El Estado mexicano debe proteger los derechos de la niñez y adolescencia migrante

22 octubre, 2020

De enero a agosto de 2020 se registraron 7 mil 442 eventos de detención de niñez y adolescencia migrante por parte del Instituto Nacional de Migración (INM).

El pasado 29 de septiembre, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley de Migración y a la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, para armonizarlas con la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y garantizar la no detención de niñez y adolescencia migrante.

La reforma legislativa en materia de la protección integral de los derechos de la niñez y la adolescencia migrante pretende dar paso a una adecuada implementación de la Ruta de Protección Integral de Niñez y Adolescencia Migrante, que incluye opciones de cuidados alternativos para este sector de la población.

Por Samantha Anaya/@Sam_An16

Ilustración por Casa Garabato (Ruth Angulo Cruz y Jeannina Carranza Castro) para el libro “Caminos de luces y sombras: Historias de niñas, niños y adolescentes migrantes”

Las reformas legislativas realizadas a la Ley de Migración y a la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político del pasado 29 de septiembre prohíben la detención de niñas, niños y adolescentes por razones migratorias y otorgan la responsabilidad de garantizar el bienestar de esta población al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, quitándole esa competencia al Instituto Nacional de Migración (INM), y reconociendo los derechos de niñas, niños y adolescentes por encima de su condición migratoria.

En 2017, según datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, las autoridades migratorias detectaron 18 mil 300 niñas y niños extranjeros (provenientes de países del Triángulo Norte de Centroamérica: Guatemala, Honduras y El Salvador) en territorio mexicano. De ellos, 16 mil 162 fueron retornados a sus países de origen.

Para 2018, las detenciones a niñas, niños y adolescentes migrantes incrementaron un 82%. Por su parte, durante los primero ocho meses de 2020 se registraron 7 mil 442 eventos de detención de niñez y adolescencia migrante (37% niñas y 63% niños), ello, pese a la emergencia sanitaria y a las medidas de sana distancia implementadas por el Gobierno mexicano producto de la pandemia.

Estos actos se llevaron a cabo, incluso, con la orden de un juez federal para eliminar la detención de niñas, niños y adolescentes migrantes en estaciones migratorias.

La situación en la que se encuentra la niñez y adolescencia migrante en su paso por México es compleja y grave, pues durante 2019 fueron detenidas más de 50 mil niñas y niños migrantes, principalmente provenientes de Honduras y Guatemala.

Honduras, por ejemplo, es uno de los países con la tasa media anual de desempleo más alta en la región con un 6.4%, de acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Este porcentaje no es del todo certero, dado que sólo representa el total de personas que están en busca de un empleo, pero no se toma en cuenta a las personas que ya han desistido de dicho objetivo.

Por otro lado, de acuerdo con Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras, el 2020 se posiciona como un año poco alentador para la economía hondureña, por varias razones, como: la desaceleración de la economía global, la caída en el precio del café, entre otros factores internos, incluidos aquellos relacionados con la situación política del país.

Por su parte, Guatemala es el país con la menor tasa de desempleo en la región de Centroamérica, con una tasa que asciende a 2.5% de la población activa, según del trimestre de 2019 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Asimismo, en Guatemala, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se presentan un total de 13 homicidios violentos diarios en promedio.

El desempleo, el lento o casi nulo crecimiento económico y el clima de violencia en los que viven las personas, son algunos factores que llevan a la población de estos países a migrar a otras naciones con condiciones económicas y sociales menos precarias que en sus comunidades de origen.

Por ello, es importante destacar que, es obligación de cada Estado la protección integral y específica de los derechos de la niñez y la adolescencia en situación de migración. Una de las consecuencias de la detención de niñas, niños y adolescentes migrantes es la afectación a su desarrollo psicoemocional a corto, mediano y largo plazo.

Por lo que, se necesitan alternativas para erradicar las detenciones migratorias basadas en la criminalización de la migración y así garantizar que niñas, niños y adolescentes migrantes cuenten con opciones diferentes que garanticen su interés superior de acuerdo a sus necesidades específicas.

Atendiendo a esta necesidad, se creó la Comisión de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes y Solicitantes de la Condición de Refugiado, la cual dicta la política nacional de protección para la niñez y adolescencia migrante y solicitante de asilo en el país.

Mientras tanto, la Ruta de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración, implementará protocolos, procedimientos e instrumentos para atender las necesidades específicas de cada niña, niño y adolescente migrante en México.

No obstante, se requiere el compromiso de autoridades federales, estatales y municipales para: implementar en todo el país esta ruta de protección integral; la publicación de las reformas a la Ley de Migración y Ley de Refugiados en el Diario Oficial de la Federación; así como, la asignación de un presupuesto federal y estatales suficiente para el fortalecimiento de las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes y los Centros de Asistencia Social, públicos y privados.

Sin importar los riesgos o las políticas migratorias restrictivas de los países, las personas seguirán huyendo de las pandillas, los cárteles, la violencia de género, los conflictos por el territorio, la pobreza y las amenazas contra su vida.

Durante la pandemia por la COVID-19 el tratamiento a esta situación no debe detenerse, pues seguir con una política de criminalización de la migración incrementa los riesgos y vulnera los derechos de la niñez y adolescencia migrante, lo que les vuelve más propensas o propensos, por ejemplo, a contraer coronavirus al ser detenidas o detenidos en estaciones migratorias.

Consulta el boletín completo: https://mailchi.mp/imumi.org/implementacin-de-la-ruta-de-proteccin-integral-de-niez-y-adolescencia-migrante

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Samantha Anaya

Amo pasar tiempo con mi persona favorita: mi mamá. Considero que el ser periodista implica hacer un compromiso con la verdad, la justicia, la empatía y, sobre todo, con las personas.

Quizás también te interese leer