Con pocas opciones subsisten familias de trabajadores informales en medio de la contingencia. CODENI invita a apadrina una despensa

16 abril, 2020

Con pocas opciones, las familias de las y los trabajadores no formales en el Área Metropolitana de Guadalajara, subsisten en medio de la contingencia por coronavirus. Tanto sus actividades laborales, como sus ingresos económicos, se han visto afectados por la pandemia que los ha llevado a limitar sus formas de principal sustento, advierte la organización Colectivo Pro Derechos de la Niñez (CODENI).

Si bien, el Gobierno del estado publicó recientemente el Plan Jalisco COVID-19 “Protección al Ingreso”, iniciativa de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para “proteger la estabilidad económica” de estos hogares, la organización señala que, respecto a las 70 familias que acompañan e hicieron solicitudes para recibir estos apoyos, son pocas las que han sido beneficiadas. Situación que les ha dejado, una vez, más en medio de la desprotección social y laboral.

Por esta razón, CODENI convoca a “Apadrinar una despensa” para que estas 70 familias, a las que brindan acompañamiento, puedan resolver sus necesidades básicas de alimentación e higiene durante este periodo de contingencia.

Por Dalia Souza / @DaliaSouzal

Foto: José Valdemar / Somos El Medio

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), durante diciembre de 2019 en México, la tasa de informalidad laboral, es decir, la proporción de la población nacional ocupada que es laboralmente vulnerable, tanto por la naturaleza de su empleo como por no ser reconocida por su fuente de ingresos, era del 56.1%. Mientras que, la tasa de ocupación de los mexicanos en el sector informal fue del 27.4% dentro del mismo periodo; esta última se refiere a la cantidad de personas que desde sus hogares generan ingresos propios sin que necesariamente estén constituidos como una empresa.

Luego de los llamados oficiales, primero de contingencia y después de emergencia sanitaria, para evitar la propagación del coronavirus; así como, tras el establecimiento de medidas de prevención que involucran el llamado al aislamiento social y a “quedarse en casa”, estos sectores de la población en Jalisco, particularmente en el Área Metropolitana de Guadalajara se han visto limitados y con pocas opciones para continuar subsanando las necesidades básicas de sus integrantes y familias.

Vendedores de fruta o frituras, de artículos varios de temporada, ropa y bisutería, la mayoría de ellas y ellos trabajando de manera informal en la zona Centro de la ciudad de Guadalajara, sufren afectaciones a sus actividades laborales y economía en medio de esta contingencia de salud, así lo refiere Amanda Cabrera, Coordinadora del área de Comunicación Social de la organización Colectivo Pro Derechos de la Niñez (CODENI):

“Las familias que trabajan en el comercio informal en la zona Centro de Guadalajara, prácticamente la totalidad de ellas se han visto afectadas en sus actividades laborales y de ingresos económicos. No están trabajando en condiciones normales, algunos han optado por hacer venta de productos como gel antibacterial, cubrebocas que han logrado hacer o conseguir. Algunos de ellos siguen trabajando en el centro haciendo esto mismo, pero también sabemos que la afluencia de gente es mucho menor, así que están enfrentando problemas económicos para tener su subsistencia básica”.

CODENI es una asociación civil dedicada generar proyectos de incidencia con familias, niñas, niños y adolescentes que se encuentran en algún grado de vulnerabilidad o exclusión social, ya sea porque son trabajadores o están vinculados al trabajo informal, dentro del Área Metropolitana de Guadalajara.

Por ello, pocas son sus opciones. Por un lado, no se les ha permitido instalarse -en acato a la medida de asilamiento- y por el otro, aunque han hecho “su luchita”, cambiando, incluso, de mercado y productos, no hay quién les compre, pues las personas no salen a las calles, afirma la experta en Gestión y Desarrolla Social:

“Además de estos problemas, lo normal que podemos suponer que devienen por no estar trabajando normalmente, aunque pudieran hacerlo no hay clientela, no hay gente en las calles a quiénes vender, entonces también eso dificulta su ingreso económico”.

A esto se suman la respuesta tardía de los programas sociales, ya que, si bien, los gobiernos municipales, junto con el estatal, implementaron planes de apoyo, estos han demorado en llegar, mientras la contingencia se aplaza y la despensa se agota.

Según ha documentado la organización, de las 70 familias que acompañan e hicieron solicitudes para ingresar al Plan Jalisco COVID-19 “Protección al Ingreso”, un programa recién creado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, para “proteger la estabilidad económica de las familias jaliscienses ante la pandemia del Coronavirus”, ninguna ha recibido los apoyos, incluso, muy pocas han recibido una respuesta de confirmación:

“Hay mucha confusión en la información que se da, nosotros estuvimos dándole el acompañamiento a las familias para que pudiera acceder al programa de Protección al empleo informal que sacó el gobierno del estado. Prácticamente la totalidad de las familias hicieron la suscripción, han sido mínimas las que han tenido la respuesta para poder subir sus documentos y hasta el momento, ninguna familia ha tenido el aviso de cita para que finalmente les puedan dar este apoyo”.

Si bien, advierten que es muy probable que esto se deba a la demanda de los postulantes, reconocen que estas situaciones refuerzan la desprotección en la que se encuentra este sector en medio de la contingencia.

En tanto, señala Amanda Cabrera, también preocupa la situación de las niñas, niños y adolescentes que integran estas familias, pues, aunque no han detectado problemáticas de violencia dentro de los hogares, es un hecho, que, dadas las nuevas dinámicas de convivencia, éstas pueden desatarse, principalmente, en contra de mujeres, niñas y niños:   

“La mayoría de las familias viven en espacios reducidos o en familias extendidas que están teniendo que convivir por más tiempo y con más personas juntas… Aunque no hemos detectado una problemática de ese tipo en nuestros participantes, está comprobado que se pueden desatar situaciones de violencia intrafamiliar entre las mujeres o los niños”.

Apadrina una despensa

Reconociendo la vulnerabilidad en la que se encuentra este sector de la población en Jalisco, CODENI ha convocado a participar en la iniciativa “Apadrina una despensa”, la cual consiste en la donación de recursos económicos que permitan la compra de productos alimenticios y de higiene básicos. Las despensas se pretenden entregar cada dos semanas a las 70 familias que acompaña la organización, incluyen 27 productos y tienen un costo promedio de 400 pesos mexicanos.

De aquí que se invite a participar con la donación del precio total de la despensa, o, de no ser posible, con una fracción de su costo. Su ayuda, afirma Amanda Cabrera, podría ayudar a estas familias en contexto vulnerable a tener acceso a alimentos durante este periodo de contingencia:

“La campaña lo que busca es que las personas con una donación de 400 pesos puedan apadrinar la despensa para una familia y que esta familia pueda tener acceso a alimentos para no más de dos semanas, puede ser menos. Calculamos que cada quince días podemos hacer la entrega de una despensa”.

Consideran que, de esta manera, haciendo una donación económica por el costo tal de la despensa, las personas que deseen participar evitan desplazarse a hacer compras a los supermercados y también acudir a un lugar para hacer la entrega:

 “Lo hicimos de esa manera para que las personas no se desplazaran a un lugar o tuviera que ir al super, para tratar de reducir ese movimiento de personas y hacer una despensa de calidad y consistente y digna con 400 pesos”.

Hasta el momento, la respuesta ha sido buena, comenta la integrante de CODENI, incluso, ya se hizo la primera entrega, sin embargo, aún está pendiente completar la nueva reserva para hacer la siguiente donación en quince días.

De acuerdo con CODENI, una familia de al menos seis integrantes que se emplea en el trabajo informal puede ganar en promedio 200 pesos diarios. Si estás interesado o interesada en participar, te compartimos a continuación la forma en la que puedes hacerlo. CODENI recuerda que tus donaciones son deducibles de impuestos.

Banco del Bajío

Cuenta # 0052872301001

Clabe Interbancaria # 030320528723010017

Beneficiario: Colectivo Pro Derechos de la Niñez, A.C. 

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ZonaDocs

Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

Quizás también te interese leer