“Este no es un centro de justicia, es un centro de injusticia para las mujeres”: colectivas feministas en Jalisco

11 octubre, 2020

Colectivas feministas instalaron sus denuncias en las rejas del Centro de Justicia para las Mujeres (CJM) de Guadalajara, en solidaridad con la acción del “Mega Tendedero Nacional de la Vergüenza”.

Reunidas todas el pasado sábado 10 de octubre, las asistentes denunciaron que: “la ineficiencia en los procesos, los trámites burocráticos, la falta de personal, la poca capacitación, hacen que quienes debieran ayudar a las víctimas estén incurriendo en actos que no contribuyen  la justicia”.

Texto y fotografías por Ximena Torres  / @ximena_tra y Aletse Torres / @aletse1799

Entre cinta, carteles, coraje y sororidad, representantes de varias colectivas feministas tapatías montaron sus denuncias y las de sus compañeras en las rejas del Centro de Justicia para las Mujeres (CJM) de Jalisco, ubicado en la colonia Jardines Alcalde en Guadalajara.

El propósito principal de la concentración, realizada el pasado 10 de octubre, fue mostrar la inconformidad que las mujeres sienten frente a la ineficiencia e indiferencia que las autoridades del CJM muestran en los procesos de denuncia. Pues como aseguraron las participantes, son “revictimizantes, cansados y terminan como un carpetazo más”.

Y es que, si bien el CJM es el órgano estatal encargado de “proporcionar atención integral a las mujeres víctimas de delitos relacionados con violencia de género” así como, de procurar la impartición de justicia pronta y expedita para quienes han sido víctimas de éstos, quienes han sido sus usuarias señalan lo contrario.

“¿Dónde hay justicia?” “Yo era la víctima no la delincuente” “Aquí revictimizan”,  fueron algunas de las consignas que se leyeron y escucharon.

La actividad se realizó en el marco del “Mega Tendedero Nacional de la Vergüenza”, una acción para denunciar situaciones de acoso, abuso y otras experiencias de violencia contra las mujeres que no han recibido justicia.

La concentración contó con un espacio de micrófono abierto para que las mujeres que han sido víctimas de estos delitos externaran sus experiencias y sus demandas. De esa manera compartieron sus testimonios, procesos de denuncia, quejas y exigencias hacia el CJM y sus autoridades.  

En su intervención, una de las mujeres presentes compartió con sus compañeras algunos consejos para realizar el proceso de denuncia. Desde pedirle a los y las funcionarias que “no den tus datos personales al agresor”, pues, aunque señaló que “resulta obvio”, esta es una acción recurrente de parte de las autoridades que vulnera y pone en riesgo a las mujeres; hasta llevar más de dos testigos. Particularmente, en caso de ser madre, recomendó llevar a sus hijos o hijas al momento de la denuncia.  

Otra de las participantes expuso la poca empatía de los y las trabajadoras que se encargan de las denuncias de abuso sexual:

“Cuando trabajaba aquí, se les hizo gracioso poner todos los expedientes de las mujeres que habían denunciado una violación en una caja con la descripción de putas”.

Y con lágrimas en los ojos, abrazos y los puños en alto, las mujeres organizadas entonaron los coros de la melodía “Canción sin Miedo” de la artista Viri Quintana, con el propósito de ser escuchadas por las autoridades del Centro.

Las exigencias al CJM

“Las mujeres de Jalisco que hemos sido víctimas de violencia y nos hemos visto en la necesidad de acudir al CJM para iniciar el proceso de denuncia, nos damos cuenta de que la institución se ha visto rebasada por la gran cantidad de mujeres que necesitan atención. Los procesos son ineficientes y se han llenado de conductas burocráticas innecesarias que más que ayudar a la agilidad sólo revictimizan a las mujeres, haciéndolas pasar por un proceso que más que un levantamiento de denuncia de una víctima podría compararse con un proceso interrogatorio hacia un criminal”.

Esta y otras denuncias se incluyeron en el pliego petitorio que leyeron las colectivas participantes en el tendedero. Posteriormente y unidas como el Frente Feminista de Jalisco, lo entregaron a la Directora General en Delitos por Razón de Género y Trata de Personas del Centro de Justicia para las Mujeres, Mariela Martínez Lomelí.

Entre las exigencias a las autoridades, las mujeres incluyeron los siguientes puntos:

  1. Agilidad en dictámenes psicológicos.
  2. Capacitación feminista a todo el personal, ya que la capacitación actual ya demostró ser inútil para concientizar y sensibilizar a las y los servidores públicos que trabajan en la institución.
  3. Que se revisen las condiciones laborales de las y los servidores públicos dentro de la institución para que se regulen conforme a derechos humanos.
  4. Que se abra una convocatoria feminista para ocupar cargos en el CJM.
  5. La creación de un Observatorio Ciudadano feminista dentro de la institución.
  6. Que las primeras atenciones a las víctimas sean dadas por mujeres feministas.
  7. Que las instalaciones cuenten con todos los servicios que las víctimas puedan necesitar, como un centro de copiado, wifi abierto y espacios para descanso.
  8.  La reestructuración de los procesos y recursos humanos, con la finalidad de hacer más eficiente el procedimiento de denuncia y acortar los excesivos periodos de espera que tienen que soportar las víctimas. 
  9. Que se sancione o destituya a las y los funcionarios que manipulen, intimiden, maltraten (o ejerzan cualquier forma de revictimización) a las mujeres que acuden a denunciar.

Cada uno de estos puntos fueron revisados por Mariela Martínez y otros dos funcionarios del CJM en la Unidad de Investigación de Delitos y la Dirección del Centro: Elías Moreno Tafolla y Jorge Baltazar Pardo.

La y los servidores públicos aceptaron que la institución en la que trabajan está rebasada y reconocieron algunas deficiencias en ella. Explicaron, por ejemplo, que el CJM tiene capacidad para atender a 80 mujeres cada día, pero actualmente recibe entre 200 y 250 usuarias diariamente.

Además, Mariela Martínez no negó la posibilidad de que algunos de los y las servidoras públicas del CJM hayan tenido conductas revictimizantes que violenten la dignidad y los derechos de las usuarias. Sin embargo, se dijo en disposición de atender las exigencias presentadas, con el fin de asegurar un mejor y más eficiente proceso de justicia para las jaliscienses víctimas de violencia.  

Tras la revisión del pliego petitorio, las colectivas y servidores públicos acordaron reunirse para plantear de manera más clara la capacitación feminista propuesta; Mariela Martínez y su equipo se comprometieron a contactar a las mujeres que se manifestaron con los departamentos y direcciones del CJM y otras instituciones que podrían darle mejor seguimiento a algunas de sus exigencias; y como prioridad, atender las denuncias de omisiones y violencia hechas en el tendedero.

En varios de los puntos los tres representantes del Centro de Justicia aseguraron que “ya están trabajando”. Ante eso, las mujeres firmantes del pliego respondieron que estarán atentas a los avances que se reflejen en un trato digno para las usuarias víctimas de violencia y la impartición de justicia en cada uno de los casos.

No debe permitirse que el organismo que debe impartir justicia obstaculice y vulnere los derechos de las víctimas. Por eso, “necesitamos que las condiciones en la institución (CJM) sean adecuadas y entendidas desde una perspectiva feminista, contribuyendo a mejorar el trato a las víctimas”, dice también el pliego petitorio del Frente Feminista de Jalisco.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ZonaDocs

Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

Quizás también te interese leer