Pepe y Willians “sean libres y vuelen alto”: familias realizan misa y acto de memoria por jóvenes desaparecidos y localizados sin vida en Jalisco

9 septiembre, 2020

José de Jesús Mejía Ramos “Pepe” y Willians Omar Salinas Flores, fueron desaparecidos en 2019 en dos eventos distintos: el 11 de diciembre en el municipio de Tonalá y el 21 de octubre en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, respectivamente.

Este miércoles 9 de septiembre sus seres queridos acompañados del colectivo Entre Cielo y Tierra, realizaron una misa y un acto de memoria para honrar su recuerdo y exigir justicia, ya que en ambos casos, si bien se tiene conocimiento de su localización sin vida e identificación, sus cuerpos no han sido entregados a sus familiares por las condiciones en las que fueron encontrados.

Sus madres, vestidas de blanco y portando el rostro de sus amores en fotografías, lanzaron globos al cielo para decirle a sus hijos cuánto es que les aman, cuánto es que les hacen falta, pero también, para recordarle a la autoridad en el estado que la lucha no parara hasta restituir íntegramente sus restos.

Texto y fotografías por Dalia Souza / @DaliaSouzal

“Hasta Encontrarlos” reafirmó la señora Cecilia, madre de Willians Omar Salinas Flores; y es que, para esta madre buscadora, el lema que le acompaña desde aquel 21 de octubre de 2019 se ha vuelto su plegaria más frecuente, incluso, después de que en febrero de 2020 la Fiscalía del Estado y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses le informaran que habrían localizado algunas partes del cuerpo de su hijo.

Para ella y para la familia de José de Jesús Mejía Ramos “Pepe”, la frase representa todo aquello que añoran: los abrazos y los besos que les dieron a sus hijos y los que hicieron falta; el amor, la entrega y la valentía con las que buscaron todos los días por verlos de regreso; los esfuerzos que seguirán destinando a que otras y otros como ellos vuelvan a sus casas; y la lucha que hoy emprenden para que sus cuerpos les sean entregados de manera íntegra.

En punto de las 18:00 horas, las familias de Pepe y Willians, acompañadas del colectivo Entre Cielo y Tierra, se reunieron en la parroquia “El Sagrario Metropolitano” en el centro de la ciudad de Guadalajara. Vestidas de blanco, con globos y rosas del mismo color, entraron al recinto católico para ofrecer sus oraciones por el eterno descanso de sus muy amados hijos.

En medio del acto religioso el sacerdote no dudo en ofrecer el micrófono a las familias, pues recordó que fue él mismo quien apenas hace nueve días ofreció una misa también por las y los desaparecidos y su localización con vida.

“Ese día que nos dijeron que ya lo había encontrado, no esperábamos que fuera así. Mi nieto era un niño muy bueno, siempre nos enseñó el amor limpio y sincero (…) es una cosa que no se puede consolar con nada, pero aún así con este dolor, desde que me dijeron que lo habían encontrado, mi alma ha descansado (…) creo que nos falta todavía mucho por pasar, hasta que podamos tener su cuerpo y pueda descansar en paz, porque su alma y su espíritu, ya están con Dios”, dijo la abuela de Pepe mientras abrazaba la fotografía de su nieto.

“Le agradezco a Dios por el hecho de encontrar a mi hijo, no como yo quisiera. Él era un ser humano precisos, siempre fue un muchacho muy educado, muy amable, era muy trabajador, pero se me fue de las manos mi niño, se me perdió (…) es muy triste encontrarlos en el modo en el que los están dejando, es muy doloroso (…) Yo sé que en donde quiera que esté mi hijo él está conmigo”, relató la madre de Willians, la señora Cecilia.

Conmovido, entre rezos, el sacerdote terminó la ceremonia orando por el alma de Pepe, por la de Williams; por sus familias y por quienes aseguró “están alejados de Dios y no valorizan la vida”.

“Líbranos de la violencia, líbranos de la inseguridad y de la ceguera social”, acompañó con estas palabras la bendición.

Como parte del acto de memoria, tras terminar la misa, las familias que integran el colectivo Entre Cielo y Tierra organizaron una acción simbólica en la explanada de la Catedral de Guadalajara; el mismo lugar donde el 30 de agosto colocaron listones con los nombres de sus seres queridos en una de las mallas ciclónicas de las obras que se realizan en el centro histórico de la ciudad.

Juntas, formando un corazón que rodeó a las madres de Pepe y Willians, lanzaron globos repitiendo los nombres de los jóvenes acompañados de la frase “eres libre a la gloria de Dios”.

Después de fundirse en un abrazo colectivo al que le quedó corta la pandemia, ambas madres soltaron sus globos y elevaron al cielo algunas palabras:

“Willians Omar, te amo y hasta encontrarte hijo para entregarte donde tienes que estar”.

“Pepe eres lo mejor que he tenido en mi vida y así va a ser por siempre, él sabe que lo amo y que nunca lo voy a olvidar porque él siempre va a estar conmigo. Pepe se libre mi amor, vuela alto”.

Aquello fue una especie de despedida en pausa, acompañada de promesas que revelan el cierre inconcluso de la lucha que aún no termina, que permanece latente y abierta en la espera de la verdadera justicia y la restitución de los cuerpos de sus hijos.

José de Jesús Mejía Ramos “Pepe” fue desaparecido junto con su amigo Dillan Francisco Gutiérrez Castro, el 11 de diciembre de 2019, lamentablemente, Dillan también fue localizado sin vida, según confirmó su familia a través de redes sociales.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dalia Souza

Periodista apasionada de la radio, comprometida con quienes resisten en la exigencia de verdad, memoria y justicia. Creo que el periodismo es una herramienta para construir paz y cambio social.

Quizás también te interese leer