Menú

La generación del cambio: Jóvenes mexicanos se unen para luchar contra el cambio climático

La generación del cambio: Jóvenes mexicanos se unen para luchar contra el cambio climático

En Jalisco, cientos de jóvenes acudieron al llamado para defender la tierra que realizó Greta Thunberg. Organizados y motivados se han vinculado al movimiento Fridays For Future (FFF) y desde ahí quieren demostrarnos que vale la pena luchar por el planeta en que vivimos.

En ZonaDocs queremos reconocer su lucha y entrega; por ello, publicaremos una serie de perfiles de quienes saben que no hay un planeta B. Este primer perfil corresponde a Arlene, una jóven médica que lucha para detener las llamas que consumen a la tierra. 

Por Eric Sandoval/@eric20san

“Hemos venido aquí a hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no”,

Greta Thunberg, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2018

Los jóvenes son el futuro. Hoy, son el presente que lucha por el futuro de todos. Hoy millones de ellos alrededor del mundo salen a las calles a luchar por el planeta que, en otras generaciones, no pusieron interés.

Hoy Arlene lucha porque la casa está en llamas. Con veinte años y el objetivo de concluir una de las licenciaturas más complicadas de la Universidad de Guadalajara (UdeG): Medicina, tomó la decisión más importante de su vida: Unirse a la lucha contra el cambio climático.

Esta joven de tez morena y un característico lunar en su frente, entró a una universidad donde 22 mil 860 personas fueron rechazadas en el primer periodo del 2019. Equivalente a poco más de dos veces la capacidad del Auditorio Benito Juárez.

“Quiero ser médico. Las personas no nos apoyamos entre nosotros. Si no hacemos lo que sea que hagamos por las personas, entonces no tenemos un sentido de sociedad. No estamos unidos”, dice Arlene sobre su decisión de carrera universitaria: Médico Cirujano y Partero.

Arlene quiere graduarse y ser parte de las y los 16 mil 500 médicos que se gradúan en México para ayudar a las personas.

La chispa se encendió en “Salud Ambiental”, una clase dentro de su programa universitario donde se aborda el tema de la relación de los seres humanos con el medio ambiente, cómo afecta el cambio climático a las personas. Ahí mencionan que no importa tu raza. No importa tu edad. A todos nos afecta el cambio climático.

La flama enardeció cuando conoció a su heroína a través de las redes, como las de los cómics de Marvel o DC, como Capitana Marvel o como la Mujer Maravilla, pero ésta era real, y tenía 16 años: Greta Thunberg. La adolescente sueca que ha movilizado el mundo con su movimiento Fridays For Future (FFF).

Nunca eres demasiado joven para

marcar la diferencia.

Con esta motivación, Arlene decidió asistir a la Primera Huelga Mundial por el Clima, convocada por la misma Greta el 15 de marzo de 2019.

Ese día frente al Congreso del Estado de Jalisco, junto a más de 200 personas, decidió unirse al movimiento FFF en Guadalajara, y luchar contra el cambio climático.

No es fácil, México es el país número uno en emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en América Latina, con 477 megatoneladas en 2018, equivalente a que México expulsara más de 790 billones de litros de gas licuado, según Global Carbón Atlas; y en un estado, Jalisco, en donde más de 2 mil 231 personas han perdido la vida a causa de la contaminación en el Río Santiago, catalogado como “Un Chernóbil en cámara lenta” por uno de los vecinos del río en un reportaje publicado en The New York Times, esto conforme a los registros que ha realizado el Comité Ciudadano de Defensa Ambiental de El Salto.

Arlene Valle se para frente al Congreso de Jalisco y frente a Palacio de Gobernación todos los viernes para gritar: “¡EMERGENCIA CLIMÁTICA YA!, ¡NO HAY PLANETA B!, ¡QUEREMOS ACCIONES, NO SIMULACIONES!”.

Lo hace frente a los funcionarios. Frente a la prensa. Frente a las personas, pero esto fue alguna vez fue un secreto para su padre, quien “no es una persona muy ambientalista”, y hace unos meses se enteró que su hija utilizaba los viernes de su vida para exigir justicia por nuestro planeta, y no estuvo de acuerdo.

“No está a favor, nos hace comentarios de que no le parece bien, y no se siente agusto con nosotros viniendo a las huelgas, a pesar de que ya le hemos tratado de decir que son pacíficas, que nunca ha pasado nada, nunca hemos tenido conflictos ni nada, pero no le gusta”, cuenta Arlene, aunque ella logra entender un poco sobre la incertidumbre de su padre, debido al contexto político y social que han rodeado las marchas en México.

“Su generación tienen que darse cuenta, creo que tienen la responsabilidad, son los que están en el poder y las que pueden hacer más cosas que nuestra generación. Si ellos caen en la negación, eso nos va a afectar a la lucha, al medio ambiente y en realidad nos estancamos porque no logran aceptarlo”, menciona Arlene.

Cuando Arlene decidió unirse al movimiento, nunca imaginó que un día se encargaría de organizar las huelgas y tomar el micrófono en representación de cientos de jóvenes. Después de problemas entre los primeros coordinadores de FFF Guadalajara, éstos decidieron hacerse a un lado y buscaron a Arlene para ofrecerle la coordinación del movimiento. Ella, junto a su hermano, aún abrumados por la carga tan grande que podría ser, decidieron aceptar al recibir la confianza de los miembros del movimiento en la ciudad.

Esta joven de casi uno setenta y complexión delgada, no sólo entró al ambiente médico, sino que también tuvo que “entrar a otro mundo”, menciona, refiriéndose a que tuvo que ser parte de la vida política y social del estado de Jalisco. Pláticas con disputados. Juntas con secretarios. Apoyo a hermanos de lucha, como los pobladores del Río Santiago. Arlene hizo un espacio más a su día para leer leyes, reglamentos y otros documentos que le permiten encarar a los funcionarios y exigir que hagan su trabajo.

“La paz entre el gobierno y los ciudadanos, da confianza, tanto de nosotros a ellos, como de ellos a nosotros. Si nos sentimos en paz con ellos, se puede dar la posibilidad de un diálogo más abierto”, señala Arlene Valle, quien hace un análisis sobre por qué hacer huelgas pacíficas han sido clave para el movimiento, y de nuevo, su heroína aparece en su historia

Greta Thunberg, la joven sueca de 16 años, se sentó frente al Parlamento de Estocolmo para exigir a su gobierno que se respeten los Acuerdos de París. Inspirados por esa acción, millones de jóvenes alrededor del planeta se movilizaron para unirse al movimiento Viernes Por el Futuro (Fridays For Future) y hacer huelgas pacíficas exigiendo a los gobiernos políticas radicales en favor del medio ambiente.

“Al ella hacerlo de una manera pacífica, al no hacerlo de manera violenta, al no hacerlo de una manera muy llamativa, nos inspiró a nosotros a sentirnos en confianza”

Aún con toda esa motivación, Arlene se ha sentido poco apoyada por las personas que la rodea. Familia, amigos, maestros son algunas de las personas que no han valorado cómo Arlene Valle está entregando parte de su vida para unirse a la lucha más importante de la historia.

Su sueño: Que el Estado de Jalisco declare la emergencia climática en la entidad, y que se atienda realmente a los habitantes de los pueblos afectados por la contaminación del Río Santiago.

***

“El cambio climático es una amenaza existencial y el problema más grave al que nos enfrentamos, y, sin embargo, siguen haciéndolo todo como antes”.

Greta Thunberg, Conferencia TEDx 2018)

1 comentario

  1. Nancy

    Felicidades Arlene! continua asi que nos das fuerzas!

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *