“El primer paso para todo en la vida, es el amor propio”: Daniela Rivera, escritora mexicana autora del libro: Qué se siente estar enamorada

1 diciembre, 2020

En el marco de la Feria Interna del Libro (FIL) 2020, el martes 01 de diciembre fue presentado el libro Qué se siente estar enamorada, el número cuatro de la serie Sentimientos de la autora mexicana Daniela Rivera Zacarías.

Por Samantha Anaya / @Sam_An16

La escritora mexicana Daniela Rivera Zacarías, quien estudio diseño gráfico en San Diego, California, Estados Unidos, y pintura en la ciudad de Florencia, Italia, ha logrado combinar sus tres grandes pasiones: el diseño, la pintura y la escritura, en su serie Sentimientos.

Qué se siente estar enamorada, es su cuarta obra y está dirigida a las adolescentes que comienzan a experimentar por primera vez lo que es estar enamorada de otra persona. Durante la presentación, en la edición 2020 de la Feria Internacional del Libro (FIL), la autora hizo particular énfasis en lo que buscó plasmar al crear esta serie, cuyo objetivo principal es: el reconocimiento del amor propio:

“El primero  de estos libros trata sobre la importancia de conocerse, antes que nada, a una misma, para así tener una mejor autoestima, y para saber lo que queremos para nosotras; el segundo hace un recorrido por lo que es la felicidad, y si, primero, nos conocemos a nosotras mismas, estaremos más cerca de alcanzarla; el tercer se titula El tratado de la amistad, el cual hace referencia a las  relaciones que establecemos con nuestras amigas, quienes son, muchas veces, nuestro mejor soporte; y ahora este cuarto, el que hablo  con base en mis experiencias, de lo que es estar enamorada de otro ser humano, pero para ello, necesitamos conocernos a nosotras, y amarnos”, comentó Rivera.

También, subrayó que el libro está pensado para un público juvenil femenino:

“Me imagino a una chica que se comienza a cuestionar esto: el qué implica el estar enamorada. Es importe hablar de esto, ya que cuando nos comenzamos a cuestionar este punto nos sentimos confundidas, porque tenemos como referentes lo que vemos en las series, en las películas ‘románticas’, y todo es representado como una constante montaña rusa de emociones fuertes y pasiones, pero la realidad en muy  diferente. Cuando maduras te das cuenta que lo más apreciado y lo más importe en una relación de pareja es la estabilidad, y por eso en libro menciono que estar enamorada también es aburrido, porque, me pasó,  que yo confundí estas dos cosas, pero es porque en las series se nos muestra una ‘realidad’, pero la verdadera realidad es muy distinta, pero esto es algo que aprendes conforma vas madurando. Para mí, tranquilidad es sinónimos de amor”.

Por otro lado, el libro dedica un capítulo a los aprendizajes que se obtienen a partir de las equivocaciones y que después se convierten en experiencias:

“Es normal y bueno equivocarnos, porque es como mejor aprendemos. Pero compararnos con lo que vemos en redes sociales, en los medios de comunicación, eso, es lo peor que podemos hacer, porque nos lastima, ya que es como decirnos que no somos suficientes. Por ello, digo que la base de todo en la vida es cocernos mejor a nosotras mismas, porque así ya no tienes la necesidad de compararte con las y los demás”.

Otro de los capítulos al que nombró La prisa y el amor, ofrece una mirada retrospectiva a la idea del enamoramiento y las relaciones amorosas como objetivo máximo a alcanzar en la vida. De tal manera que, la noción de “la media naranja” y la “felicidad” volcada a otro u otra, debe redirigirse hacia el amor propio:  

“Cuando somos jóvenes creamos que debemos apurarnos a encontrar a alguien más, porque se nos dice que la felicidad estará en esa otra persona. Pero en lo que realmente debemos darnos prisa es en enamorarnos de nosotras mismas, porque el amor de tu vida eres tú misma. Creo que la frese ‘cuando encuentre a mi otra mitad, seré feliz’, en realidad debería ser ‘cuando yo me encuentre, seré feliz’.

Para finalizar, Daniela Rivera Zacarías finalizó su presentación con la siguiente reflexión:

“No pensemos en ‘la media naranja’, no, porque tú ya eres la naranja completa. Mejor pensemos en las almas gemelas, en esa persona que no llegan a ‘complementarte’, sino a enseñarte algo valioso de la vida, y que no siempre es una pareja, sino que puede ser una amiga. Pero, insisto, debemos enamorarnos de nosotras mismas, antes de siquiera pensar en buscar una pareja y amarle”.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Samantha Anaya

Amo pasar tiempo con mi persona favorita: mi mamá. Considero que el ser periodista implica hacer un compromiso con la verdad, la justicia, la empatía y, sobre todo, con las personas.

Quizás también te interese leer