“En Fiscalía no siguen ninguna de las pistas que he dado para localizar a mi hijo”

Edson Javier Zaragoza García, 20 años, fue desaparecido junto con Uriel López Herrera, 23 años, el 19 de febrero de 2020 en la zona comercial de Obregón en Guadalajara, Jalisco.

Hombres encapuchados los sustrajeron de un domicilio particular en la calle Matamoros luego de que Uriel fuera a dejar a su hija a la casa de su expareja. Las versiones sobre esta desaparición han sido varias desde que fueron elementos de la Fiscalía del Estado de Jalisco o que fueron integrantes de “la plaza” que en la zona controlan la venta de droga.

Mónica, madre de Edson Javier, ha investigado ambas posibilidades y ha otorgado a Fiscalía “santo y seña” de quien cree que pudo haberse llevado a su hijo e, incluso, ha llevado a testigos claves que han señalado una tercera versión: la vinculación de la expareja de Uriel.

Sin embargo, las autoridades siguen insistiendo en señalarle que “están investigando todas las pistas”, pero Mónica sabe perfectamente que nadie ha hecho nada por buscar a su hijo.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco

“No entiendo por qué no se hace nada, por qué nadie hace nada si les hemos dado pistas, nombres, direcciones y todos los detalles a los de la Fiscalía para que se muevan y encuentren a quienes se llevaron a mi hijo, pero nada… nadie hace nada”,

señala puntualmente Mónica García, quien ha ido recopilando fotos, videos y mensajes en su celular de todo lo ha logrado investigar desde aquel 19 de febrero de 2020 en su hijo Edson Javier Zaragoza García y Uriel López Herrera fueron desaparecidos.

Lo que ella sabe de ese día es que un grupo de hombres encapuchados al domicilio ubicado en la calle Matamoros, en la zona comercial de Obregón en Guadalajara, Jalisco.

Sabe -así se lo han confirmado testigos presenciales- que fueron cuatro hombres los que ingresaron sin violentar la puerta y sin realizar ninguna agresión hasta la planta alta del domicilio preguntando por Uriel. Quien intentó huir por la azotea, pero no lo logró.

Edson al ver a los hombres encapuchados aventó su celular debajo de una cama y alzó los brazos diciendo que nada tenía que ver. Edson y Uriel fueron sujetados y sacados a la calle para subirlos a una camioneta, tal y como se observa en un video obtenido por Mónica.

La desaparición fue presenciada por familiares de Uriel; específicamente, por su expareja y el padre de ésta. A quiénes Mónica les ha preguntado muchas veces qué fue lo que pasó, quiénes eran esas personas y por qué a ellos no les hicieron nada o no se los llevaron.

“Ellos han cambiado muchas las veces su versión; primero me dijeron que fue la plaza y que a ellos los sometieron, luego me dijeron que quienes se los llevaron fueron de la Fiscalía, así lo tengo grabado en diversos mensajes que me mandaron al celular… cuando declararon volvieron a decir que fue la plaza… yo lo que no explicó es que si fue la mentada plaza porque a ellos que estaban ahí cuando se llevaron a mi hijo, no les hicieron nada… si esos de la plaza no perdonan… por eso insisto en que se les investigue para que digan la verdad, pero de dar su declaración en Fiscalía no pasaron”, puntualizó Mónica.

En el armado del rompecabezas que intenta hacer de lo que pasó para poder dar con su hijo, sabe que la expareja de Uriel intercambió palabras con uno de los captores:

“Sé que ese día, la expareja de Uriel le dijo a uno de ellos: ¿Gato por qué te lo llevas? son órdenes no puede hacer nada… pero eso ya lo dije en Fiscalía y sólo me comentan que van a investigarlo, pues la zona es delicada y se debe tener cuidado”.

Mónica al contar su búsqueda insiste: “¿Por qué se llevaron a Edson? ¿Por qué a él, si la cosa era con Uriel?”, las respuestas que deberían de venir de las indagatorias y trabajo de investigación de los agentes de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, simplemente no llegando o lo hacen demasiado tarde, pues tanto la expareja de Uriel como su padre, no fueron a declarar hasta después de siete meses de la desaparición.

Por eso ha sido Mónica quien se arriesgado a buscar las pistas que la lleven a su hijo y lo ha hecho asumiendo un riesgo que no debería, pues ante la negativa de las autoridades para investigar a la familia de la expareja de Uriel, ésta se ha plantado en el Centro de Rehabilitación que tiene esta familia para pedirles que le digan dónde está su hijo o que, de menos, que le regresen el celular que sabe que tienen en su posesión.

“El día en que mi hijo desapareció aventó su celular en la casa de la expareja de Uriel, eso lo supe investigando, pues días después de la desaparición, alguien comenzó a escribirme desde el celular de mi hijo y su ubicación marcaba en esa zona donde pasó todo… por eso me lancé al anexo del papá de la mujer de Uriel para pedirles el teléfono… ese día les pedimos apoyo a la policía, pero nos dijeron que en ese lugar no entrababan”.

Han pasado muchas cosas y son muchas las pruebas que Mónica ha dado a las autoridades y nada. También son muchas veces las que ha hablado con la familia de Uriel, quienes tienen miedo de seguir indagando en lo que pasó con ambos jóvenes, pues no quieren tener represalias ni problemas con la familia de la expareja de Uriel.

Sobre los avances de cada una de las pistas que ha otorgado a la Fiscalía, Mónica sabe muy poco, ya que en realidad no le han dejado tener una copia de su expediente, pues le aseguran los agentes del área de desaparecidos que: “no se lo muestran por su seguridad”.

Así que lo único que sabe es aquello que le deciden leer cada vez que va a la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas.

Por esta dilación de la justicia, Mónica presentó en la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco una queja, la cual quedó asentada con el folio 6510/2020/IV. Ahí se le está pidiendo a la Fiscalía del Estado de Jalisco, la Comisión Estatal de Búsqueda y el Instituto Forense todo un reporte de lo que han hecho para localizar a Edson Javier Zaragoza García. Sin embargo, las respuestas a esta petición siguen sin ser contestadas.

“Yo ya no sé qué más hacer, he hecho todo lo que me han pedido y he llevado a las personas que me han pedido pero nada; incluso, he hablado con los que creo que son los responsables y les he pedido que me digan qué le hicieron a mi hijo, que me digan por qué se ensañaron con mi hijo… les pregunto qué porque se lo llevaron a él: ¿por qué tanto puto conflicto? Yo lo único que quiero saber es dónde está mi hijo, pues si ellos tienen problemas como familia, pues son sus problemas y no me interesan, a mí me interesa saber qué pasó con mi hijo… yo quiero recuperar a mi hijo como sea y como ya lo tengan”.

Esto último lo señala Mónica porque su hijo no se ha escapado de la criminalización que existe dentro de Fiscalía, pues en varias ocasiones su agente investigador le ha dicho que le confiese si su hijo forma parte de la delincuencia organizada:

“Yo les dije que me lo busquen como sea, pues si eso que ellos dicen pues que me lo busquen, que me den un cuerpo, una mano, un pie o una cabeza, lo que sea que me lo den y que me expliquen por qué lo están desapareciendo del pinche mapa… por qué me lo desaparecieron, por qué en Fiscalía ni en SEMEFO hay respuestas”.

Respecto de sus búsquedas en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, nadie sabe qué pasó con los resultados de la prueba de ADN que le tomaron, lo que significa que en estos nueve meses de su caso no ha existido ninguna confronta genética con la base de personas fallecidas no identificadas o reclamadas: “Del ADN sólo me dicen que ya mero está, es todo, pero yo he ido a ver las fotos del SEMEFO y ahí no ha salido mi hijo”.

Lo que Mónica quiere es que realmente se investigue quiénes fueron los responsables de la desaparición de su hijo porque sabe que al hacerlo podrá encontrarlo, pues no pierde la esperanza:

“Yo no pierdo la fe y quiero pensar que me lo tiene por ahí trabajando, pero no lo sé, yo quiero pensar que así es, pero mientras sigo buscándole e insistiendo que en Fiscalía hagan su trabajo porque les he dado todo y nada es lo que han hecho hasta ahorita”.

Mónica durante la inauguración de la Línea 3 del Tren Ligero, a la cual acudió para poder hablar con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pues ella considera que debe acudir a éste para que le hagan caso aquí en Fiscalía (Fotos: Mariana Parra).

Comparte

Darwin Franco
Me encanta hacer periodismo y contar con dignidad las historias de quienes confían en mi trabajo. Disfruto ser profesor y aprender de mis alumnas, alumnos y alumnes. Creo que el periodismo es una potente herramienta de paz y esperanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer