“¿Bienvenidos a clases?”: regresar a las aulas desde casa en la nueva modalidad virtual

19 agosto, 2020

El regreso a clases para todos los niveles educativos será diferente a lo que se pensaba hace algunos meses, cuando inició la contingencia sanitaria por la pandemia del coronavirus y la enfermedad que éste provoca: COVID-19.

Ya que las condiciones de riesgo sanitario para la propagación del virus siguen latentes, la Secretaría de Educación Pública (SEP), así como, escuelas públicas y privadas de todos los niveles educativos, tomaron la decisión de continuar con la modalidad en línea, reemplazando los cuadernos por computadoras, las pizarras por plataformas y convirtiendo así a la casa en la nueva escuela.

A continuación, te compartimos las experiencias de quienes conforman la comunidad escolar desde el hogar: profesoras, profesores, alumnos, alumnas, madres y padres de familia, que nos revelan las dificultades a las que se enfrentarán, los temores, los retos, los obstáculos, pero también, los anhelos de ya pronto regresar a la convivencia presencial.

Aletse Torres Flores / @aletse1799

“Entiendo un 99% la plataforma, pero es que ya me he acostumbrado”, aseguró en entrevista Alexander, estudiante de 5to de primaria.

Los niños y niñas de primaria están a punto de comenzar sus clases y, a diferencia de la emoción de los años anteriores por entrar a un nuevo grado, este ciclo escolar -como sucedió con la mitad del anterior- continuará siendo en línea y desde casa, lejos de sus compañeros de escuela y de las aulas.

Alexander, es un niño de 9 años que pasó al 5to año de primaria, se siente feliz por ya ser “más grande”, a pesar de ello, considera que estar frente a una computadora es sinónimo de aburrimiento, lentitud y distracción. Y es que, señala que para él es más fácil distraerse estando en casa, además de que teme tener problemas para aprender ya que, “le cuesta más trabajo” entender los temas en este nuevo formato.

“Tengo muchos aparatos, a veces escucho a la maestra, pero luego me volteo a ver mis consolas y ya no aprendí… Si estás en casa te distraes, en el salón no”.

Una de las cosas que más extraña son los recreos que le permitían poder jugar y hablar con sus amigos y amigas, pues Alexander relata que los descansos que le dan en las clases en línea sólo son de 10 minutos y esos, dice: “sí se pasan rápido”.

Regreso que no se siente como regreso

El 7 de septiembre los centros universitarios y escuelas preparatorias pertenecientes a la Universidad de Guadalajara (UdeG) volverán a las clases en línea. La maestra Estela Flores, académica del CUTonalá (CUT), habló sobre los cambios que identifica en su quehacer como profesora dentro de esta nueva realidad.

La académica Estela Flores da clases a los alumnos de 5to semestre de la licenciaura de Contaduría Pública; para ella este nuevo regreso “no se siente así”. Su rutina implicaba trasladarse al centro universitario, conocer a sus alumnos y alumnas, y con ello, enseñarles todo lo necesario para su futuro profesional, sin embargo, señala, que el sólo hecho de no tener un espacio para impartir esa cátedra lo hace todo diferente.

Estela sabe que esta nueva modalidad de enseñanza implica un reto para ella y para todas y todos los académicos. Para empezar, los planes de estudio no se pueden cambiar (ya que pertenecen a la red universitaria) eso quiere decir que sólo pueden adaptarse a la virtualidad y, para ello, es necesario que tanto las escuelas, como sus profesoras y profesores encuentren nuevas y funcionales herramientas educativas para lograr sus objetivos.

Al respecto, la profesora comentó que, si bien ha recibido apoyo por parte de la UdeG, recibiendo cursos de actualización para diseñar cursos en línea e híbridos, en lo personal:

“Ha evidenciado que muchos no estamos capacitados para dar clases en línea”.

Con la experiencia del semestre anterior, Estela cree que algunos obstáculos que enfrentará es el saber si sus alumnos y alumnas cuentan con todas las condiciones e insumos para poder conectarse a clases y de enviar los trabajos; así como, reconoce que su principal desafío será:

“Que los alumnos aprendan algo, porque si no estamos diseñados para este tipo nuevo de modalidad, nadie está preparado y no será una tarea fácil”.

La preparatoria ¿la mejor etapa de tu vida?

Tristeza, confusión e impotencia, son algunos de los sentimientos con los que se han topado las y los estudiantes de preparatoria de Jalisco ante el panorama de iniciar o terminar su formación en línea. El no tener su “primer último día” o al tener que hacer amigos en línea, resulta extraño para ellas y ellos.  

Para Emiliano González, este inicio de la “mejor etapa de su vida” será inusual, iniciará la preparatoria en septiembre y no sabe qué esperar con la nueva modalidad. Si bien, cree que será cómodo tener su propio espacio para tomar las clases, considera que el mayor reto será poder realizar y entregar los trabajos, ya que no posee una computadora en casa.

De igual manera, Sofía, estudiante de 5to semestre, relata que se siente triste por no ver a sus amigos y compañeros en el ambiente escolar una vez más; además del cansancio que conlleva estar “todo el día sentada viendo una pantalla, sin descansos, sin espacios para convivir”. Sofía comentó que “no aprendes igual que al estar en tu casa, es diferente, es difícil”.

Para ella, su mayor reto en este nuevo clicó es mejorar sus calificaciones, debido a que definirán su entrada a las universidades.

Un tanto optimista está Eduardo Guillen, quien cursa en el Colegio Pedregal su último año de preparatoria. Sin duda, él cree que nadie estaba preparado para esto dentro de su escuela, pero, “se han hecho las cosas bien, dentro de lo que cabe”, ya que ha tenido el apoyo de los profesores, resolviendo dudas y asegurándose de que los alumnos tengan certezas sobre el proceso educativo.

Sin embargo, Eduardo piensa que la presencia de un profesor o profesora facilita los aprendizajes, sin obviar, por supuesto, que el estudiante debe de poner de su parte, de lo contrario comenta “no importa cuánto se esfuerce el maestro si nosotros no queremos aprender”.

De padre a maestro

“Los espacios de mi casa se han tenido que adaptar, he creado tres lugares especiales para mis hijos, y así cada uno pueda tomar su clase tranquilamente” comentó en una entrevista a ZonaDocs, Nadia Reynoso.

Los padres de familia se han vuelto un apoyo fundamental de los maestros durante esta pandemia, el caso de la familia de Nadia no es la excepción, ella al tener tres hijos en diferentes niveles educativos ha tenido que cambiar su rutina, espacios y manera de trabajar.

Nadia, como madre de familia ayuda a sus hijos en la escuela, pero comenta que las escuelas han hecho lo posible por aligerar esta nueva carga, preparando a los profesores, proporcionando el contacto directo con los mismos, ayudando a los niños y niñas a entender la plataforma y aclarando todas dudas.

Los desafíos que enfrentan sus hijos ante las clases en línea son varios, pese a esto Nadia cree que el principal es “lograr la atención de los niños” pues afirma que “no es lo mismo corregir al niño en clase que en una pantalla, tantas horas sentados y mantener su atención, es complicado”. También cree que este aislamiento afectará en un futuro la habilidad de socializar de los y las niñas.

Para esta familia como para millones en el país y en el mundo, ha sido complicado adaptarse al aislamiento social, al estudio y al trabajo en casa. En este caso se trata de cinco integrantes que llevan su propia vida y necesitan cumplir con sus obligaciones laborales y escolares; desde el uso de las tecnologías y los equipos electrónicos, hasta la disposición y adaptación de los espacios. Sin embargo, han aprendido a respetarse, a apoyarse y, en palabras de Nadia, a “echarle ganas”.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aletse Torres

Vivo de café, amo los gatos, no creo en las etiquetas. Desde niña quise ser periodista por Spiderman, me invento unas fotos, cubro cualquier tema con pasión, respeto y verdad.

Quizás también te interese leer