Menú

Forensic Anthropology BETA, una herramienta para identificar restos óseos de desaparecidos en México

Forensic Anthropology BETA, una herramienta para identificar restos óseos de desaparecidos en México

La aplicación desarrollada por alumnos de la BUAP responde a la necesidad del desarrollo de tecnologías forenses, junto con bases de datos, cuya información coincida con el contexto y rasgos fisiológicos específicos de personas en México, donde menos del 30% de los restos encontrados hasta 2019 han sido identificados.

Por Cristian Escobar Añorve @crazo70/LadoB

En México se estima que, actualmente, hay 61 mil 637 personas desaparecidas, de acuerdo con la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas de la Secretaría de Gobernación. Asimismo, según datos de la Titular de la Comisión de Nacional de Búsqueda de Personas, Karla Irasema Quintana Osuna, del 14 de agosto al primero de diciembre de 2019, de 671 cuerpos encontrados apenas 200 se han logrado identificar. Es decir, menos del 30 por ciento. De estos, sólo 116 se han entregado a sus familiares.

Bajo este contexto, estudiantes del octavo semestre de la licenciatura en Ciencia Forense de la Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) desarrollaron una aplicación tecnológica que calcula de manera rápida –y precisa– la edad, estatura y sexo de restos óseos humanos: Forensic Anthropology BETA. Esta puede ser utilizada por organizaciones no gubernamentales, así como por grupos y colectivos independientes de búsqueda.

“La idea era hacer algo para ayudar a los expertos en la identificación de las personas desaparecidas a través de la antropología forense [subdisciplina de la antropología física encargada de la identificación de restos humanos, así como de determinar las causas de la muerte]”, comentó para LADO B Jesús Domínguez Castelán, co-creador con Daira Orozco Desión y Sarahí Márquez Martínez de Forensic Anthropology BETA.

Y es que las cifras de los cuerpos sin identificar, aunado al aumento de los homicidios y las personas desaparecidas llevaron a la Secretaría de Gobernación del actual gobierno y al Sistema Nacional de Búsqueda a reconocer, el 30 de agosto de 2019, la existencia de una muy severa “crisis forense” que atraviesa el país.

Esta crisis forense, pues, para May-Ek Querales, maestra y Doctora en Antropología Social por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) es resultado de la combinación del número elevado de desapariciones ocurridas en un contexto de violencia (aproximadamente desde 2004), y la ineficiencia de los servicios médicos forenses para identificar a las personas sin vida, o personal especializado que ayude a identificar la identidad de los cuerpos encontrados.

La aplicación y su funcionamiento

Estudiantes de la BUAP crearon la app Forensic Anthropology BETA, capaz de calcular de manera fácil la edad, estatura y sexo de restos óseos humanos

Foto: Boletines BUAP

De acuerdo con Sarahí Márquez, la idea de desarrollar esta aplicación surgió por dos razones: como resultado de un proyecto escolar desarrollado a principios de febrero; y por el deseo de ayudar a los antropólogos forenses a realizar sus cálculos en menor tiempo.

Forensic Anthropology BETA funciona al introducir datos, como el tamaño y desgaste de una muestra ósea –o parte de esta– y compararla con la base de datos de más de 376 fórmulas (colecciones óseas modernas) recopiladas por investigadores forenses, aplicadas para estimar la edad, sexo, estatura y origen poblacional de la persona fallecida en minutos. 

La aplicación está disponible en tres idiomas: español, inglés y francés; cuenta con una interfaz de usuario minimalista y con la capacidad para compartir las bases de datos mediante diversos servicios de mensajería. También se pueden exportar y compartir las bases de datos en formato CSV (compatible con Excel y programas para la lectura de hojas de cálculo).

Forensic Anthropology BETA tiene un precio de 5.99 dólares; pero para ONGs y grupos de búsqueda de familiares desaparecidos los desarrolladores ofrecen la licencia de forma gratuita. 

Asimismo, para dependencias gubernamentales ofrecen servicios avanzados, como la personalización de la aplicación: pueden añadir fórmulas o métodos que ellos utilicen internamente. De esta manera, la aplicación se puede adaptar completamente a las necesidades de las dependencias.

“Con esta aplicación las dependencias pueden incrementar su productividad, porque no se necesita ser antropólogo forense para utilizarla. De este modo se puede habilitar a criminalistas y médicos legales para que puedan procesar los cálculos osteo biológicos [aquellos que mediante una muestra de huesos ayudan a indicar edad, estatura y origen poblacional]. Es decir, aprovechar el personal que se tiene en Fiscalías, ONG y grupos particulares de búsqueda, ya que la figura del médico antropólogo forense es muy escasa en México”, comentó Domínguez Castelán. 

Tecnología para colectivos y antropólogos forenses en México y Latinoamérica

Foto: Rodrigo Caballero

En este sentido, para Rosalía Castro Toss y Lucy Díaz Genao, integrantes del Colectivo Solecito, organización de madres en busca de hijos desaparecidos en el estado de Veracruz, quienes platicaron con LADO B, el desarrollo de tecnologías como Forensic Anthropology BETA es muy importante, ya que hay pocos antropólogos físicos que ayuden a la identificación de los “tesoros” (restos óseos no identificados), y los pocos que hay muchas veces pasan por alto datos como edad o fisonomía. 

“Al menos en el estado de Veracruz hay sólo dos antropólogos forenses. Y siempre se tardan años en saber un poco de información. Un buen arqueólogo te podría comentar si el ‘tesoro’ hallado pertenece a un hombre, mujer, [o cuál es la] edad. No nos comentan esos detalles, hay que presionar a las autoridades para que hagan su trabajo”. 

Aunado a este problema, de acuerdo con María Alexandra López Cerquera, Doctora en Antropología Forense por la Universidad de Tennessee y perito particular, en Latinoamérica también “hay una necesidad por que el desarrollo de estas tecnologías [que ayudan a identificar la identidad de los restos óseos], aunado a las bases de datos, coincida con el contexto y rasgos fisiológicos específicos de esta región, incluido México”. 

La Doctora comentó a LADO B que en los últimos 20 años han sido los científicos estadounidense, en su mayoría, los que han generado nuevas fórmulas y metodologías para estimar los factores más necesarios en las investigaciones antropológicas: sexo, edad, estatura y origen poblacional. 

Sin embargo, estas fórmulas y metodologías de medición, según López Cerquera, se centran únicamente en el contexto poblacional de Estados Unidos. Así, dado el contexto de violencia y desapariciones en América latina, se vuelve primordial que los científicos forenses de esta parte del mundo también se estén actualizando constantemente.  

Por ello, López Cerquera dijo que es sumamente importante actualizar las bases de datos para elaborar el perfil osteo biológico apegado lo más posible a la población común en México.

En este sentido, Forensic Anthropology BETA es una aplicación que ha utilizado estudios de antropólogos mexicanos para contrastar información pertinente entre la propia población mexicana. Entre estos estudios se encuentran los de Santiago Genovés, cuyas tablas para el cálculo de la estatura con base en los huesos largos del cuerpo humano han sido las más empleadas en el país; así como el estudio de Antinea Menéndez Garmendia, enfocado en una caracterización antropológica-física actualizada de la población mexicana, basada en la colección de restos óseos humanos contemporáneos del Laboratorio de Antropología Física del  Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Según López Cerquera existen autores, como Trotter y Gleser, que si bien han generado la base de los estudios antropológicos actuales, ya no deberían consultarse, debido a que sus metodologías utilizaban poblaciones europeas que en Latinoamérica se vuelven obsoletas. “No es lo mismo calcular la estatura de un individuo estadounidense, español, que de un mexicano”. 

En este contexto, pues, se hace evidente la importancia del desarrollo de nuevas tecnologías especializadas para la identificación de restos óseos en México; un país en donde, tan sólo de 2006 a finales de 2019, se han contabilizado 3 mil 24 fosas clandestinas. 

***

Forensic Anthropology BETA está disponible en la tienda de aplicaciones de Google Android; por el momento aún no se encuentra en Apple Store.

Ilustraciones: Gogo Ortiz

*Foto de portada: Mako Nucamendi

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *