La defensa del bosque El Nixticuil no termina

El pasado 16 de noviembre, el Juez Decimosegundo de Distrito en Materia Civil, Administrativa y de Trabajo del estado de Jalisco, Fernando Manuel Carbajal Hernández, otorgó una suspensión definitiva a la construcción del fraccionamiento El Dosel Residencial, dentro del Área Natural Protegida del bosque. Este dictamen representó un logro histórico por el uso del principio “pro-natura”, por parte del juez, que prioriza la conservación del medio ambiente por encima de todo.

Sin embargo, ¿cuántos proyectos inmobiliarios quieren invadir el bosque? en ZonaDocs, hablamos con Ana Cabral, integrante del Comité Salvabosque, sobre los procesos legales que siguen abiertos en la defensa del bosque y cómo el caso de El Dosel puede aportar a esos procesos y los futuros.

Por Eric Sandoval / @eric20san

Después de haber conseguido la suspensión definitiva para la construcción del fraccionamiento El Dosel Residencial dentro del bosque El Nixticuil, el Comité Salvabosque, en unión con las y los vecinos de la zona, siguen en la lucha para frenar cualquier intento de urbanización del Área Natural Protegida (ANP) y sus alrededores. Por ello, cuentan con un juicio activo en contra del fraccionamiento Miralto Residencial, así como, han denunciado desde 2017 a uno de los vecinos por facilitar la entrada de las constructoras al bosque.

El fraccionamiento Miralto Residencial ofrece vivir en un entorno completamente natural con la construcción de 122 unidades habitacionales, gimnasio, caseta de vigilancia y casa club, dentro del bosque El Nixticuil. El Comité Salvabosque y vecinos, presentaron una queja en el mes de julio ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDH) y una demanda ante la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (PROEPA), ambas en contra de este fraccionamiento.

“Estas eran medidas que anteriormente eran las que podíamos tomar porque con la situación del COVID-19 era muy incierto la dinámica de los juicios, fue un obstáculo muy grande porque el Poder Judicial paró completamente sus actividades algunos meses, y abrió un margen de impunidad, se reactivaron varios proyectos inmobiliarios, entre 9 o 10”, menciona Ana Cabral, integrante del Comité Salvabosque.

El Juez Sexto de Distrito en Materia Civil, Administrativa y de Trabajo del Estado de Jalisco, negó la suspensión de la obra argumentando falta de documentos por parte de los demandantes:

“Ha buscado cualquier tipo de pretexto banal para negárnosla, hemos decidido irnos a la segunda instancia, interpusimos un recurso de queja cuando nos negó la suspensión. Nosotros presentamos todos los documentos correspondientes, no comprendemos el por qué hizo como si no se hubiera presentado el documento, quizás es con fines de alargar más la situación, y estamos ahora con los tribunales en la segunda instancia señalando este error que hubo”, señala Ana.

El juicio en contra de Miralto Residencial se encuentra en la etapa de presentación de pruebas y, según lo observado por las y los vecinos, la obra aumentó su ritmo de trabajo y las casas siguen vendiéndose.

“En El Dosel decidimos actuar de manera más pronta y no esperarnos, porque la emisión de permisos y de licencias no se detuvo, e incluso ha funcionado normal a lo largo de este año”, dice Ana.

Así mismo, también se encuentra activo, desde 2017, un juicio en contra de Anselmo “N”, vecino señalado como facilitador de las inmobiliarias para llevar a cabo obras de urbanización en la zona, entre ellas, la ampliación de la Avenida Dr. Ángel Leaño. El Comité Salvabosque y vecinos, lo denunciaron a través del área de la Controlaría Social del Ayuntamiento de Zapopan, quienes iniciaron un juicio de lesividad para desacreditar los permisos que Anselmo tramitó según las pruebas que el mismo Comité proporcionó.

En la resolución de la suspensión definitiva para la construcción del fraccionamiento El Dosel Residencial, el juez Fernando Manuel Carbajal Hernández, utilizó principios de conservación del medioambiente como prioridad para resolver el caso. Bajo este precedente, Ana Cabral piensa que las cosas pueden cambiar en la resolución de próximos procesos legales para frenar las urbanizaciones de las ANP de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) por estas razones:

  • Precedente beneficioso no sólo para El Nixticuil, sino para otras ANP, como la Barranca de Huentitán o el bosque La Primavera.
  • El valor que le da el juez a las áreas que están alrededor del ANP, que les llama área de influencia y no deben ser urbanizadas.
  • En la interpretación de cualquier caso, se debe poner énfasis a aquello que beneficie el medio ambiente.
  • Posicionar como eje principal al medio ambiente.

Finalmente, Ana menciona que la administración del alcalde Pablo Lemus en el municipio de Zapopan, ha sido la más agresiva contra la conservación de las ANP, poniendo como prioridad el desarrollo inmobiliario: “Buscan convertir a la naturaleza en un bien de consumo”, concluye Ana.

Comparte

Eric Sandoval
Más tapatío que la torta ahogada. Serio y comprometido con las distintas luchas sociales y con su labor periodística. Cubre conflictos ambientales, movimientos urbanos y personas desaparecidas. Ganador del Premio Jalisco de Periodismo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer