“Los retos que nunca había imaginado”: maestros y maestras rurales en tiempos de la educación en línea

6 septiembre, 2020

El pasado 24 de agosto el regreso a clases comenzó con la nueva modalidad y tanto estudiantes como profesores ahora se enfrentan a las exigencias de un programa educativo en línea.

Si bien, la Secretaria de Educación Pública (SEP) implementó el programa Aprende en casa II, el cual consiste en transmisiones en vivo vía televisión, radio e internet donde se imparten las materias de lenguaje y comunicación; educación socioemocional; artes, exploración y comprensión del mundo natural y social; así como pensamiento matemático; las diferentes escuelas y docentes han preparado estrategias que se adecuan a las necesidades de las comunidades en las con las que trabajan.

Los docentes de la escuela primaria federal Oblatos de San Miguel Tateposco en Jalisco no han sido la excepción y a través de WhatsApp, Facebook, video llamadas, llamadas telefónicas, videos caseros, cuadernillos y libros de texto es que le han hecho frente a esta nueva modalidad.

Por Sofía Ávila/@SofiaCaravi

La profesora Maricela Luna quien lleva ocho años laborando en la primaria Federal de San Miguel Tateposco, relata que el regreso a clases virtuales ha significado un reto, pues a pesar de la disposición que hay de parte de alumnos, alumnas, padres y madres de familia, así como de la misma comunidad de docentes, el trabajo es más pesado y se enfrenta a retos que nunca había imaginado.

A pesar de tener de herramienta de apoyo el programa Aprende en casa II, ella considera que hay mejores formas de trabajar con sus estudiantes. En su caso particular, se está apoyando en las plataformas de mensajería instantánea y redes sociales: WhatsApp y Facebook, para comunicarse con las madres de familia, mandar y recibir trabajos, tareas y dinámicas, así como, para estar al pendiente del progreso individual de cada uno de los 42 alumnos que están a su cargo este ciclo escolar.

La profesora meses antes del regreso a clases desarrolló por su cuenta un libro de trabajo especial para esta modalidad en línea y, después de elegir cuidadosamente los contenidos, poder facilitar el aprendizaje a los niños y niñas; además, se ha aventurado a producir videos por su cuenta y lograr así una clase más dinámica para sus estudiantes de primer grado.

“Nosotras estamos trabajando de nueva cuenta con WhatsApp, pero abrimos también un grupo en Facebook y ahí subo videos para que las mamás puedan acceder en el tiempo que lo necesiten. Dada la situación yo pedí la autorización a la directora para que me dejara armar mi propio cuadernillo y agregar materiales y contenido que se va a necesitar” compartió la profesora Maricela.

Al inicio del curso se encuestó a cada una de las familias de la comunidad educativa para conocer la situación económica en la que encontraban, lamentablemente, algunas todavía no tenían internet en casa y del grupo de la profesora Maricela, tres madres de familia no contaban con un teléfono celular propio, dadas las exigencias de esta nueva modalidad se vieron obligadas a adquirir un equipo:

“Hicimos una encuesta en google para saber las condiciones de las familias y pues si le batallan mucho, pero buscaron la forma porque los que no tenían celular compraron y como cinco de mis alumnos no tenían internet, pero están buscando la forma y haciendo recargas”

El horario de trabajo es de 8:00 a.m. a 12:30 p.m. y durante estas horas se dedica mandar trabajo, explicaciones, resolver dudas; y para las 5:00 p.m., recibe las tareas de todos las y los niños. No obstante, hay excepciones, dado que, algunos de sus alumnos dependen del regreso de sus padres del trabajo para poder tener acceso a un celular y poder enviar así sus tareas y trabajos pendientes. Es por eso que hasta altas horas de la noche y muy temprano por la mañana sigue al pendiente de las situaciones extraordinarias.

La conectividad también ha sido un problema para los padres de familia e, incluso, ella ha tenido fallas técnicas, pero esa es una problemática que no está en sus manos solucionar “Eran las tres de la mañana y el video no se cargaba y no lo podía subir, la conectividad sí que me hizo sufrir, pero en la mañana ya lo pude enviar y todo se solucionó” comentó la profesora Maricela.

A pesar de que la comunidad de docentes esperaba una deserción significativa para este ciclo escolar no existieron bajas, muy por el contrario, la demanda por los cupos fue como la de cualquier otro año. De igual manera, la respuesta por parte de los padres y madres de familia, así como de los estudiantes fue sorprendente para la profesora Maricela, dado que, su disposición y ánimos por este comienzo de ciclo escolar se mantuvieron igual que siempre.

Para asegurarse de ofrecerles a sus estudiantes clases tan dinámicas y coloridas como las presenciales, convirtió un espacio de su casa en un nuevo salón de clases y hasta pizarrón consiguió, de esta manera los videos que haga para sus alumnos tendrán un fondo como al que ellos estaban acostumbrados:

“A mí se me ocurrió para darles la bienvenida a mis niños hacer mi salón aquí en la casa, quizás si es un poquito más de trabajo, pero ya arrancamos bien” concluyó la profesora Maricela.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sofia Avila

Apasionada de las letras y de la vida en todas sus formas. Me interesa defender los derechos humanos desde mi trinchera con las palabras. Creo que todos los cambios son buenos y me cuestiono para deconstruirme. Soy una casi comunicadora pública.

Quizás también te interese leer