Nombran “Plaza Imelda Virgen” para exigir justicia y alto a los feminicidios en Jalisco

En el marco de la jornada feminista por el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Red YoVoy8deMarzo y la agrupación de familiares Familias Unidas contra los Feminicidios en Jalisco, decidieron que la memoria es la trinchera desde la que lucharán contra la impunidad, la indolencia y la injusticia de un Estado machista y represor.

Por ello, desde este miércoles 25 de noviembre, la Plaza Imelda Virgen, será un espacio para el movimiento feminista de Jalisco, donde cada colectiva, mujer, sobreviviente o familiares de víctimas, podrán acuerparse sumando sus voces y denuncias.

Por Dalia Souza / @DaliaSouzal y Darwin Franco / @darwinfranco

“No sé cuántas placas más tendríamos que poner, cuántos antimonumentas tendríamos que poner para que hubiera otro cambio”.

Instalada sobre el andador Alcalde en el Centro Histórico de Guadalajara, frente a la antimonumenta “Ni perdón ni olvido, memoria, verdad y justicia. No más feminicidios”, descasa una placa en memoria de Imelda Virgen y de cada una de las mujeres que han sido víctimas de un feminicidio en Jalisco.

A Imelda la asesinaron por órdenes de su esposo Gilberto “N” el 29 de septiembre del 2012 y luego de ocho años, la justicia ha sido volátil, difusa, efímera, inalcanzable, en medio de un “sistema judicial patriarcal” que privilegia y deja escapar sin sanción a agresores y feminicidas.

Como muestra de ello, hace apenas unos días la Primera Sala Especializada en Materia Penal del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco, ordenó la reposición del proceso por el parricidio y violación de Imelda. Dicha decisión, podría concluir en la exoneración del acusado, pues éste señala haber sido víctima de tortura.

Este es “un mensaje de impunidad” señaló Sofía Virgen, hermana de Imelda durante el acto de nombramiento.

Junto con Lupita Virgen, hermana también de Imelda, reconocieron que, si bien, la placa es necesaria para que las autoridades de todos los órdenes de gobierno “se avergüencen de que tengan que ser nombradas las calles, las plazas a nombre de todos los casos que no han podido resolver”, es un hecho que, hubiesen preferido que “ella estuviera presente”, siendo quizá galardonada por algún premio o reconocimiento por su trayectoria:

“No nos hubiera gustado que el nombre de mi hermana estuviera aquí, nos gustaría que en lugar de la placa ella estuviera aquí sentada o que fuera por alguna otra razón, pero sabemos que es necesario que lo vean”.

Esta placa, que no sólo nombra y representa a Imelda, si no a todas las mujeres que han sido despojadas de la vida de manera violenta, fue colocada en pleno Centro Histórico de la capital de Jalisco, justo frente a la explanada de Palacio de Gobierno, a un costado de la Catedral de Guadalajara y de Palacio Municipal y apenas a unas cuadras del Congreso del Estado y del Supremo Tribunal de Justicia; es decir, se trata de un sitio estratégico para que todo servidor público, autoridad de alto rango, ciudadano, ciudadana, turista o clérigo “recuerden todo lo que han hecho mal o no han querido hacer” para garantizar una vida libre de violencia para las mujeres, jóvenes y niñas de Jalisco.

“Entonces que la placa esté aquí donde la pueda ver el gobierno, el municipio, la suprema corte, el congreso, la iglesia, la sociedad civil nos parece muy importante, que les recuerde a ellos todo lo que han hecho mal, todo lo que no han querido hacer, por favor, si no pueden con esto que renuncien, que se vayan”, así lo reconoció Sofía Virgen.

Y es que, quizá la sociedad debería repensar “otra manera de justicia”, afirmó Lupita Virgen, ya que la “justicia jurídica” de este sistema “no sirve” y lo ha demostrado. De tal manera que, las nuevas formas de alcanzar este bien inmaterial tan preciado, abstracto, sean desde la sociedad civil, el acompañamiento feminista, la sororidad y el “acuerpamiento” de las víctimas y sobrevivientes.

Sin embargo, el mayor deseo para esta familia y para todas a las que les han arrebatado a sus hijas, hermanas, madres, es que la realidad que hoy expone esta placa junto a la antimonumenta, sean un asunto del pasado y que, a la distancia, desde un presente posible: “ninguna voz de una mujer sea silenciada por el simple hecho de serlo”.

Cuando ocurrió el feminicidio de Imelda seis mujeres eran asesinadas al día en México, actualmente son once muertes violentas de mujeres diariamente. Asimismo, en los últimos 8 años, de 2012 a septiembre de 2020, se iniciaron 255 mil 085 carpetas de investigación y averiguaciones previas por delitos en razón de género; es decir, 90 mujeres, jóvenes y niñas denunciaron diariamente ante las autoridades del estado, haber sido víctimas de agresiones y laceros en contra de su integridad física y dignidad por ser mujeres, jóvenes y niñas.

Comparte

Dalia Souza
Periodista apasionada de la radio, comprometida con quienes resisten en la exigencia de verdad, memoria y justicia. Creo que el periodismo es una herramienta para construir paz y cambio social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer