Menú

“Las investigaciones deben continuar hasta encontrar a cada uno de los 43”: familias de los 43

“Las investigaciones deben continuar hasta encontrar a cada uno de los 43”: familias de los 43

AMLO se comprometió a continuar las líneas de investigación que generaron los nuevos hallazgos en noviembre del 2019 en Cocula, Guerrero. Los mismos que resultaron en la identificación de uno de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

Texto: Vania Pigeonutt

Ciudad de México.- Madres y padres de Ayotzinapa, incluidos los del normalista identificado, se reunieron con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Esto, tres días después de que el fiscal especial del caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo hiciera público el último hallazgo. Uno que contradice la «verdad histórica» de la administración anterior. El mismo hallazgo que permitió que se identificara al tercer normalista.

En noviembre pasado, el fragmento de una extremidad fue hallada a 800 metros del basurero de Cocula –escena del crimen de acuerdo a la “verdad histórica” del sexenio pasado–. Este fue enviado para su identificación a la universidad de Innsbruck, Viena, Austria. Resultó positivo. Esta prueba dio giro a las investigaciones.

El encuentro de este viernes duró aproximadamente tres horas. Con esta reunión se retoman las charlas mensuales acordadas, por decreto, un día después de la toma de protesta de López Obrador, en diciembre de 2018. La próxima junta será el 7 de agosto en Palacio Nacional.

Además de los familiares de las víctimas, estuvieron sus abogados; la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas. Estos funcionarios, junto a López Obrador, se tomaron una foto con los padres de Christian, Clemente Rodríguez y Luz María Telumbre, difundida por comunicación social.

También, pero vía remota, participaron integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y representantes del Grupo interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Ellos, desde el sexenio anterior de Enrique Peña Nieto, desestimaron la verdad histórica del entonces procurador de Justicia, Jesús Murillo Karam; quien dio carpetazo con la versión de que la mayoría de los normalistas fueron quemados en el basurero de Cocula.

A la salida de Palacio Nacional,  sólo Melitón Ortega, uno de los voceros de los familiares emitió breves declaraciones a la prensa. Dijo que con el hallazgo de uno de los normalistas, la verdad debe llegar hasta encontrarlos a todos.

En una pequeña conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos Miguel Pro Juárez, el presidente de esta organización y abogado del caso, Santiago Aguirre, reiteró que es la primera vez que el movimiento está conforme con los resultados de las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR).

Los padres no asistieron a este encuentro. El abogado pidió prudencia a los periodistas a no buscarlos; porque ha sido un dolor muy fuerte enterarse y legitimar que los restos pertenecen a uno de los desaparecidos. “La versión oficial que se presentó (con Peña) es una mentira”.

Recordó que el GIEI y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) reiteraron que los hechos, tal y como los presentó el exprocurador Karam, no pudieron ocurrir de ese modo; había indicios de irregularidades, las instancias internacionales deslegitimaron con argumentos y pruebas estas investigaciones, pero hasta hoy, hay un piso distinto.

Santiago Aguirre dijo que esta vez  “es preferible avanzar paso a paso con pequeñas certidumbres, que confeccionar otra versión sin sustento en evidencias”.

800 metros en campo

“La versión que nos dieron es falsa. Sobre estas voces que relativizan que a 800 metros se encuentra otro resto, primero desconocen que las circunstancias de tiempo, modo y lugar son esenciales para esclarecer un delito, pero también muestran que no han ido al campo. La distancia entre los 800 metros es en un basurero que además está en una depresión y un punto diverso en el mismo municipio”, defendió Aguirre.

Puntualizó que estas nuevas búsquedas y las que continúan son un logro de los papás. Ellos han estado casi seis años en las calles, con una lucha política por la exigencia de presentación con vida de los desaparecidos.

“Tratar de minimizar diciendo que está muy cerca nos lleva a la pregunta: ¿Cuánta distancia les parecería suficiente para defender una versión que no se sustenta sin eficiencia científica y que fue construida con base en violaciones a los derechos humanos?”.

Santiago Aguirre.

Recordó que otro de los artífices de esta verdad histórica fue Tomás Zerón de Lucio, ex titular de la Agencia de Investigación Criminal de la entonces PGR.

La Fiscalía especial del caso Ayotzinapa advirtió que localizaron más de un centenar de restos óseos. Aunque aún no envían nuevos restos a analizar, debido a la pausa que supuso la pandemia de covid–19, sí habrá nuevas entregas para su identificación en Europa.

Por su parte, Vidulfo Rosales Sierra, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, consideró que: “El gobierno anterior encubrió la desaparición”. Esa noche participaron, además de miembros del grupo delictivo Guerreros Unidos, policías municipales de Cocula, Iguala, Tepecoacuilco y Huitzuco, a quienes deben deslindar responsabilidades, como a otros actores.

Sin conclusiones

“Se siguen abriendo líneas de investigación. Hay disposición de este gobierno de buscar a sus hijos y seguir indagando. ¿Ya tienen conclusiones? No. Está abierta la investigación y eso es lo que no se hizo en el régimen anterior. Se dejó de buscar a los hijos. Se usó la verdad histórica para que no avanzara la investigación”, afirmó Rosales Sierra.

Todo el tema que conducía al basurero de Cocula se debe rehacer, detalló el abogado. “Después de las 11 de la noche hay que indagarlo, hay que abrir todas las líneas que sean necesarias y la fiscalía ya las está trabajando”.

La Comisión realizó búsquedas en otros lugares. Entre ellos: la colonia Pueblo Viejo, en Iguala; y en Huitzuco, Tepecuacuilco y en las comunidades de Mezcala y Carrizalillo, del municipio de Eduardo Neri, donde deberán continuar las investigaciones.

Y es que, con esta nueva prueba, queda claro que la noche del 26 de septiembre de 2014, los normalistas fueron privados de su libertad y llevados a diferentes lugares.

Felipe de la Cruz, otro vocero del movimiento, dijo en la rueda de prensa: “Se entierra la verdad histórica. Con las nuevas detenciones, con las detenciones de El Mochomo, esperemos que haya respuestas que nos lleven a la verdad y se pueda hacer justicia, sabiendo la verdad que perjudicó a México y al mundo. Hay fuerza por parte de los padres y madres, de todos los que integramos este movimiento, para llegar al final de esta historia tan cruel y dolorosa”.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *