#EllasDeciden: una campaña que busca el empoderamiento de las niñas y adolescentes de América Latina

7 octubre, 2020

En el marco del 11 de octubre, Día internacional de la Niña, y del 15 de octubre, Día internacional de las Mujeres Rurales, Girls Not Brides, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), OXFAM México y The Hunger Proyect México, buscan posicionar la voz y el empoderamiento de las niñas y adolescentes como agentes estratégicas en el desarrollo local, a través de sus visiones y experiencias sobre sus cuerpos, comunidades y territorios en América Latina.  

Esto será posible a través de la campaña Ellas deciden sobre sus cuerpos, comunidades y territorios.

La presentación de la campaña estuvo dirigida por Eugenia López, representante en América Latina y el Caribe de la alianza Girls Not Brides, y en representación de las niñas y adolescentes latinoamericanas, se contó con la intervención de Danha López, integrante de Jóvenes Latidas y de Las Niñas Lideran de Guatemala, y Margarita Ruiz, de la colectiva Mujeres Hilando Saberes.

Samantha Anaya / @Sam_An16

“El Estado, al dejar en último término los derechos de las niñas y adolescentes, limita su desarrollo”, afirmó Danha López, quien no dudo en advertir, además, que esto contribuye a agudizar la brecha de desigualdad.

Por otro lado, dijo “ya se ven como algo común los matrimonios infantiles forzados, al igual que el ver con frecuencia niñas embarazadas”. Y es que, explicó que, socialmente se ha normalizado que a las niñas se les imponga, desde temprana edad, un rol de género: “esto las obliga a estar todo el día en casa, realizando tareas domésticas, en lugar de estar en la escuela”, dijo y genera que se limite y se prohíba a las niñas tener el libre y total goce de sus derechos humanos:

“Nos encontramos frente a muchos retos y dificultades para que las niñas y adolescentes alcancen su potencial. Me parece que las instituciones sociales involucradas en ellos son la familia y el Estado, quienes no toman acciones efectivas, no se invierte en ellas y no se ejecutan las obligaciones que se tienen hacia ellas”.

Otro problema, aunado a los anteriores, es la centralización de la información:

“Debemos pensar en los diversos contextos en los que viven cientos de niñas y adolescentes en áreas rurales, quienes no tienen acceso a la educación, y por ende no cuentan con oportunidades para poder superarse y para poder participar en espacios de diálogo”.

“Ellas deben tomar un espacio para poder visibilizar y proponer soluciones acorde a sus realidades”, advirtió la integrante de Jóvenes Latidas y de Las Niñas Lideran de Guatemala, quien también aseguró que esta campaña, será una herramienta para posicionar los derechos humanos de las niñas y adolescentes, así como para promover su empoderamiento y liderazgo.

Retos y problemas que viven las niñas y adolescentes en comunidades indígenas

Margarita Ruiz, integrante de la colectiva Mujeres Hilando Saberes, expuso las realidades las niñas y adolescentes enfrentan dentro de las comunidades indígenas:

“Por ser niñas, -y justificado desde “las costumbres” de la sociedad y en las comunidades- no tenemos la misma oportunidad que tienen los varones. Desde que nacemos se dice ‘es niña y, por eso, se debe quedar en casa’. No nos dejan aspirar a tener una mejor calidad de vida, ni a tener voz en nuestro propio hogar”.

Por lo tanto, en palabras de Margarita, el reto principal de ser niña en estos espacios es que socialmente no “se nos permite tener niñez, porque luego, luego, nos enseñan a trabajar, a tener responsabilidades, e incluso a hacernos cargo de hermanos mayores. Se nos asigna el papel de ‘ayudante de mamá’. No se toman en cuanta nuestras ideas e intereses”.

Por otro lado, Ruiz remarcó que no se puede hablar de “niñas embarazadas” sin entender todas las implicaciones:

“No las dejan ni ir a la escuela, mucho menos se les proporciona educación sexual integral. Y, en cuanto al noviazgo, cuando los padres descubren que tienen un novio son obligadas a casarse. Se les fuerza a asumir un rol para el que no están preparadas”.

El Estado tiene la obligación de garantizar educación sexual integral para ellas; mientras que, las familias, deben dejar de asignarles el rol de cuidadoras, puesto que, como han manifestado las defensoras, ese tiempo que invierten en tareas domésticas es tiempo que pierden para ser niñas, para aprender, jugar, desarrollarse plenamente como personas, a la vez que se les condena a una vida de menos posibilidades.

La necesidad del activismo femenino para terminar con la idea de la “feminización de la pobreza”

Monserrat Salazar, integrante de The Hunger Project México, destacó que, en el país, la feminización de la pobreza es un tema complejo ligado de manera casi intrínseca a lo señalado por Danha y Margarita:  

“Si las mujeres no estamos involucradas en la búsqueda de estrategias para darle una solución efectiva a esta complejo problema (y siendo la mitad de la población) no se va a poder avanzar, y será imposible llegar a las metas de cero hambre, cero pobreza e igualdad de género”.

Por lo cual, consideró relevante advertir que los gobiernos y autoridades deben atender las causas estructurales que generan condiciones de vida precarias, y con ello, tomar como punto de partida “el desarrollo local” y el activismo femenino.

Estrategia y objetivos de la campaña #EllasDeciden

Según advirtieron las organizaciones, la importancia de esta campaña radica en la necesidad de crear un espacio para que las niñas y adolescentes hablen de los temas que les afectan y que forman parte de su contexto más inmediato:

“Que puedan alzar sus voces para decir algo está mal, falta algo, y que puedan compartir el cómo ellas visibilizan está situación. Proporcionarles información. Transformar la idea preconcebida de ‘son niñas indígenas, ellas qué pueden saber’, para verlas como actoras capaces de intervenir en el espacio público y de rehacer las reglas sociales, muchas de las cuales están basadas en meros prejuicios clasistas y machistas” señaló Margarita.

Por su parte, consideraron que es importante que cada organización involucrada pueda partir desde su trabajo y espacialidad para crear una unión más solidad y eficaz para lo que ellas necesitan y piensan:

“Las organizaciones no hablamos, sino que articulamos espacios para que ellas puedan opinar y decidir”, precisó Monserrat Salazar.

“¿Por qué nos enlazó la campaña? Creemos en la autonomía de las mujeres, la cual se puede logra desde que las niñas y adolescentes deciden sobre sus cuerpos, y de ahí hacerlas conscientes de que ellas pueden decidir sobre sus tierras, porque lo que suceda en su contexto las impactará en sus vidas. Desde el momento en que una niña, una mujer, se les imposibilita el poder decidir sobre su cuerpo, también se les niega el poder opinar sobre su desarrollo comunitario”.

¿De qué va la campaña?

Además de las cusas previamente señaladas, este proyecto surge luego de dimensionar las dificultades que enfrentarán mujeres, adolescentes y niñas, durante y posterior a la crisis económica ocasionada por la emergencia sanitaria del COVID-19. Por ejemplo, se calcula que ésta generará que 118 millones de mujeres en América Latina se encuentren en situación de pobreza; además, se estima que 13 millones de adolescentes se verán obligadas a casarse antes de los 18 años en el mundo.

Por otro lado, y derivado del confinamiento por el COVID-19, la suspensión de servicios de salud sexual y reproductiva para mujeres se verá traducida en al menos 7 millones de embarazos no planeados, no deseados o como producto de una violación.

De esta manera, la campaña estará enfocada en construir diversos mensajes que contribuyan a tener una visión positiva sobre cómo potenciar la autonomía y el poder de las niñas y adolescentes como agentes de cambio, y con ello, poner fin a los retos estructurales que enfrentan cotidianamente, desde una perspectiva de diversidad cultural, inclusión y empatía, con la capacidad de inspirar otras a generar cambios.

Para su difusión, se pretenden compartir en las redes sociales de las organizaciones aliadas y en la página de ellasdeciden.org, ocho piezas visuales durante el mes de octubre, en el marco del Día internacional de la niña y de la mujer rural. También, su difusión se realizará a través de correos masivos, así como, mediante boletines para el lanzamiento y cierre de la campaña.

Toda la información se traducirá al Tzotzil, Mazateco y próximamente a lenguas indígenas de Perú y Guatemala, para ser transmitida a través de las radios comunitarias en cada zona.

Sofía Quiroga, ahondó en lo importante que es dar información a las niñas y adolescentes para que puedan actuar, valiéndose de un lenguaje cercano con el que puedan identificarse, sin cifras, sin tecnicismos.

Por otro lado, se busca representar la diversidad, al ilustrar en cada una de las piezas a niñas con diferentes características físicas:

“Lo que queremos decir con esta decisión es que estos problemas nos afectan a todas”.

En cuanto a los temas que aborda la campaña #EllasDeciden se encuentran:

Matrimonios y uniones infantiles, tempranas y forzadas:

“Las niñas y adolescentes queremos crecer libres, sin miedo y desarrollar nuestro pleno potencial, sin ser obligadas a casarnos, juntarnos o unirnos en pareja”

Embarazos infantiles y en la adolescencia:

“Las niñas y adolescentes necesitamos información y entornos amigables y accesibles que fortalezcan nuestra capacidad y autonomía para decidir”

Trabajo de cuidados no remunerados:

“Las niñas y adolescentes tenemos derecho a estudiar sin que las labores del hogar y las tareas de cuidado nos impidan ir a la escuela”.

Pobreza:

“Las niñas y adolescentes somos las heroínas de nuestra propia historia; crecemos, aprendemos y construimos juntas un presente con dignidad y derechos plenos”.

La intención de la campaña es entender que todos estos problemas son estructurales, y que la forma de resolverlos es priorizando las necesidades de las niñas y adolescentes.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Samantha Anaya

Amo pasar tiempo con mi persona favorita: mi mamá. Considero que el ser periodista implica hacer un compromiso con la verdad, la justicia, la empatía y, sobre todo, con las personas.

Quizás también te interese leer