidad “a través de las gafas violentas”, señalan las feministas, es difícil ignorarla y soltar lo que ya se tomó. Para continuar, sugieren conocer la historia de la opresión tanto individual como social, y así, trazar el camino hacia la búsqueda de cómo queremos vivir y cuál es el mundo que se quiere transformar:

“Este es el momento en el que históricamente el feminismo es más visible en todo el mundo. Porque nos estamos volviendo tan incómodas y tan poderosas; tocamos muchos privilegios y atentamos contra muchos intereses del sistema que nos intenta controlar”, expresaron en el conversatorio.  

Así como el conversatorio, la colectiva abrirá otros espacios de diálogo a través de su cuenta de Facebook, para continuar con el trabajo en conjunto y que se proyecta como: “un espacio para mujeres seguro, libre, sin ser juzgadas, sin revictimizaciones donde puedan ser escuchadas y acompañadas.” 

A casi un mes de haber sido olas de un mismo mar, la lucha sigue, finalizaron.  

***

Contacto: Antimusas https://www.facebook.com/antimusas/?epa=SEARCH_BOX  

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *