Miranda Jaramillo: Mujeres edutubers, el rostro de las científicas en el Internet

1 julio, 2020

De acuerdo con la UNESCO, las mujeres científicas representan el 28% de todos los investigadores del mundo; mientras que, respecto a los hombres, de todas las mujeres en el mundo, el 35% decide dedicarse a las disciplinas STEM -por sus siglas en inglés- Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, y únicamente el 3% opta por realizar estudios en el ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Estas diferencias, esta desigualdad tan profunda, advierte la UNESCO y ONU-Mujeres: “no se da por casualidad”, es una deuda histórica que arrastra tras de sí el nulo acceso igualitario a la educación para niñas y mujeres, y un contexto cultural y social de desigualdad y discriminación de género dentro de la investigación científica.

En plena era de la búsqueda de la igualdad y la equidad para la paz y el desarrollo, las mujeres luchan por resistir y triunfar en un medio que a través del tiempo ha sido considerado “masculino”. Es la gran pasión que les acompaña por aprender, descubrir, enseñar y divulgar el conocimiento, lo que las ha llevado a hacer un “doble esfuerzo”, pues además de sobresalir en sus áreas de especialidad, son portadoras del ejemplo con sus historias y trayectorias de vida.

Las edutubers, mujeres científicas creadoras de contenido digital especializado y de divulgación del conocimiento a través de la plataforma YouTube, se han convertido en portavoces de este mensaje, pues están firmemente convencidas de que la perspectiva de género no sólo debe atravesar las relaciones humanas en la sociedad, las decisiones políticas, la política y la cotidianeidad, sino, también el quehacer científico, la ciencia, la tecnología y el saber.

Por estas razones, estas físicas, biólogas, comunicadoras, historiadoras, matemáticas, astrofísicas e ingenieras que se han unido desde sus especialidades y trincheras al conocimiento a través del internet, han decidido compartirnos sus historias y trayectorias como un legado e inspiración para que otras niñas, jóvenes y mujeres como ellas, le pongan su rostro a la ciencia.

Esta es la historia de Miranda Jaramillo, mujer, física, divulgadora científica, edutuber y creadora del canal de YouTube Miranda Luna de Urano.

Por Aletse Torres Flores / @aletse1799

Un estudio llevado a cabo por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en el año 2016, demuestra que, en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, las niñas tienden a obtener mejores resultados en matemáticas que los niños en tercer grado de primaria, pero esta ventaja se pierde cuando ingresan a sexto grado. Dicha investigación da cuenta de la existencia de las brechas de género en ciertas disciplinas, particularmente en las ciencias STEM -por sus siglas en inglés- Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas; las niñas, precisa el estudio, “van alejándose progresivamente de los estudios en áreas científicas debido a múltiples causas, tales como: presiones familiares, estereotipos, expectativas y falta de mentores o de modelos a seguir.

En esto concuerda Miranda Jaramillo, para esta joven física es importante alentar a las niñas y jóvenes desde temprana edad para que entren en contacto con las ciencias, ofreciéndoles una educación fuera de estigmas y que les brinde oportunidades de manera equitativa y sin diferencias. También, considera que es importante jamás menospreciar la curiosidad de la niñez, por el contrario, invita a las y los adultos a alimentar y a acompañar su deseo por aprender y descubrir.

En su infancia, Miranda recuerda que tuvo la suerte de tener unos padres que siempre la apoyaron en sus más grandes pasiones, la ayudaron a crecer y trataron de brindarle todas las herramientas para que se desenvolviera de manera plena en todo lo que se proponía, desde juegos de matemáticas

SU PASIÓN POR LAS ESTRELLAS

Miranda Jaramillo Morales, es originaria de la Ciudad de México y estudiante de la carrera de Física en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); reconoce que uno de sus pilares más fuertes son las ciencias espaciales y por ello, está en sus planes especializarse en astronomía. Hace poco comenzó a trabajar con uno de los organismos más importantes para la transmisión de conocimiento, la International Astronautical Federation (IAF), donde fue seleccionada para ser colaboradora y represente de Latinoamérica gracias a su labor en la divulgación; ahí se encarga de difundir todo en el idioma español.

Su amor por las ciencias comenzó desde temprana edad. Miranda recuerda que amaba ver esas “3 estrellas” que iluminan el cielo y su mayor deseo era tener el telescopio “más grande que existiera en el mercado” para poder verlas de cerca. Siempre fue una estudiante ejemplar, “amante de las matemáticas” comenta. Sin embargo, antes de optar por estudiar física, como área de conocimiento, Miranda había considerado durante los primeros semestres de la preparatoria tomar un camino quizá, “más sencillo” y dedicarse a la gastronomía. Pasaron los semestres y en el último año, se enamoró de dos ramas de la ciencia: la biología y la física.

“Comencé a enamorarme de una manera muy loca de la biología, pero por otro lado también por la física. Ahí comencé a adentrarme a la ciencia, tuve bastante apoyo de mis profesoras y gané más de un concurso de ambas disciplinas”

Al final un poco indecisa, optó por la carrera de física; todavía tiene en la memoria esa primera clase de cálculo que le permitió darse cuenta que había tomado la decisión correcta. Al estar estudiando, Mirada recibió más de una oportunidad para colaborar con distintos observatorios del mundo. Su primera colaboración fue con el ALMA Atacama Large Millimeter Arraypor sus siglas en inglés-, una asociación internacional entre Europa, Norteamérica y Asia del Este en colaboración con Chile, considerado el proyecto astronómico más importante del mundo. Con ellas y ellos participó en la creación de un proyecto de divulgación. Y más tarde también, con la NASA:

“Fue impresionante, un gran paso en mi carrera. Tenía miedo, pero eso era asombroso, no podía creer que lo estaba haciendo, pensaba que los trabajadores de ahí eran “dioses” o que me iban a juzgar, pero me enseñaron que la ciencia la puede generar cualquiera con un poco de interés y pasión”

Otro de sus más grandes logros fue la conferencia que impartió en España sobre la brecha de género en la ciencia, con ésta buscó darle voz a las mujeres que no la tuvieron en su momento, según explica fue un honor como física poder contar su historia y aprender de ella. Con 20 años, Miranda aprendió que es necesario construir una ruta por su cuenta. Al estar en Madrid, decidió contactar al Observatorio Calar Alto, uno de los más importantes de Europa, lo que le ha permitido tener varios proyectos a futuro.

Y es que, esta joven física está decidida a colaborar más con varios observatorios del mundo. Entre ellos se encuentra el Observatorio Steward, de la Universidad de Arizona. Además, tiene en puerta un proyecto de divulgación con el programa de la Nasa: el Mars Reconnaissance Orbiter o el Orbitador de Reconocimiento de Marte, una nave espacial multipropósito que fue lanzada en 2005 para generar conocimiento alrededor de este planeta.

EL ARTE EN LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

Un día en la preparatoria, Miranda tuvo la idea de divulgar su conocimiento de una manera más “llamativa”, fue entonces que realizó su mi primera infografía:

“Tomé un diseño medio feo, pero hice un resumen de electromagnetismo, estaba tan emocionada que se lo mostré a todos mis conocidos, y de ahí, poco a poco me di cuenta que me gustaba la divulgación científica”

Notó la importancia de la estética a la hora de comunicar, ahora no sólo se trataba de tener información verídica, sino, además, de llamar la atención del público y lograr que aprendieran. Por eso, cuando tenía 17 años, junto con otro compañero decidió realizar un emprendimiento sobre ingeniería aeroespacial. Empezó a hacer infografías más formales y a generar información para los demás:

“Me gusto tener un conocimiento y compartirlo”, asegura.

Esta decisión le ha permitido aprender que una de las mejores formas de difundir la ciencia es a través del arte, en su caso es el diseño gráfico. Un ejemplo para ella es el proyecto Conejo Misión Espacial; según comparte, ellos le han mostrado la importancia de que un mensaje tiene que ser claro y didáctico. Por ello, considera, es necesario incluir la letra “A” de la palabra “arte” dentro de las disciplinas STEM, pues en su experiencia “ha sido lo más bonito y de lo mejor que ha estudiado”, se trata, afirma, de encontrar “lo atractivo a lo científico”:

“Como física podría pensar que el arte no tiene lugar en la disciplina, pero al contrario, es necesario para llegar a todo tipo de público. Como divulgadores necesitamos encontrar nuestra propia vía de compartirlo: desde pinturas, fotografías, o en mi caso infografías, debe de existir este equilibrio”

Es por esto que, parte del emprendimiento educativo que continúa creando, se enfoca en orientar a la educación para que sea interdisciplinaria; es decir, explica, “si estudias biología puedes estudiar historia, matemáticas, ciencias espaciales, o arte”.

MIRANDA LUNA DE URANO: UN ROL PARA LAS AMANTES DE LA CIENCIA

“No me definiría como edutuber porque más que hacer videos, me gusta divulgar conocimiento, me gusta que los demás aprendan”

En julio de 2019 Miranda Jaramillo se convirtió en Miranda Luna de Urano, un personaje que creó con la intención representar un rol para todas las mujeres que se apasionan por la ciencia.

Hoy el canal cuenta con 6 mil 400 suscriptores, pero relata que para llegar a esta cantidad fue difícil. En sus inicios tenía miedo de ponerse frente a la cámara y exponerse ante el mundo. Sin embargo, quería poner el ejemplo y demostrar que no es extraño ver a una mujer hablar de ciencia. 

El nombre del canal hace honor a su luna favorita, una de las más golpeadas, pero más especiales del Sistema Solar. Su orientación principal es la astronomía, no obstante, precisa, es una mezcla de todo: robótica, divulgación, astronáutica, entre otras. Por lo que, el objetivo principal de sus videos es:

“Despertar conciencias, no solamente informar, quiero plantar la semillita, generar curiosidad, para mí es muy importante responder todos los comentarios, me gusta la idea de una comunidad, podemos generar conocimiento juntos”

Además de la experiencia, el conocimiento y los contactos que ha cultivado Miranda en sus proyectos, ha logrado “ver a la ciencia con otros ojos”. Y es que, explica que las y los científicos no son seres divinos alejados de la sociedad, son los profesionistas que cualquiera puede llegar a ser, que trabajan y que tienen el compromiso de generar conocimiento y acercar al público a la ciencia.

¿QUÉ IMPLICA SER MUJER EN LA CIENCIA?

“Una persona muy cercana a mí me dijo: tú no puedes estudiar física, eres mujer, es una carrera muy difícil, es para hombres, si eres muy lista pero no te puedes comparar con un hombre” 

A lo largo de su joven vida, Miranda Jaramillo se ha topado con este tipo de comentarios, tanto en el ámbito personal como en el académico y el profesional. Cada día es más consciente de la brecha de género que existe para las mujeres en las ciencias. Junto con otras compañeras científicas, tuvo la oportunidad de compartir sus experiencias dentro de un diplomado, con ellas coincidió en “falta mucho por hacer para romper estas barreras”.

Conforme más avanza en los semestres de la carrera es más notoria la desproporción que existe entre hombres y mujeres dentro de estas áreas, señala; ya que, si bien, en la facultad de ciencias hay mujeres que están matriculadas en alguna carrera, la mayoría son biólogas, mientras que, en áreas como: matemáticas o física son “3 mujeres en un salón enorme”, afirma.

A decir de Miranda, pasa lo mismo en su canal de YouTube, pues aproximadamente el 80% de su audiencia son hombres, y con “mucho optimismo” cree que puede llegar a contar con un 20% de mujeres. Para ella esto es abrumador, ya que considera que, si en la población mundial predominamos las mujeres, debería de existir por lo menos un equilibrio en estas áreas.

Otro obstáculo por el que atraviesa son los comentarios en sus videos, pues en lugar de encontrar dudas o  retroalimentaciones para generar un debate, lee cosas como: “ay que linda” o “que bonita”, palabras que considera decepcionantes, ya que ese no es el objetivo del video y nota que esto no es un problema que se presenta para sus compañeros edutubers varones. 

Finalmente, para Miranda, es preocupante que como sociedad se impongan estereotipos de género que a la larga se traduzcan en desigualdades dentro de la vida profesional y académica de las mujeres; cosas tan pequeñas como que en las pijamas de niños existen asteroides y en las de niñas princesas, considera, marcan inconscientemente una brecha que con los años es difícil de traspasar:

“Cualquier mujer debería de sentirse cómoda y desarrollarse donde le guste, siempre he querido demostrar que la ciencia no es algo inalcanzable, ni que las personas que las practican son sólo hombres, existen y existieron muchas mujeres que han logrado hacer su camino en la ciencia”.

Miranda Luna de Urano forma parte de los 28 canales que integran el proyecto Eduvid20 y es uno de los 18 que están administrados, producidos o conformados por mujeres creadoras de contenido digital especializado.

Eduvid20 es una iniciativa que nace en el marco de la contingencia de salud por el coronavirus y luego de la medida sanitaria que, en medio del aislamiento social, obligó a millones de niñas, niños, jóvenes y sus profesoras y profesores a trasladar sus clases presenciales a sesiones virtuales.

El proyecto lo integran un grupo de 28 canales de creadoras y creadores de contenido educativo y especializado en la divulgación de la ciencia a través de la plataforma YouTube, también conocidos como edutubers; quienes preocupadas y preocupados por la situación que atraviesan las y los estudiantes en el país, decidieron compartir su conocimiento sobre diferentes áreas y niveles educativos a través de videos temáticos y sesiones en vivo.

En el proyecto participan edutubers de México, Madrid, Buenos Aires y Bogotá.

La comunidad de Edutubers se ha unido para crear la página www.edutubers.net, un repositorio en línea donde han dispuesto toda la información temática y los enlaces a los distintos canales que forman parte del proyecto, entre los cuales se encuentra una sección que lleva por nombre: “Mujeres creando”.

Aquí puedes conocer el canal Miranda Luna de Urano

Y sus redes sociales son:

Twitter: @MirandaLunaUran

Facebook: Miranda Jaramillo

Instagram: @mirandalunadeurano

Es un proyecto especial de ZonaDocs focalizado en dar a conocer la labor de distintas mujeres científicas en México.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aletse Torres

Vivo de café, amo los gatos, no creo en las etiquetas. Desde niña quise ser periodista por Spiderman, me invento unas fotos, cubro cualquier tema con pasión, respeto y verdad.

Quizás también te interese leer